Enlaces accesibilidad
Obituarios

Muere el pintor Luis Feito a los 91 años a causa del coronavirus

  • Impulsor del Grupo El Paso, fue una de las figuras más relevantes del arte contemporáneo español

Por
Muere el pintor Luis Feito a los 91 años a causa de la COVID-19

El pintor madrileño Luis Feito ha muerto a los 91 años como consecuencia del COVID-19 en Rascafría, en Madrid, donde tenía su taller. Feito fue una de las figuras claves del arte contemporáneo español y uno de los principales impulsores del grupo vanguardista El Paso.

El director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Tomás Marco, ha informado de que sus restos mortales serán incinerados este domingo en el tanatorio madrileño de Tres Cantos.

"Perdemos a uno de los grandes artistas de esa generación que introdujo en España el informalismo y la abstracción, era un artista de primera categoría y una bellísima persona", ha dicho Marco, amigo personal de Feito, quien le diseñó la portada de uno de sus discos.

Las obras de Luis Feito están expuestas en reconocidos museos de arte contemporáneo de todo el mundo, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), el Museo Nacional de Arte Moderno de París (en el Pompidou), el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, también en Madrid.

Vanguardia española de posguerra

Hijo de los dueños de un ultramarinos, su primera vocación fue la Arquitectura, pero la falta de medios económicos le obligó a abandonar sus estudios a los 13 años.

Ya en la adolescencia, Feito se sintió igualmente atraído por la pintura y por la religión, pero, después de una corta estancia en el seminario, pasó por el taller de Mampaso y, en 1948 decidió matricularse en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.

Él, que había pasado su infancia copiando cualquier motivo a la acuarela y admirando los calendarios de pared, aprendió en Bellas Artes la alquimia de la pintura, la mezcla de formas y colores. Por eso, aunque no se sentía atraído por el estilo dominante, el que se dio en llamar "Neo-pompier historicista", le resultó provechosa su estancia en la academia.

Esos años de estudiante coincidieron con el nacimiento de las llamadas "Vanguardias de posguerra", como la "Escuela de Altamira", con Cossío o Vivanco, el "Dau Al Set", donde sobresalían Tapies o Cuixart, y la "Escuela de Madrid", en la que se incluye a Olmo y Alvaro Delgado, entre otros.

En 1951, Leopoldo Panero los reunió a todos en la I Bienal Latinoamericana, que resultó una gran encrucijada de estilos donde toda forma de expresión tenía cabida, desde el surrealismo al expresionismo abstracto.

Feito, junto a Manuel Millares, Antonio Saura, Rafael Canogar, Antonio Suárez, Juana Francés o Pablo Serrano, fue el impulsor del que posteriormente se conocería como grupo El Paso, de gran influencia en el arte español de finales de los cincuenta y que enseñó al país a comprender el arte abstracto.

El pintor madrileño ya había superado la etapa grafista, dominada por la línea, y comenzaba a experimentar con la materia en su serie de óleos en blanco y negro, a la que seguiría las pinturas en rojo y negro, hasta provocar, a mediados de los sesenta, el estallido de color característico de su obra.

En 1955 fue premiado en la I Bienal de Arte Mediterráneo, celebrada en Alejandría y, al año siguiente, obtuvo el mismo galardón en la siguiente edición de la muestra. Por aquel entonces realizó un viaje a París (que por entonces seguía siendo el centro mundial del arte) y decidió instalarse en la ciudad del Sena. 

"Necesitaba libertad y sin libertad no hay arte", declaró el pintor entonces, a la hora de explicar las razones de su exilio voluntario. Sus obras gustaron en París, donde se reconoció su fuerza y, tanto la crítica como la intelectualidad del momento, le recibieron con los brazos abiertos, incluyendo a Pierre Restany.

En la capital francesa vivió más de veinticinco años, y en 1981 se trasladó a Montreal, ciudad de la que se iría dos años para instalarse en Nueva York.

Aunque su nombre es un clásico del arte español de este siglo, no ha recibido los honores de otros colegas suyos, y sólo en 1988 el Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) le dedicó una retrospectiva que, en palabras del propio pintor, marcó su "retorno profesional a España".

Ha expuesto en todo el mundo y su obra se encuentra repartida entre los grandes museos y fundaciones como la Guggenheim de Nueva York, el Museo de Ateneum de Helsinki, o la Galería de Arte Moderno de Roma. Desde 1988 ha expuesto regularmente en España.

Entre los reconocimientos que ha obtenido a lo largo de su carrera, destacan la distinción de Oficial de las Artes y las Letras de Francia en 1985, el de Comendador de la Orden de las Artes y las Letras de Francia en 1993 y la Medalla de Oro de Bellas Artes en 1998.

Noticias

anterior siguiente