Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Test, declaración responsable y burbuja estable: así se prepara la salida de las residencias por Navidad

Por
La pandemia ha afectado a la salud física y emocional de los mayores en residencias.
La pandemia ha afectado a la salud física y emocional de los mayores en residencias.

Regular las salidas de los ancianos que viven en residencias durante la Navidad se ha convertido en uno de los grandes retos a los que se enfrentan las comunidades autónomas y los centros de mayores en estos días. La situación epidemiológica no da tregua y encontrar el equilibrio entre la protección de la salud y el derecho de los residentes a disfrutar de las fiestas junto a sus familiares, admiten los expertos, no es tarea sencilla.

De momento, no hay un criterio único y son los Gobiernos regionales los que están anunciando sus protocolos de manera independiente, siguiendo, en la mayoría de casos, las recomendaciones generales lanzadas desde el Ministerio de Sanidad: salidas restringidas a un solo domicilio, burbuja de convivencia estable, prueba de diagnóstico de infección antes del reingreso y vigilancia tras la vuelta. 

Entre las comunidades que han detallado planes específicos para las salidas de residentes durante el periodo navideño se encuentran Madrid, Andalucía, Aragón, Extremadura, Galicia, Cataluña y Cantabria, que han establecido medidas y restricciones con el fin de minimizar el riesgo que corren los ancianos.

Ellos representan uno de los colectivos más castigados durante la primera ola de la pandemia de coronavirus y siguen estando en riesgo extremo de contagio a 12 días de Navidad.

De hecho, desde el inicio de la pandemia, España ha registrado más de 24.300 fallecidos con coronavirus o sospecha de la enfermedad en residencias de ancianos, casi la mitad del total de decesos que se han producido desde el inicio de la pandemia, según el recuento que realiza RTVE.es a partir de información facilitada por las comunidades autónomas.

Madrid: distintas normas en función de la inmunidad

La Comunidad de Madrid permitirá que los ancianos residentes en centros de mayores salgan durante las fiestas navideñas, aunque las normas que se deben seguir dependen de la inmunidad de cada residente.

Las personas con anticuerpos IgG+ --resultado positivo en los seis meses previos-- podrán salir por vacaciones y para acudir a un evento familiar sin más limitaciones que las dispuestas para la población general y las que cada centro marque a efectos organizativos. A los residentes con IgG- también les permiten salidas, pero estas deben ser "por un mínimo de tres días, restringidas a un único domicilio y manteniendo una burbuja de convivencia estable. Para facilitar la logística, la vuelta al centro debe realizarse en día laborable".

Estos últimos, además, deben hacerse una prueba diagnóstica de infección activa al regresar al centro, ya sea un test de antígenos realizado por enfermeros de la propia residencia o una PCR en un centro de Atención Primaria a las 48 horas del regreso.

Andalucía: test a la salida y al regreso

También la Junta de Andalucía ha fijado unos requisitos para permitir las salidas de usuarios de residencias de mayores, quienes podrán ausentarse durante el periodo comprendido entre el 22 de diciembre y el 7 de enero, inclusive. En esos casos, la dirección del centro deberá acreditar que la persona se encuentra estable y sin síntomas en los últimos 14 días, y con un test negativo en las 72 horas previas a la salida, o un test serológico positivo que demuestre así que está "inmunizada”.

La duración de la estancia en el domicilio familiar debe ser prolongada, de al menos cinco días, y “estar en vigilancia activa de síntomas en todo momento”. Además, la visita debe restringirse a un único domicilio familiar y cuando el usuario quiera regresar a su centro residencial deberá contar con "un test negativo con un máximo de 48 horas de antelación".

14 horas Fin de semana - En las residencias de ancianos piden que si salen en Navidad sea durante todas las fiestas no días aislados - Escuchar ahora

Aragón: podrán salir los residentes con inmunidad

En Aragón, los residentes que tengan una prueba serológica con igG positiva podrán salir a comer o cenar con una unidad de convivencia --no más de diez personas-- los días 24, 25, 31 de diciembre y el 1 de enero para celebrar las fiestas de Navidad. Las salidas, eso sí, no podrán exceder de las 20:00 horas y se llevarán a cabo en los horarios que establezca la residencia para evitar aglomeraciones. 

Por otro lado, se mantienen las salidas de los residentes por un periodo de diez días, tal como se aplicaba hasta el momento, aunque a las medidas generales se añaden se añaden nuevas condiciones. Entre ellas, que el residente acuda a un único domicilio, que use la mascarilla dentro del mismo todo el tiempo posible y que la familia firme una declaración responsable en la que garantice que se cumplen las medidas sanitarias e identifique a las personas que conformarán el núcleo de residencia. Al regreso, el usuario de estos centros deberá tener PCR negativa y permanecer diez días en aislamiento. 

Extremadura: salidas de al menos un día

La comunidad autónoma de Extremadura también ha presentado su 'Plan de Navidad para las residencias de mayores', que permitirá salidas a los residentes. Desde la Junta lo describen como unas "vacaciones terapéuticas" y precisan que "en ningún caso pueden ser inferiores a 24 horas".

La recomendación es que las salidas sean por un periodo de al menos cuatro días y que el residente esté siempre en el mismo domicilio en todo momento para evitar un mayor riesgo de contagio. A su regreso, los residentes serán sometidos a un periodo de cuarentena, aunque la prueba aporte un resultado negativo. 

Cantabria: salidas de siete días, como mínimo, y PDIA

En Cantabria, los residentes que pasen las próximas fiestas navideñas en el domicilio de sus familiares deberán permanecer, como mínimo, siete días y se exigirá prueba diagnóstica de infección aguda (PDIA) a su regreso.

"Respetando en todo momento la libertad individual" de los residentes, la recomendación de Sanidad y de Políticas Sociales es que se deben evitar las salidas de los mayores y, de producirse, que no se acuda a celebraciones familiares que expongan al usuario a un contacto cercano en lugares cerrados donde se habla a un volumen alto y no se hace buen uso de la mascarilla o se realizan actividades donde es incompatible su uso continuo, como comer o beber.

Además, los mayores que decidan pasar las fiestas con sus familiares deberán ir a un único domicilio, donde se mantenga una burbuja de convivencia estable.

Cataluña: test antes y después de Navidad

En Cataluña, todos los residentes serán sometidos a partir del lunes 21 de diciembre y antes de Navidad a un test de antígenos, como medida previa para poder salir a pasar las fiestas con sus familias, y, tras las fiestas, todos también serán sometidos a una PCR para confirmar que no se han infectado.

Lo fija el protocolo que ha aprobado el Departamento de Salud, que contempla que durante las fiestas navideñas se prioricen las salidas largas de los residentes, de al menos tres días o más, y manteniendo contacto con una única burbuja de convivencia. También establece que en ningún caso se autorizarán salidas encadenadas, ya sean largas o cortas, con distintos familiares, que puedan dar lugar a multiplicar las interacciones con diferentes grupos burbuja.

Galicia: salidas a un único domicilio y un mínimo de cinco días

El protocolo de medidas elaborado por la Consellería de Política Social de Galicia para la Navidad establece que los usuarios de las residencias solo podrán realizar, como máximo, una salida del centro durante este periodo, que deben permanecer con un grupo familiar estable y que se les hará una prueba PCR antes de volver.

En concreto, el documento recomienda, como mejor opción, que los usuarios no abandonen las residencias durante estas celebraciones, para evitar contagios. Sin embargo, si es necesaria una salida familiar, piden que se programe "con una duración mínima de cinco días", tras los que será necesario permanecer durante siete días a su regreso en una habitación preferentemente individual, donde no pongan en riesgo a otros internos.

La Rioja: salidas de diez días, PCR y cuarentena

La Rioja permitirá salir de las residencias de mayores a sus usuarios durante un periodo de diez días en Navidad --el número no se puede modificar--, con la obligatoriedad de contar con una prueba PCR negativa antes del regreso, tras el que, quienes hayan salido, deberán guardar una cuarentena de diez días.

Concretamente, será necesario realizar al residente una prueba PCR u otra que determinen las autoridades sanitarias, como máximo, tres días antes de volver al centro. El Gobierno regional también tiene la "intención", en función de la evolución de los datos, de flexibilizar el sistema de visitas a las residencias en los próximos días.

Comunidad Valenciana: salidas por periodo igual o superior a siete días

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Comunidad Valenciana ha establecido una serie de medidas para las residencias de personas mayores entre el 24 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021, según el nivel de alarma en el que se encuentre la comunidad. A fecha de 17 de diciembre, con nivel 3, solo se permitirán las visitas a los centros que estén libres de coronavirus y las salidas vacacionales por periodo igual o superior a siete días.

Como medidas generales, todos los centros podrán permitir las salidas siempre que esté libre de COVID, sin brote ni sospecha de brote, o con brote cerrado. Quienes salgan solo podrá acudir a un único domicilio y tendrán que someterese a un test PCR a su regreso, así como a un periodo de diez días de aislamiento preventivo.

Asturias: las salidas seguirán lo establecido en mayo

Asturias, en cambio, considera que en el contexto epidemiológico actual no existe motivo alguno que justifique una modificación del régimen de salidas y entradas de residencias por parte de residentes, así que los centros seguirán las recomendaciones y el procedimiento diseñado e implementado ya en el mes de mayo.

Su protocolo establece que ante la solicitud del traslado temporal a un domicilio particular, su tutor legal o un familiar deberá firmar una declaración responsable. Se especifica, además, que para el reingreso en todos los casos se realizará prueba PCR. En caso de resultado positivo se retrasará el reingreso hasta la negativización y, si da negativo, permanecerá igualmente en aislamiento preventivo en el centro residencial durante dos semanas después del reingreso.

Desde la SEGG piden un criterio único aplicable "en todo el territorio"

Desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología se muestran preocupados por el hecho de que no haya “un criterio único” y una forma “homogénea” de actuar en toda España.

“Faltan decisiones tomadas a partir de criterios científicos que sean aplicables en todo el territorio porque no tiene sentido que haya medidas para unas zonas sí y otras no. Esa diferencia de criterios hace que los ciudadanos no tengan una información concreta, que la malinterpreten o que, incluso, desconfíen de las autoridades”, sostiene la vicepresidenta de Gerontología de la SEGG, Loudes Bermejo.

No obstante, admite que los expertos están teniendo “serias dificultades” para decidir o lanzar sus propuestas sobre qué medidas son las más “adecuadas”.

“Nosotros tenemos muy claro que las personas que viven en residencias tienen derecho a poder tener una vida lo más normal posible (…) Para muchas personas mayores que llevan estos ocho meses con aislamiento forzado y visitas muy restringidas es muy importante poder ver a sus familiares en sus entornos naturales. El problema es que las salidas pueden ponerlos en peligro a ellos mismos o a otros residentes porque, aunque se hagan PCR, ningún test es infalible”, explica Bermejo.

Por otro lado, desde la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias piden “que se aumenten el número de visitas a la semana regulado actualmente y la duración de las mismas, tanto a residentes válidos como a residentes con deterioro cognitivo moderado-severo, teniendo en cuenta los mismos criterios que se han barajado para establecer el nuevo régimen de salidas”.

Aluden al caso de numerosos mayores que, por distintas razones, no pueden trasladarse al domicilio de un familiar y a quienes "se les está negando", lamenta, un mayor contacto físico con sus seres queridos dentro de la residencia.

Noticias

anterior siguiente
-->