Enlaces accesibilidad

Elecciones EE.UU.

Claves de las elecciones en Estados Unidos: Trump vs. Biden

  • Donald Trump y Joe Biden compiten por la Presidencia estadounidense este martes
  • El récord del voto anticipado podría traducirse en un retraso en el recuento | Especial: elecciones EE.UU.

Por
Útimo debate presidencial en EE.UU. con Biden liderando las encuestas

Los estadounidenses están llamados a las urnas este martes noviembre para elegir al presidente que gobernará el país durante los próximos cuatro años, todo un duelo entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

Trump y su vicepresidente Mike Pence se juegan la reelección en un momento especialmente convulso en la política estadounidense por las críticas contra su gestión de la pandemia de la COVID-19 y su peculiar dirección de la Casa Blanca. Biden, vicepresidente de la era Obama, aspira a resucitar al Partido Demócrata de la mano de Kamala Harris para "unificar" al país tras la debacle de Hillary Clinton en 2016.

Estas son las claves de las elecciones en Estados Unidos:

¿Qué se vota?

Tal y como establece la Constitución estadounidense, el primer martes de noviembre cada cuatro años se celebran elecciones presidenciales, una cita que coincide con las elecciones legislativas que se convocan cada dos años.

El 3 de noviembre, los ciudadanos elegirán a su próximo presidente, a los 435 congresistas de la Cámara de Representantes y a 35 de los 100 senadores. En la actualidad, los demócratas controlan la Cámara de Representantes y los republicanos, el Senado.

¿Quién y cómo se elige al presidente?

Cualquier ciudadano de EE.UU. mayor de 18 años que se haya registrado previamente puede participar en los comicios. El sistema electoral es indirecto: aunque en la papeleta figuren los nombres de Donald J. Trump y Joseph R. Biden, los votantes eligen a los representantes de su estado en el Colegio Electoral, el órgano encargado de designar al presidente y el vicepresidente.

De este modo, una victoria en el voto popular no implica la llegada a la Casa Blanca, tal y como ocurrió en 2016, cuando Clinton recabó casi tres millones más de votos populares que Trump, pero logró 227 votos electorales, frente a los 304 de Trump.

El número de compromisarios en cada estado varía en función de la población y los congresistas y senadores que envía al Congreso. En total hay 538 compromisarios, que representan a los 435 congresistas de la Cámara de Representantes, a los 100 senadores y los tres delegados de Washington D.C. (Distrito de Columbia). El candidato necesita al menos 270 votos electorales para proclamarse presidente.

La mayoría de delegados respetan la regla del winner-takes-all y conceden todos los votos de su estado al candidato que logra la mayoría absoluta en los votos populares, salvo en Maine y Nebraska, que distribuyen sus siete votos de forma proporcional. California (55), Texas (38), Florida (29) y Nueva York (29) cuentan con el mayor número de compromisarios.

¿Cuáles son los estados en juego?

Ohio es el estado más conocido y decisivo por antonomasia: el vencedor allí ha ganado las elecciones presidenciales desde 1960. Pero la atención se centra también en los swing states (estados bisagra) o los battleground states (en disputa), aquellos donde republicanos y demócratas cuentan con un apoyo similar y que definirán el resultado de las elecciones.

Florida, Pennsylvania, Wisconsin, Michigan, Carolina del Norte, Iowa, Texas o Arizona son algunos de la decena de estados en juego.

Según Real Clear Politics, Trump tiene garantizada la victoria en Dakota del Sur, Alabama, Kentucky, Nebraska, Oklahoma, Wyoming, Tennessee, Kansas, Idaho, Dakota del Note y West Virginia; mientras que todo apunta a que Biden se hará con California, Massachusetts, Nueva York, el distrito de Columbia, Maryland, Delaware, Hawái y Vermont. En total, Trump partiría con 125 delegados y Biden, con 216.

¿Qué temas han centrado la campaña?

La COVID-19 irrumpió en la campaña a menos de un mes de las elecciones cuando Donald Trump anunció que había contraído la enfermedad con el consecuente brote dentro de la Casa Blanca. Desde entonces, su gestión de la crisis sanitaria y económica, que deja más de nueve millones de infectados y más de 231.000 muertos en el país, está en el punto de mira.

Las protestas contra el racismo y la violencia policial a raíz de las muertes de George FloydBreonna Taylor o el tiroteo a Jacob Blake sitúan al racismo como una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos: según un sondeo de Gallup, la mayoría de estadounidenses creen que las relaciones entre caucásicos y afroamericanos es muy mala (24 %) o algo mala (31 %), la mayor la mayor caída desde 2011. 

Trump centra su campaña en la prolongación de su lema Make America Great Againcon la vista puesta en la resurrección de la economía tras la pandemia y en los ataques a su rival.

Para los demócratas, la batalla se basa en derrotar a un presidente "mentiroso e inepto" que ha dividido EE.UU. y ha sido incapaz de abordar el avance de la COVID-19.

¿Qué dicen los sondeos?

La inesperada victoria de Trump en 2016 cuestionó los sondeos, que durante un año habían dado a Hillary Clinton como ganadora. Ahora, Biden lidera todas las encuestas, aunque el republicano ha recortado distancias en las últimas semanas.

De acuerdo con el promedio elaborado por FiveThirtyEightlos demócratas tienen más probabilidades de hacerse con la mayoría en el Senado controlado ahora por el Partido Republicano y mantendrían la mayoría en la Cámara de Representantes

¿Cuándo se conocerá al ganador?

Los diferentes husos horarios en Estados Unidos prolongan el recuento de votos hasta bien entrada la madrugada local y la mañana española, aunque el recuento de los estados con más delegados permite apuntar a una u otra dirección antes de que finalice el escrutinio.

Sin embargo, la pandemia ha sacudido el método de votación y se espera un incremento del voto por correo ante el miedo al contagio. El presidente lleva meses sembrando dudas sobre un método "fraudulento" que él mismo utiliza.

@@NOTICIA[2051001,v]

En esta ocasión, el resultado de las elecciones podría demorarse por el retraso en el recuento del voto por correo, lo que no hará sino alentar la conspiración promovida por el presidente, que ha llegado a advertir de la posibilidad de no garantizar una transición de poderes pacífica.

Una vez se proclame al vencedor, la elección del futuro presidente y su vicepresidente corresponde al Colegio Electoral, que votará formalmente el 14 de diciembre. Entonces se inicia un periodo de transición que finaliza el 20 de enero, la fecha en la que la Constitución establece la ceremonia de inauguración frente al Capitolio.

Noticias

anterior siguiente