Enlaces accesibilidad

Cómic

Víctor Santos: "Pienso en Akira Kurosawa como un samurái caído"

  • El dibujante publica una biografía en viñetas del director de Los siete samuráis
  • Más noticias sobre cómics en ‘El Cómic en RTVE.es

Por
Detalle de la portada de 'Kurosawa. El samuraí caído' Norma

Víctor Santos (Valencia, 1977) es uno de los dibujantes españoles de mayor éxito en loa Estados Unidos, ha sido nominado a los Eisner y el año pasado hizo historia cuando Netflix adaptó su cómic Polar (Norma) a una película protagonizada por Mads Mikkelsen. Ahora el valenciano publica una versión restaurada y actualizada del cómic donde nació el personaje, Polar 0: Black Káiser (Norma). Pero también otro proyecto más personal, una biografía del director japonés más famoso: Kurosawa. El samuraí caído (Norma)

Víctor nos cuenta cómo nació este cómic: “Kurosawa me gusta muchísimo. Ya había buscado bastantes cosas sobre él cuando hice un cómic de Rashomon para Norma, también había visto una exposición de pinturas suyas, que usaba como arte conceptual de sus películas, y en un retraso de los guiones que me tenían que mandar los americanos empecé a hacer ilustraciones sobre sus películas. Un poco por diversión”.

“Y viendo el tipo de cómics que se hacen actualmente –continua-, empecé a plantearme hacer algo nuevo. Y se me ocurrió hacer una biografía de Kurosawa. Un desafío que se salía de mi zona de confort. Además no había ninguna en cómic, por lo menos en occidente, en Japón si hay algún Manga”.

Página de de 'Kurosawa: El samuraí caído'

El director que unió oriente y occidente

En los años 50 del pasado siglo Kurosawa fue el cineasta que abrió el camino para que el cine japonés pudiera verse en occidente. “Es curioso porque creo que todos tenemos influencia de Kurosawa, aunque no hayamos visto sus películas, porque el eco de su obra te habrá llegado. Yo llegué a su cine en la universidad, en esa época veía en La 2 sus películas de samuráis como Yojimbo Los siete samuráis. Pero también le conocí por los westerns como Los siete magníficos o Por un puñado de dólares, que se inspiraban en su obra”

“Además Kurosawa enlaza con una cosa que ahora es muy normal pero que en los 60 o 70 era muy novedosa: la transfusión de códigos y géneros de un lado del mundo al otro. Ahora todos podemos ver películas y series de todo el mundo gracias a las plataformas. Y los chavales hemos visto los mismos animes en todo el mundo. Pero Kurosawa fue de los primeros en conseguir ese intercambio cultural”.

“Es un señor que bebe de la literatura rusa, del western norteamericano, del cine negro anglosajón o las obras de Shakespeare –añade Santos-. Todo eso lo mezcla con los samuráis y el teatro japonés, lo lanza al mundo y occidente tiene que reformularse sus códigos. Fue como una globalización anticipada. Y ha influido en muchos sitios diferentes y en muchas épocas distintas. Por eso es una figura que me fascina”.

Página de de 'Kurosawa: El samuraí caído'

El samurái caído

En cuanto al título del cómic Víctor Santos confiesa que: “Debido a esa dualidad oriente-occidente, Kurosaba era como un personaje partido. Había dos fuerzas que tiraban de él a nivel personal y artístico: Por un lado estaba el Kurosawa aristocrático de familia de samuráis y por otro el artista concienciado de izquierdas y apegado a la condición humana

“Además, la percepción que se tiene de Kurosawa en Japón es como de lo mejor y lo peor. Como un emperador todopoderoso pero también como un samurái caído. Y me gustaba ese concepto. Pienso en Kurosawa como un samurái fallido. Es como el Toshiro MIfune de Los siete samuráis; no sabes si es un campesino que se hace pasar por samurái o un verdadero guerrero”.

En cuanto a su visión de Kurosawa Víctor confiesa que: “La mejor fuente que he encontrado es su autobiografía, un libro que te cuenta mucho sobre su niñez y su opinión sobre la vida, el arte, la política… pero que acaba cuando empezó a dirigir películas, porque aseguraba que: “si queréis saber más de mí, toda mi vida está contada a través de mis películas. Por eso intenté hacer algo que animase a la gente a ver su cine”.

“Por eso me acerco a él desde lo que cuenta en su biografía, lo que me transmiten sus películas y lo poco que he podido deducir yo -asegura el dibujante-. Siendo yo también artista, a una escala mucho más pequeña, intento acercarme a su obra como creador, porque he podido compartir muchos de los miedos que él tuvo en esa faceta”.

El miedo es una cosa que los creadores tenemos de fábrica -añade-. Él decía que un artista siempre se está exponiendo a su público. Y los que nos dedicamos a esto siempre exponemos muchas cosas de nosotros mismos, incluso a veces inconscientemente. Y tememos cómo reaccionará la gente porque en el fondo es como un rechazo a nuestra persona. Y creo que eso también le marcó mucho a Kurosawa. Y es algo a lo que me puedo conectar. Ese miedo y esas inseguridades son universales en todos los que se dediquen a la cración

Kurosawa era un narrador y un contador de historias nato –asegura Víctor-. Intentó ser pintor pero por las circunstancias que fuera fracasó y se volcó en el cine porque tuvo esa oportunidad. Pero creo que también podría haber sido un novelista o un dibujante de manga”.

Portada de 'Kurosawa. El samuraí caído' cropper

Una mezcla de su vida y su obra

En cuanto al cómic, mezcla la vida y la obra del cineasta. “Quería ofrecer al lector los datos básicos, para que comprenda por qué fue tan importante, pero sobre todo es un trabajo que he hecho por amor a su cine. Por eso quería tener un acercamiento más sentimental que contar solo los datos” -asegura Víctor-.

“Por eso –continúa- lo he estructurado de tres maneras diferentes: primero la narración básica de los datos biográficos (incluyendo sus películas más famosas); segundo: un encuentro ficticio entre un Kurosawa ya mayor y su hermano Heigo, que fue una gran influencia en su vida y que se suicidó cuando era joven, lo que le marcó profundamente. En ese encuentro con el fantasma de su hermano reflexiona sobre varios temas. Y por último me dibujo yo también, como creador, contando como descubrí su cine y como me ha influido. Alterno esas tres líneas de historia para hacer algo original y para que los que no hayan visto sus películas no se pierdan”.

Toshiro Mifune

Toshiro Mifune

Es imposible hablar sobre Kurosawa sin hacerlo sobre Toshiro Mifune, con el que rodaría quince de sus mejores películas. “Kurosawa tuvo dos actores fetiche, Takashi Shimura y Toshiro Mifune. Kurosawa se reflejaba en ellos. Mifune es lo que le gustaría ser a Kurosawa, un hombre poderoso, muy echado para adelante, muy carismático y temperamental… MIfune es como un lienzo en donde Kurosawa proyecta las aspiraciones que tiene como ser humano. Pero también proyecta en lo que teme convertirse. Por eso los personajes de Mifune pueden ser capaces de cosas extraordinarias pero también pueden ser egoístas y violentos. Ambos eran amigos pero, a la vez, eran proyecciones de los miedos y las aspiraciones del otro”.

Víctor confiesa que no es muy buen retratista: “Es muy difícil. No me considero un dibujante realista y no soy buen retratista. Muchas veces me inspiro en actores para mis personajes pero nunca se nota (ríe). Pero en el caso de Mifune y Kurosawa intenté usar los mismo trucos que usé cuando trabajé en franquicias como Golpe en la pequeña China o la serie de televisión Sleepy Hollow. Más que ser un buen retratista, intento fomentar los rasgos que definen mejor la personalidad del personaje real”.

“Por ejemplo –añade-, con Kurosawa me han ayudado mucho las gafas de sol que llevaba siempre, la verruga en la mejilla o su característica sonrisa. En el caso de Mifune el entrecejo que le hace parecer permanentemente enfadado. Caricaturicé un poco a los personajes porque creo que es la mejor manera de que transmitan algo. Las biografías de cómic en que los personajes se parecen muchísimo me recuerdan a una fotonovela, me parecen muy frías. Me gusta más aprovechar el poder del cartoon”.

Página de de 'Kurosawa: El samuraí caído'

En cuanto a sus películas favoritas de Kurosawa, Víctor confiesa que: “Las de samuráis me influyeron muchoYojimbo es una de mis películas favoritas, incluso por su simplicidad. Estéticamente Trono de sangre y Ran me apasionan. Incluso Los sueños de Akira Kurosawa, siendo una película irregular, tiene momentos de auténtica poesía. O El perro rabioso, un particular acercamiento al género negro, todsa son de mis películas favoritas. También he tenido que localizar por internet algunas que no había visto, como el material primerizo que hizo de judo, que son muy curiosas”.

Víctor confiesa que no le importaría llevar a las viñetas algunas de las obras de Kurosawa: “En Rashomon, aunque intenté desvincularme de Kurosawa y basarme en la obra literaria, acabé utilizando algunos de los recursos del director como el uso de la atmósfera o de la lluvia. Y sé que en Japón hay algunas adaptaciones de sus películas dibujadas por el famoso Goseki Komiya (El lobo solitario y su cachorro) que no he podido localizar. Pero me encantaría hacer alguna adaptación suya: Yojimbo y su secuela Sanjuro o El perro rabioso. Serían en blanco y negro, por supuesto”.

Páginas de de 'Kurosawa: El samuraí caído'

“No me he hecho rico con la película de 'Polar'”

Portada de 'Polar 0: Black Káiser'

Coincidiendo con Kurosawa: El samurái caído, Norma reedita también Polar 0: Black Káiser, la primera aventura del personaje que Netflix ha adaptado a película y cuyas aventuras están recogidas en otros cuatro tomos. “No me he hecho rico con la película de Netflix -nos comenta Víctor-, pero me ha venido muy bien. Yo que me muevo en un campo muy resbaladizo, ya que no trabajo con superhéroes y dependo de proyectos de creación propia, tengo la desventaja de que mi sueldo no está a la altura de los dibujantes de Batman. Pero tengo compensaciones como que los derechos cinematográficos de los personajes son míos. No me he hecho rico pero ha sido un alivio que me ha permitido trabajar con más tranquilidad y escoger lo que quiero hacer. Y también cierta legitimidad para llevar mis proyectos a determinados sitios. Suena mal, porque para mí lo fundamental debería ser la calidad de la obra, pero es un empujón para que gente de fuera del mundo del cómic por lo menos te escuche”

Santos no descarta hacer una secuela cinematográfica del personaje. “No está descartada esa posibilidad y hay conversaciones sobre otros cómics míos o que yo he dibujado. Ahora que me representa Dark Horse Entertainment en Estados Unidos, hay bastantes cosas en marcha. Pero si ya el mundo del cine es bastante lento, levantar los proyectos es una odisea. Incluso en el caso de Polar que, siendo una secuela, podría parecer algo sencillo. Lleva muchísimo trabajo y con el coronavirus es aún más complicado. Pero los derechos se siguen manteniendo y la posibilidad sigue siendo real”

En cuanto al cómic, Víctor lo da por concluído: “No me interesa explotar el personaje. Estoy contento con la serie y me parece más interesante probar cosas nuevas ahora que Dark Horse me da la posibilidad. Si dentro de un tiempo se da la oportunidad y tengua una historia interesante no lo descarto. Pero estoy contento de como ha quedado”.

Sobre esta nueva edición de Polar: Black Káiser, Víctor asegura que: “Es como una remasterización del original, que sacó Planeta, adaptándolo a los tomos siguientes. No solo lo he redibujado sino que también lo he reescrito, porque me dí cuenta de cómo había cambiado mi forma de escribir. En esa época estaba tanteando al personaje, que era una mezcla de Nick Furia y Jason Bourne, pero muy parlanchín. Y lo he escrito para que sea más seco, más contenido, como sería luego el personaje. Me ha servido también para ver qué hacía bien y qué mal como escritor”.

En cuanto a sus proyectos, Víctor asegura que: “Con el tema del coronavirus se han parado mucho las cosas. Yo tenía una novela gráfica con Michael Avon Oeming, que escribimos y dibujamos los dos a la vez, y un miniserie con Frank J. Barbiere. Y ahora lo seguimos haciendo a nuestro ritmo, pero no sabemos cuándo saldrán, porque está todo muy parado. Yo he aprovechado para desarrollar proyectos personales: he escrito guiones, he hecho un desarrollo para televisión del que no puedo hablar... Tiene pinta de que va a ser, como me pasa a veces, que no váis a saber de mí en una temporada y, de repente, saldrán tres cosas mías a la vez”.

Noticias

anterior siguiente