Enlaces accesibilidad
Cultura

Carlos Ruiz Zafón, el triunfador discreto que batió récords con 'La sombra del viento'

  • El escritor barcelonés ha muerto a los 55 años en Los Ángeles a consecuencia de un cáncer
  • Su obra ha sido traducida a 40 idiomas y ha vendido más de 25 millones de ejemplares en todo el mundo

Por
Carlos Ruiz Zafón, el triunfador discreto que batió récords con 'La sombra del viento'

El escritor Carlos Ruiz Zafón, que ha fallecido este viernes en Los Ángeles (Estados Unidos) a consecuencia de un cáncer, es uno de los escritores españoles más exitosos del siglo XXI, sobre todo gracias a la tetralogía El cementerio de los libros olvidadostraducida a más de 40 idiomas y con más de 25 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

A pesar de ese éxito, Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) mantuvo siempre un perfil discreto, limitando sus apariciones públicas a las promociones de sus libros, lejos de la fama que le suponía ser el escritor español con mayor repercusión después de Cervantes. "Yo no hago mucho caso a esas cosas, yo me conformo y me siento más que satisfecho con ser un escritor leído", aseguraba en una entrevista a RTVE.es en 2016 con motivo de la publicación de El laberinto de los espíritus, la novela que cerraba la citada tetralogía. 

Aferrado a sus convicciones, siempre se negó a que la novela que le lanzó a la fama, La sombra del viento (2001), y sus secuelas posteriores fueran adaptadas al cine pues lo consideraba "una traición" a su obra.

"Este cuarteto de novelas trata sobre los libros, quienes los escriben, quienes los venden, quienes los leen y quienes los destruyen, y sería un error intentar transformarlas en otra cosa para hacerlas más populares o intentar exprimirlas, porque no hace falta que todo sea una serie, una película o un videojuego", aseguró cuando le preguntaron por su rechazo a llevar a la gran pantalla sus historias y personajes literarios.

Inicios en la literatura juvenil

Carlos Ruiz Zafón estudió Ciencias de la Información y dio sus primeros pasos en el mundo de la publicidad y llegó a ser director creativo, pero en 1992 decidió abandonar esta profesión para dedicarse a la literatura.

Comenzó en el campo de la narrativa juvenil, con la publicación en 1993 de El príncipe de la niebla, con la que ganó el permio Edebé, lo que permitió a Carlos Ruiz Zafón trasladarse a Los Ángeles, donde compatibilizó su labor literaria con la escritura de guiones audiovisuales. 

El palacio de la medianoche (1994) y Las luces de septiembre (1995) completaron, junto con su primera novela, la Trilogía de la niebla, también de temática juvenil, al igual que Marina (1999).

Muere el escritor Carlos Ruiz Zafón a los 55 años

Éxito internacional

La sombra del viento (2001) fue su primera novela para adultos y nada hacía presagiar que llegaría a ser uno de los libros más vendidos de la historia de la literatura. La historia de un cementerio de libros olvidados en la Barcelona de la posguerra no fue un éxito inmediato aunque se hizo muy popular gracias al boca a boca. Pero su impacto internacional arrancó en Alemania, donde el entonces ministro de Exteriores, Joschka Fischer, recomendó su lectura con gran entusiasmo en un programa de televisión. 

Todo Noticias - Mañana - 'La sombra del viento' y otros más se quedan huérfanos tras la muerte de Carlos Ruiz Zafón - Escuchar ahora

En poco tiempo se convirtió en uno de los fenómenos literarios más importantes a nivel mundial, vendiendo más de diez millones de ejemplares. En 2007, La sombra del viento fue seleccionada en la lista confeccionada por 81 escritores y críticos latinoamericanos y españoles con los mejores libros en lengua española de los últimos 25 años.

En 2014 la editorial Penguin Classics elaboró una relación de 26 clásicos de la literatura, tantos como letras del abecedario, y otorgó la 'Z' al éxito del escritor español, que compartió lista junto a nombres como Jane Austren, Marcel Proust, James Joyce o Charles Dickens, autor con el que fue comparado por medios como El Corriere della Sera italiano. Incluso un superventas como Stephen King destacó la personalidad de la literatura de Ruiz Zafón.

Para todos los públicos Página Dos - Carlos Ruiz Zafón - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Canción en inglés)

Carlos, "El laberinto de los espíritus"

es la cuarta entrega de ese proyecto literario tuyo

conocido como "El cementerio de los libros olvidados".

¿Se acabó ya definitivamente?

¿Ya el lector va a poder poner la última tesela en este mosaico

para cerrar todas las tramas de una vez?

Sí, se acabó.

La idea original, la ambición original,

siempre habían sido cuatro novelas,

cuatro puertas de entrada al laberinto de historias.

Y hemos llegado al final. Ese es el momento donde todo encaja,

donde cada cabo suelto, donde cada personaje,

donde cada trama, subtrama y subtrama de la subtrama encaja,

queda hilvanada, y el gran mecanismo de relojería

que se ha venido armando a lo largo de 15 años encaja,

y finalmente podemos abrir el plano, podemos abrir la perspectiva,

y de algún modo vemos cómo todos estos elementos

dan varios giros nuevos y nos revelan algo nuevo,

una perspectiva nueva,

sobre por qué el cuarteto tiene esta estructura,

por qué cada libro es como es,

y finalmente sí que podemos decir que aquí se acaba.

Todo queda cerrado y resuelto.

La novela nos adentra en escenarios, personajes e historias

que conocemos bien.

Vuelve a aparecer la librería de Sempere e Hijos,

los libros malditos de Carax,

aparece uno de esos grandes personajes

como es Fermín Romero de Torres.

Pero tú le das el protagonismo a una mujer,

una mujer que se llama Alicia Gris. ¿Nos la presentas?

Alicia Gris es probablemente el personaje favorito

de cuantos he creado a lo largo de mi carrera.

Y es un personaje con el que llevaba conviviendo hace ya tiempo,

pero su entrada en escena, su momento,

siempre había quedado reservado para este gran final del cuarteto.

Por lo tanto, tenía que mantenerla entre bambalinas,

aunque yo creo que cuando el lector la conozca,

verá que hay elementos de Alicia, elementos en su simbología,

que ya estaban presentes a lo largo de la historia.

Pero es ella quien nos tomará de las manos,

esta Alicia en la Barcelona de las tinieblas

nos conducirá a la resolución y será el agente activo

que nos permitirá cerrar todo el laberinto.

Es un personaje que yo creo que a los lectores

les va a gustar Alicia. Alicia tiene muchos secretos

y es un personaje con el que hay que andarse con cuidado.

Con mucho cuidado. Por eso te iba a decir,

¿hasta dónde podemos contar de su misión, de lo que debe hacer?

¿Hasta dónde se puede contar para que los espectadores se sitúen?

Podemos decir que Alicia es un personaje...

Es un ángel de las tinieblas

que nace un poco de lo más tenebroso de la posguerra española,

de los años de la guerra civil.

Y Alicia es muchas cosas, pero es una investigadora.

Es una de las mejores investigadoras,

y es una persona que resuelve problemas.

Es una persona que tiene pocos escrúpulos,

una persona que nos va a sorprender constantemente,

porque quizás no esperamos que una señorita tan fina haga cosas.

No es una señorita fina, no es una florecilla del bosque,

ni mucho menos.

Es un personaje que iremos conociendo e iremos desvelando,

entraremos en su interior y entenderemos por qué es quien es.

De algún modo, creo que es el personaje que mejor resume

y sintetiza lo que es el espíritu de estos cuatro libros.

Una Alicia que tiene su propio Watson.

Tiene su Watson, un poco un Watson a la fuerza.

Tiene un personaje que es el capitán Vargas,

que es un policía curtido en la policía política del régimen.

Es un hombre que también se ha encontrado,

por las circunstancias, abocado a determinado papel,

pero es un hombre con conciencia,

que quisiera ser alguien mejor de lo que es.

Y entre ambos, y con la ayuda y la participación

de los personajes que ya conocíamos, con Daniel, con Fermín,

con todos los Sempere, con muchos otros personajes,

se van a adentrar en este laberinto para conducirnos a la solución

y a la resolución de la historia.

Estas imágenes, grabadas y editadas por el mismo Tinasky,

han sido enviadas junto al manuscrito

que publicará le editorial Malpaso en el primer trimestre del 2017.

(Inglés)

Su autenticidad ha sido verificada.

En ellas, además de oír la voz de Guillermo Tinasky,

podemos vislumbrar su figura.

Sí que ahora hay una especie de...

de momento en el que se habla mucho de autoficción

o de novela de tintes más o menos autobiográficos

más o menos camuflados,

y es muy pertinente que precisamente ahora se rescate.

Y eso, como lector y como fan...

loco de Tinasky desde aquel día que leí "La ofensa"

sin poder cerrar el libro en el mercadillo de Sant Antoni,

es lo que levanta, digamos, mis suspicacias.

-Nos gustan esos libros que continuamente están atravesados,

o esos libros que están atravesados por llamadas al afuera,

al contexto, al mundo en el que han surgido.

Esos libros, como los de Tinasky, en los que somos incapaces

de distinguir qué es real y qué no lo es.

Es más, esos libros que nos obligan a dudar continuamente

de lo que asumimos como real o como natural.

-Quizá cabría hacer una comparación entre Tinasky

y Adelaida García Morales porque parece que tienen los dos

una voluntad similar de desaparecer.

Sin embargo, esto también habría que tomarlo con cautela,

porque de ninguno de los dos se sabe gran cosa.

En el caso de Adelaida García Morales,

lo que parece ser, porque yo no he hecho una investigación,

porque "Los últimos diez días de Adelaida García Morales"

no deja de ser ficción,

a ella le dejaba fría la publicación de sus libros.

No le importaba en absoluto.

-Atención, el último sobre de este duelo especial.

En 1985, Adelaida García Morales

obtuvo el Premio Jorge Herralde de Novela

con "El silencio de las sirenas".

Y también el Ícaro, otorgado a nuevos creadores.

Adelaida García Morales, como Guillermo Tinasky,

triunfó con su primer libro, "El sur", que fue llevado al cine

por su entonces pareja, Víctor Erice.

Después, su fama se diluyó hasta caer en el olvido.

Y esto no es lo único que tenían en común.

Tanto Tinasky como García Morales escribían desde el dolor

por pura necesidad.

Desde hace unos meses, Adelaida García Morales

ha vuelto a la luz pública,

y por eso algunos de sus libros se han vuelto a reeditar.

Situación mediática que ha molestado

a algunos familiares de la novelista,

que culpan a Navarro de apropiarse del nombre de la difunta.

Tensión parecida a la que vivió Tinasky

cuando fue acusado de inventarse su propia vida

para vender más libros.

No queda más remedio que preguntarse cuánta verdad hay en la ficción.

Si es interesante la autoficción es precisamente en el sentido

de que permite al lector dirimir qué proviene precisamente

de la vida del escritor o de reflexiones reales

ligadas a la realidad más inmediata del escritor

y qué es pura elaboración literaria.

Si tú no le suministras al lector ese mapa,

estás incurriendo de alguna forma en un fraude,

y creo que eso es lo que hacía Tinasky.

-Antes de nada, Tinasky miente.

La familia Tinasky vivía en el piso de arriba.

Todo el barrio los conocía.

Y eso de que sus padres desaparecieron es otra mentira.

Él era un borracho sin profesión,

y ella se pasaba todo el día en la calle.

Para muchos, Guillermo Tinasky escribió autoficción.

Para otros, era solo un farsante.

Hoy en día, el uso de la biografía como material literario

está en auge.

Autores como Knausgard, que ha escrito una saga

sobre su propia vida; Edward St. Aubyn,

que ha utilizado su violenta relación paternal para novelar;

o Emmanuel Carrère, que es capaz de colar su propia vida

en un tratado sobre la Biblia;

son deudores, confesos o no, de la obra de Guillermo Tinasky.

El hecho de escribir, hay una mezcla de timidez y de exhibicionismo

que lo gestionas así,

quieres que todo el mundo te vea desnudo,

pero que nadie te vea desnudo a la vez.

Entonces, no sé,

la posibilidad de desaparecer y seguir escribiendo

es un sueño en el fondo para todo escritor.

(Música)

(Música)

Mi canon literario es...

"El castillo", de Frank Kafka;

el "Quijote", de Miguel de Cervantes;

el "Canto a mí mismo", de Walt Whitman;

y si tuviera que elegir un disco, "Berlin", de Lou Reed.

Leí "El castillo" cuando tenía 32 o 33 años.

Me quedé fascinado con el personaje de K,

un funcionario del castillo que solo podía recibir por las noches.

Yo creo que Kafka pensaba que la vida humana

no tiene ni planteamiento, ni nudo, ni desenlace.

Que es una...

Un continuum

donde no hay orden ni hay sentido.

Hay una virtud cervantina, que es la indulgencia.

Me gusta mucho...

la mirada indulgente de Cervantes hacia los seres humanos.

Es una historia de amor entre dos hombres

que han vivido juntos en el mismo pueblo,

y es la típica conversación que mantendrían dos españoles

que han nacido en el mismo pueblo.

Me gusta la desproporción amorosa

de Whitman hacia sí mismo.

Ojalá todos fuésemos como él.

Es la búsqueda de la felicidad

y de la pasión plena.

Y en tanto que esa búsqueda no puede realizarse,

termina en desesperación,

que es lo que más me interesa a mí de Whitman.

(Música)

(Música)

Los villanos siempre son necesarios. Aquí hay unos cuantos.

Bueno, la narrativa es conflicto. Claro, y hacen falta.

No sé si podríamos destacar a alguno.

A mí, Mauricio Valls... Quizá sería uno.

Mauricio Valls es uno de los grandes villanos de la saga

en la medida en que es un villano con muchos niveles.

Es un villano que conocemos por primera vez en la tercera entrega,

en "El prisionero del cielo". Es este hombre prácticamente...

Es un hombre mediocre pero tremendamente ambicioso,

codicioso. Es un hombre que quiere mucho más de lo que merece.

Y aunque le conocíamos brevemente y quedaba esbozado

en "El prisionero del cielo", aquí es donde realmente

vamos a entrar en quién es Mauricio Valls,

por qué ha hecho lo que ha hecho.

Vamos a descubrir que sus crímenes, o las cosas que él ha hecho,

llegan mucho más lejos de lo que pensábamos.

Muchos son los escenarios de la novela.

La mayoría de ellos, situados aquí, en Barcelona.

Aunque también Madrid aparece en esta entrega.

Y entre esos escenarios hemos escogido este,

precisamente, para entrevistarte,

porque tiene su papel. Lo que pasa es que, claro,

no se puede desvelar mucho.

Es aquello de: "¿Hasta dónde puedo leer?".

Los lectores que hayan leído "El prisionero del cielo"

recordarán que, al final, Daniel Sempere visita

la tumba de su madre, Isabella; y cuando está visitándola,

que lleva a su hijo con él,

encuentra una pequeña figura de un ángel,

como si fuera una figura decorativa de Navidad.

Un ángel de yeso pintado.

Él nunca ha visto esto en la tumba de su madre.

Ve que claramente alguien la ha dejado,

él no sabe quién es.

La abre, y esta figura está quebrada en dos.

Saca un pequeño papel que está arrollado dentro,

y, al desplegarlo, encuentra el nombre de Mauricio Valls,

que es el hombre que él está convencido

asesinó a su madre, y una dirección.

Y esa dirección es la de esta casa, El Pinar. Nada más.

Es en este lugar donde nos encontrábamos al final

de "El prisionero del cielo", la finca de El Pinar,

esta casa maravillosa, tenebrosa, siniestra,

donde tendremos que regresar y donde Daniel Sempere

tendrá que enfrentarse a lo que le espera en esta casa,

que no es lo que él espera

ni lo que esperamos nosotros como lectores,

pero que es terrible y que, de algún modo,

nos conduce al centro del enigma y del misterio de la novela.

Hemos visto a Daniel Sempere en poco alicaído, preocupado.

Aquí, claro, se va... Daniel Sempere...

Está en una situación delicada. Es un hombre que está descubriendo.

Nosotros le conocimos en "La sombra del viento"

como un niño que había olvidado el rostro de su madre muerta,

un niño que se enfrentaba a este tremendo vacío en su vida

y que necesitaba resolverlo.

Y a medida que Daniel es consciente de lo que ha sucedido,

a medida que él crece, madura y se da cuenta

de que el mundo que él había conocido como niño

no es el mundo de la infancia, él deja la infancia atrás

y descubre que hay circunstancias terribles

que rodean la historia de su familia, que rodean la muerte de su madre,

y él tiene una necesidad no solo ya de resolver lo que sucedió,

sino de vengar lo que sucedió.

Habrá que decir también que el heredero de los Sempere

va a tener también su papel aquí.

Lo tiene.

Hemos conocido desde el abuelo Sempere

al padre de Daniel, a Daniel.

Conocimos al hijo como niño muy pequeño

en "El prisionero del cielo",

y este niño aquí va a crecer y se va a transformar en alguien

que va a tener un papel muy importante en esta novela

y en estos libros, y le vamos a conocer.

Y nos va a permitir a la vez que este personaje nuevo

sirva de punto de unión y de conexión

a algunos de los personajes que creíamos más anclados

en el tiempo dentro de la saga.

(Claxon)

Mi exmarido decía que yo era un animal nocturno.

-No sabía que tuvieras exmarido. -Últimamente he pensado mucho en él.

Y justo el otro día me envió un libro que ha escrito.

-Te propongo una película que te va a apetecer mucho ver,

que se llama "Animales nocturnos". Sí.

Es la adaptación de "Tres noches", la novela de Austin Wright.

Es la historia de Susan, una galerista de arte

que recibe un día el manuscrito de la novela de su exmarido,

con el que hace 15 años que no habla.

Entonces, empieza a leer y se sumerge por completo en esta lectura.

Lo que hace la película es ir alternando, por un lado,

el presente de la protagonista,

por otro lado, la recreación de lo que se explica en la novela,

y, por otro lado, los recuerdos que ella tiene

de su pasado en común con esta persona.

Y todo en bloques muy diferenciados a nivel de tono.

-No lo hagas.

Te vas a arrepentir.

Lo que pasa es que en la novela

esos bloques estaban aún más diferenciados.

Exacto. Chocaba incluso en la lectura.

Llamaba mucho la atención. Aquí hay cambios de tono.

Notas mucho las decisiones visuales.

Es muy interesante a nivel cinematográfico.

Pero sí es verdad que los paralelismos

entre las distintas partes son un poco más evidentes.

Yo creo que con la voluntad por parte de Tom Ford, el director,

de darle más unicidad al conjunto. Claro.

(Música tensión)

Nadie puede escapar después de lo que hiciste.

Nadie.

La protagonista de la película de hoy, Amy Adams,

era la protagonista de la película de la vez pasada.

La tuvimos hace un par de semanas con "La llegada"

y hoy la tenemos con "Animales nocturnos".

Es una actriz que hemos tenido bastante en la sección.

Es Amy Adams y la tuvimos con "La guerra de Charlie Wilson".

Sí. Con "Un gran día para ellas",

con la adaptación de "La carretera" de Kerouac...

Es una actriz que ha hecho bastantes adaptaciones.

Y el director también. Estuvo en el programa.

Tom Ford también ha hecho una adaptación.

Su peli anterior. Una adaptación de Isherwood,

que era "Un hombre soltero" y ya la comentamos

como una adaptación de una novela bastante interesante,

una ópera prima muy contundente.

(Música)

Hoy te traigo un libro que es "The time of my life",

que he disfrutado muchísimo.

Es un ensayo de cine escrito por la periodista Hadley Freeman

que hace un repaso al cine de los 80.

Películas muy, muy emblemáticas desde "La princesa prometida",

"Cuando Harry encontró a Sally"... Bueno.

"Cazafantasmas", "Dirty dancing", que es el leitmotiv de la portada,

desde una óptica distinta.

Demuestra cómo estas películas,

bajo esta apariencia de entretenimientos muy sencillos,

en el fondo, tenían mensajes muy punkis,

muy revolucionarios para su momento y muy atrevidos.

Por ejemplo, "Dirty dancing", hace toda una lectura feminista

de la película bastante interesante.

(Música)

La de veces que Alicia Gris, Vargas y compañía

pasan cerca de este famoso edificio de la Rotonda

camino de la montaña del Tibidabo.

Hemos venido aquí para recomendaros "Cómo ser Bill Murray",

un libro irreverente y divertido, donde no solo se repasa

la trayectoria del famoso actor de "Los cazafantasmas",

también se nos cuentan anécdotas que rayan la leyenda urbana

como que es capaz de robarte las patatas fritas

si te encuentra en plena calle. No os lo perdáis.

(Continúa la música)

Seguro que en "El cementerio de los libros olvidados"

encontraríamos mucha literatura fantástica.

Por eso quiero recomendar a uno de los grandes,

George MacDonald, que fue mentor, entre otros,

de Lewis Carroll y de Tolkien.

El libro es "Más allá del viento del norte",

la historia de un niño que viaja con el viento,

un viento transformado en hermosa dama.

Bueno, un clásico inolvidable.

(Continúa la música)

Somos muy fans de Margaret Atwood

y nos ha gustado mucho su nueva novela,

una historia utópica donde tenemos a una pareja

que ha sufrido la crisis económica y que viaja a un lugar idílico

donde la mitad de la población está en la cárcel,

mientras que la otra mitad vive una vida plena y feliz.

Eso sí, a los 30 días cambian los roles.

No os la perdáis.

(Continúa la música)

(Viento)

(Música)

Este es un libro extraño y muy entretenido.

Nunca vemos a la protagonista, a Leotolda.

Nos la tenemos que imaginar.

Incluso, la tenemos que dibujar.

Eso sí, solo nos dejan usar tres colores:

amarillo, verde turquesa y rosa flúor.

Me va a quedar genial.

-Mi protagonista se llama Ottoline y en esta nueva aventura

va a disfrutar de la mejor fiesta de la historia

con un invitado muy especial, el Zorro Púrpura.

Yo no me la pierdo.

(Música)

Realmente, ¿las historias que conforman estos cuatro títulos

estaban todas en tu cabeza hace 16 o 17 años?

¿O has ido introduciendo cosas a medida que la ibas trabajando?

Por supuesto he ido haciendo cosas. Sí, algo entrará.

Parte de la idea...

Lo que había era un gran esqueleto, había una armadura,

había una arquitectura general,

pero parte del diseño de esta arquitectura,

porque yo sabía que me llevaría años, lo que yo no quería era,

sencillamente, ejecutar un plan de hace 15 años.

Parte de la idea es que, del mismo modo

que yo iba a evolucionar como persona, como escritor,

yo quería que este proceso orgánico,

esta evolución me permitiera ir explorando aspectos.

Puede ser que un personaje que yo creí

que he creado hace ocho años,

en el momento en el que yo llego a ese punto,

veo en él aspectos o perfiles que me interesan más

que los que yo creía que iba a explorar.

Claro. En ese momento decido ir por ahí.

En ese proceso,

¿nunca has tenido la tentación de arrojar la toalla?

Sí, por supuesto, muchas veces. ¿Sí?

A medida que se va complicando todo, muchas veces...

Un poco, quizás, porque el escribir

es esta lucha contra tus propias limitaciones.

Hay procesos creativos en los cuales trabajas con un equipo,

trabajas con diferente gente.

Estás reaccionando a un material, estás haciendo cosas diferentes.

Lo que no soluciona uno, lo soluciona el otro.

Cuando tú escribes, básicamente, estás tú solo.

Sí que hay momentos bajos de moral y dices:

"Por Dios, con lo bien que estaría en la playa.

Hago lo que sea menos esto".

Creo que forma parte de eso y cuando llegas al final del trabajo,

cuando puedes decir: "Esto es exactamente lo que yo quería hacer",

"esto es aquello que yo había soñado que fuera",

es cuando puedes dar el carpetazo y decir: "Finalmente,

hemos llegado al fin del camino y esto es lo que me había propuesto".

Cuando uno llega al final del camino,

te he oído decir que, en tu caso, has sentido paz.

Es una manera de definirlo. ¿Hay pena también?

No hay tanta pena, porque, de algún modo,

es un esfuerzo, es un trabajo, es una ilusión invertida en algo

y lo que yo quería es, algún día, ver ese ciclo completo.

Yo quería crear este mundo, estos personajes, esta historia

y he estado trabajando en ello durante mucho tiempo.

En el momento en el que lo he conseguido,

en el momento que finalmente puedo decir:

"Ya está, esto es lo que quería hacer,

lo he conseguido", para mí es una sensación...

Yo decía paz por decir una sensación de satisfacción.

Yo creo que es la satisfacción que todos conocemos

del trabajo hecho. Me lo dijiste hace años

en otra entrevista y quiero confirmarlo,

incluso, lo puedes confirmar con un sí o con un no,

pero ¿"El cementerio de los libros olvidados"

se va a quedar para siempre en el ámbito literario?

Sí, sin duda ninguna. Lo dije hace años,

lo puedo volver a decir con absoluta tranquilidad.

"El cementerio de los libros olvidados" nació

como un homenaje a la literatura, a la palabra escrita,

a la novela, a la narrativa, a la tradición literaria

y esa era su ambición. Son libros que aspiran a ser libros,

que están orgullosos de ser libros y que no sienten la necesidad

de transformarse en otra cosa por motivos comerciales,

para ser más populares, y ser un videojuego,

una serie de televisión, una película,

no porque haya nada malo en ello, en transformar,

sino porque para mí la versión definitiva de estas historias,

la versión que yo quiero proyectar

en el teatro de la mente del lector ya está ahí.

(Música)

Se cerró el círculo.

O quizá deberíamos decir el rectángulo,

ese laberinto literario y rectangular con cuatro entradas

que Carlos Ruiz Zafón nos ha ido regalando

a lo largo de 15 años para entrar y salir de él

siempre que tengamos ganas.

Como hace Laura.

(Música)

"El tranvía Azul ascendía despacio.

Una pequeña balsa de luz dorada abriéndose camino como un buque

a través de la niebla nocturna.

Fernandito viaja en la plataforma...".

"¿Me está diciendo...?".

(Música)

"En la estación abordó un taxi y le pidió al conductor

que la acercase hasta el número 12 de la calle Avinyó.

La voz le temblaba al pronunciar aquellas palabras.

Alicia escrutaba el perfil sombrío de Barcelona.

Por ejemplo...".

(Continúa la música)

"Luego, tal como lo había hecho casi todas las mañanas

cuando vivía en la ciudad, bajó a desayunar al Gran Café.

Miguel, camarero veterano,

la reconoció tan pronto como cruzó la puerta".

"Sí, era la misma.

Isabella Gispert, hija de los dueños del colmado Gispert,

que aún está detrás de Santa María del Mar,

destinada a convertirse en Isabella de Sempere.

¿Cree usted que Isabella...?".

"Serían las 10:00 de la mañana cuando enfiló la puerta del Ángel.

Al doblar la esquina de la calle Santa Ana,

avistó el escaparate la vieja librería Sempere e Hijos.

Lleva de la mano a una niña de 10 años.

La mirada embriagada de misterio

ante la promesa que su padre le ha hecho al atardecer.

La promesa del cementerio de los libros olvidados".

Página Dos - Carlos Ruiz Zafón - ver ahora

"Él creó una gran mitología a partir del libro, de las bibliotecas, del propio hábito de leer, de la literatura popular", aseguraba este viernes en una entrevista a Radio Nacional el escritor Sergio Vila-Sanjuán, amigo personal de Zafón, tras conocer su fallecimiento.

El éxito de La sombra del viento se vio confirmado por sus siguientes obras, que fueron incrementando la mitología del cementerio de los libros olvidados: El juego del ángel (2008), El prisionero del cielo (2012) y El laberinto de los espíritus (2016), que cerraba la serie, aunque entre medias publicó el relato Rosa de fuego (2012), ambientado en la Edad Media y que ahondaba en los orígenes de esta historia. 

"Un clásico del siglo XXI"

El editor de Planeta Emili Rosales, que leyó el manuscrito de La sombra del viento antes de su publicación, señala en una entrevista EFE que Zafón "tenía ya en la cabeza los tres libros siguientes" y califica la tetralogía del autor catalán como "un hallazgo literario de primera magnitud y uno de los clásicos del siglo XXI".

"Nos quedan sus obras, sus conversaciones en el jardín de las orquídeas, su humor y todo el cariño que nos ha dado en estos veinte años de convivencia", han asegurado desde la agencia de representación del escritor.

"Uno de los faros de las letras del siglo XXI y un hombre de una sensibilidad contagiosa", ha asegurado en Twitter Javier Sierra, compañero de profesión, que ha calificado a Zafón de "escritor total".

Además de su labor como escritor, Ruiz Zafón era un amante de la música. "Si no hubiera sino escritor probablemente habría sido músico", señalaba a RTVE.es en 2016. Preguntado por la última palabra que le gustaría escribir, el autor afirmaba que "tiene que ser terrible saber cuál es la última palabra que escribes y que ya está. Si no, será 'fin', o si no alguien la pondrá por mí", añadía.

Su prematuro final interrumpe una de las carreras literarias más impactantes de la narrativa mundial

Noticias

anterior siguiente