Enlaces accesibilidad

Willy Toledo, a su salida de los juzgados: "No pretendía ofender sino criticar"

  • El actor está acusado de un delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos
  • La acusación pide 22 meses de multa para él, mientras que la Fiscalía y su defensa solicitan la libre absolución

Por
Willy Toledo: "Yo soy ateo y me cago en Dios todos los días"

A su salida de los juzgados, donde ha declarado por un supuesto delito delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos, Willy Toledo se ha reafirmado en las palabras que le han valido esa acusación y ha asegurado que, con ellas, "No pretendía ofender sino criticar". Y ha enmarcado esas declaraciones dentro de "la libertad de expresión".

La asociación Abogados Cristianos sigue manteniendo la denuncia que interpuso contra el actor y pide 22 meses de multa para él. Mientras que la Fiscalía y su defensa piden su absolución por estos hechos, al situarlos en el marco de la libertad de expresión.

Willy Toledo está acusado por publicar este comentario, en Facebook, en julio de 2017: "Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María".

Algo de lo que, asegura, que no se arrepiente: "Yo soy ateo y me cago en Dios todos los días, cada vez que se me cae un plato en el dedo gordo del pie y me hace daño, como hacemos la mayoría de ciudadanos de este país. Y voy a a seguir diciendo todo lo que me salga de las orejas decir".

El actor también ha declarado a los periodistas: “El Estado español está considerando legítimas estas acusaciones hasta el punto de llegar a un juicio. Si a vosotros este juicio no os parece una vergüenza antidemocrática, es que no creéis en la democracia, sencillamente”.

“Aquí han venido los defensores del Valle de los Caídos, VOX, abogados cristianos… El fascismo español consigue que yo y mucha otra gente como Abel Azcona, César Strawberry… estemos siendo perseguidos judicial y policialmente. Porque también tengo que decir que el ministerio fiscal le pidió a la policía que revisara todas mis publicaciones de Facebook de los dos años anteriores. No se limitan a perseguir delitos sino que se dedican a buscarlos”.

Los comentarios de Willy Toledo

La asociación Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor y pide 22 meses de multa para él. La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, subraya que "no existe el derecho al insulto" y que "hay 21 países de la Unión Europea que castigan" ese delito. Y añade que Toledo "nunca se ha retractado, sino que ha seguido ofendiendo, por lo que no hay más opción que una condena económica".

El fiscal pidió en 2018 el archivo del caso al sostener que los comentarios del actor "pueden ser considerados de dudoso gusto" o "irrespetuosos" con los que "profesan la religión católica, pero no puede mantenerse que constituyan un delito de escarnio".

"Nos encontramos ante expresiones que, si bien pueden resultar malsonantes, incluso ofender a algunas personas, están amparadas por la libertad de expresión, máxime en el contexto de crítica política en el que son pronunciadas. Si todas las expresiones que ofenden a alguien fueran constitutivas de delito, habría más personas dentro de las prisiones que fuera", apunta el abogado de Willy Toledo, Endika Zulueta.

En sus comentarios, el actor también tildó de "energúmena" a una magistrada de Sevilla que abrió juicio a tres mujeres por participar en "la procesión del coño insumiso", en la que portaron "una vagina de látex de grandes dimensiones". Fueron absueltas por un juzgado.

Durante la fase de instrucción, Willy Toledo fue llamado a declarar en tres ocasiones. Tras no acudir a las dos primeras citaciones por considerar que no había cometido "delito alguno" sino que había "ejercido su libertad de expresión", el pasado 12 de septiembre fue detenido por la Policía para asegurar su comparecencia en los Juzgados.

El juez del juzgado número 11 de Madrid concluyó en su auto, hecho público el 26 de septiembre, que los hechos objeto de instrucción podrían ser "constitutivos de un delito contra los sentimientos religiosos", haciendo alusión al artículo 525 del Código Penal.

Noticias

anterior siguiente