Enlaces accesibilidad

¿En qué punto se encuentra el 'impeachment' a Trump?

  • Los senadores empiezan a formular sus preguntas en el juicio político este miércoles
  • Demócratas y republicanos han argumentado sus posturas durante seis días | Especial: Impeachment

Por
Los republicanos defensores de Trump en el 'impeachment' reconocen que no cuentan con votos suficientes

El juicio político al presidente de Estados Unidos entra en su segunda fase este miércoles con el turno de preguntas de los senadores. A lo largo de seis días, demócratas y republicanos han argumentado el caso a favor y en contra de la destitución de Donald Trump, un proceso que podría concluir este mismo viernes si no hay más testigos ni pruebas. 

Estas son las claves del juicio hasta ahora:

¿Por qué se le juzga?

Trump pidió al presidente ucraniano, el cómico Volodímir Zelensky, que investigara al exvicepresidente demócrata, Joe Biden, y a su hijo Hunter. Según el presidente, el trabajo de Hunter Biden en la junta de la empresa gasista Burisma, constituyó un "conflicto de intereses" porque Joe Biden ejercía de vicepresidente en la Administración Obama. Hasta la fecha, no ha habido ninguna prueba que pruebe la "corrupción" de la que acusan los republicanos a los Biden.

El presidente hizo pública la mayor parte de la transcripción de la conversación con Zelensky cuando un denunciante anónimo -supuestamente un empleado de la CIA- dio la voz de alarma: la Casa Blanca había paralizado el envío de 391 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania a cambio de las pesquisas. La trama desencadenó la apertura de una investigación preliminar en la Cámara de Representantes que terminó en el juicio político que se celebra estos días en el Senado.

¿Por qué se juzga a Donald Trump?

¿Por qué le acusan de abuso de poder?

Los demócratas han retratado a Trump como un presidente egoísta capaz de anteponer sus intereses políticos al bien del país. La acusación sostiene que el magnate republicano elegido presidente no tenía ningún interés en Ucrania, un país aliado y debilitado por la presencia rusa en Crimea, ni en los casos de corrupción que hubo en el país. 

A través de una decena de testimonios, la acusación ha tratado de describir una oscura diplomacia en la legación estadounidense en Kiev. Varios exdiplomáticos expresaron sus preocupaciones por la paralización de la ayuda militar a Ucrania y aseguran que no recibieron ninguna explicación de sus superiores.

La defensa del presidente argumenta que el abuso de poder no constituye un alto crimen o delito por el que destituir a un presidente. Dicen, además, que el juicio carece de sentido porque responde a una estrategia política de los demócratas en pleno año electoral.

¿Hubo 'quid pro quo'?

Según los demócratas, toda la gestión bilateral de Trump en Ucrania constituyó un quid pro quo: si Zelensky no anunciaba una investigación a los Biden en televisión, no recibiría la ayuda militar ni sería invitado a la Casa Blanca, un encuentro para exhibir el apoyo de Washington ante Rusia. 

Pero la defensa del presidente desmiente que hubiera ningún chantaje e insiste en que la Casa Blanca paralizó la ayuda militar mientras examinaba la financiación a varios países extranjeros. El 11 de septiembre, el dinero se desbloqueó y fue recibido por Ucrania. Además, los abogados han recordado que Trump y Zelensky se reunieron el 25 de septiembre en Nueva York, durante la cumbre de las Naciones Unidas -no en la Casa Blanca- sin que se anunciara ninguna investigación. 

¿Qué pruebas hay de la trama ucraniana?

Los diplomáticos que han colaborado en el juicio han aportado documentos, correos electrónicos y mensajes de texto que apuntan a la existencia de un canal extraoficial en Ucrania por el que Trump habría gestionado sus presuntas presiones al Gobierno. Pero el punto débil de esta estrategia reside en que ninguno de los testigos citados hasta ahora conoció los hechos de primera mano, tal y como defienden los republicanos.

Uno de los testigos más importantes es la exembajadora Marie Yovanovitch, al frente de la embajada en Ucrania entre 2016 y marzo de 2019. Los demócratas aseguran que el abogado personal del presidente, Rudy Giuliani, orquestó una "campaña de calumnias" para destituirla porque se interponía en sus planes. Una grabación reveló la pasada semana que ya en abril de 2018, Trump dio la orden de despedirla cuando le dijeron que Yovanovitch anticipaba un impeachment al presidente.

"Deshazte de ella": una grabación prueba que Trump ordenó despedir a la embajadora de EE.UU. en Ucrania

¿Por qué es clave el testimonio de John Bolton?

John Bolton fue el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca hasta septiembre de 2019. Trump asegura que lo despidió, él, que dimitió. Su testimonio puede ser explosivo para la trama, porque asegura que Trump condicionó la ayuda militar a Ucrania a la investigación a los Biden. 

El presidente y la defensa niegan la mayor, hablan de "especulaciones" en el libro del asesor y advierten de que su comparecencia en el Senado podría poner en riesgo la seguridad nacional. El propio Bolton se ha mostrado dispuesto a colaborar en el juicio si es citado por el Senado, pero solo lo hará si cuatro senadores republicanos votan junto a los 47 demócratas.

La defensa de Trump carga contra el 'impeachment' y los Biden ante la amenaza del testimonio de Bolton

¿Por qué le acusan de obstrucción a la justicia?

La acusación considera que Trump sentó las bases para un "peligroso precedente": que cualquier presidente se sienta por encima de la ley. Trump instauró una política de no cooperación con la investigación abierta en la Cámara de Representantes impedir el testimonio de sus funcionarios y la entrega de documentos clasificados. Los demócratas argumentan que Andrew Johnson y Bill Clinton, los otros presidentes que se enfrentaron a un impeachment, sí colaboraron con la investigación.

Pero la defensa se escuda en que el presidente ya hizo pública la única prueba real de su inocencia: la transcripción de buena parte de la conversación telefónica

La acusación, en dos frases

  • "La negligencia de Trump no se puede evaluar en las urnas, porque no podemos garantizar que vaya a ganarse de forma justa". Adam Schiff, fiscal jefe demócrata.
  • "Trump quiere ser poderoso. No necesita respetar al Congreso. Solo vale su voluntad. Es un dictador". Jerry Nadler, líder de la Comisión Judicial demócrata que ejerce como fiscal.

La defensa, en dos frases

  • "Quienes vivimos el impeachment de Clinton entendemos que una destitución presidencial equivale a una guerra interna, pero afortunadamente protegida por nuestra amada Primera Enmienda, una guerra de palabras y de ideas". Kenneth Starr, veterano abogado que participó en el juicio a Bill Clinton.
  • "Los ucranianos no supieron que se había congelado la ayuda militar hasta que Politico lo publicó el 28 de agosto. No puede haber un quid pro quo sin el quo". Mike Purpura, consejero del presidente.

Noticias

anterior siguiente