Enlaces accesibilidad

Irak denuncia la entrada de tropas de EEUU y el vuelo de drones sin su permiso

  • El primer ministro Adel Abdelmahdi pide a Washington que retire las tropas y respete su "soberanía"
  • "Somos una fuerza para el bien en Oriente Medio", ha respondido EE.UU., escudándose en la lucha contra el Estado Islámico

Por
El primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, en un discurso durante el funeral del General Ali Al-Lami, jefe de la Cuarta División de la Policía Federal y que fue  asesinado en Bagdad el 23 de octubre de 2019  
El primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi REUTERS REUTERS/Khalid al-Mousily

El primer ministro de Irak, Adel Abdelmahdi, ha denunciado durante una conversación telefónica con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, la entrada de tropas estadounidenses en su territorio y el vuelo de drones sin el permiso de Bagdad.

En la llamada, según han informado en un comunicado, el dirigente iraquí ha recordado que estas entradas son “contrarias a los acuerdos firmados" y ha pedido a Washington que envíe a representantes para organizar la retirada de las tropas. Con ello, ha reclamado aplicar "la decisión del Parlamento [irakí] sobre la retirada de las fuerzas" extranjeras en el país, que, no obstante, dice está interesado en mantener buenas relaciones con sus "amigos" de la comunidad internacional.

El Legislativo iraquí aprobó el 5 de enero una moción en la que solicita al Ejecutivo que acabe con la presencia de cualquier fuerza extranjera en Irak y anula la petición de ayuda a la coalición internacional, liderada por EE.UU., para luchar contra el autodenominado Estado Islámico (EI).

Estados Unidos tiene entre 5.000 y 6.000 militares desplegados en Irak, según distintas estimaciones. 

Abdelmahdi ha insistido en que la prioridad ahora es luchar contra el EI, reconstruir Irak, lograr crecimiento económico y mantener su "soberanía, independencia y unidad nacional", por lo que rechaza "todas" las operaciones que violan las mismas, incluido el ataque iraní de hace dos días contra dos bases de EE.UU.

Irán ha cumplido su amenaza de vengarse por el asesinato, a manos de Estados Unidos, del general Qasem Soleimani. Más de una veintena de misiles iraníes han impactado durante la madrugada de este miércoles contra dos bases militares en Irak en las que están destacados soldados estadounidenses.

EEUU rechaza la salida de Irak: "Somos una fuerza para el bien en Oriente Medio"

Por su parte, desde el gabinete del secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo han reiterado este viernes, un día después de la charla con el primer ministro iraquí, que no se contempla la "retirada" de las tropas

"Estados Unidos es una fuerza para el bien en Oriente Medio", ha remarcado en un comunicado la portavoz de la diplomacia americana Morgan Ortagus, en respuesta a las críticas de Bagdad.

"En este momento, cualquier delegación enviada a Irak se dedicaría a discutir la mejor manera de comprometerse de nuevo con nuestra estratégica alianza, no a discutir la retirada de tropas, sino nuestra correcta y apropiada posición en Oriente Medio", ha dicho, justificando su permanencia en la región con el objetivo de "continuar la lucha contra el EI" y proteger a los "americanos, iraquíes y demás socios de la coalición". 

Por ello, la portavoz de la diplomacia de Estados Unidos ha anunciado que se reunirán en Washington con una delegación de la OTAN para discutir el "creciente papel" de la Alianza Atlántica en Irak, como ya había pedido el presidente de los Estados Unidos Donald Trump este miércoles. 

En cualquier caso, "tiene que haber una conversación entre los gobiernos estadounidense e iraquí, no sólo sobre seguridad, también sobre nuestra colaboración financiera, económica y diplomática. Queremos ser amigos y socios de un Irak soberano, próspero y estable", ha asegurado Ortagus en nombre del Departamento de Estado.  

El intercambio de mensajes valorando la presencia de tropas estadounidenses en Irak ha tenido lugar en medio de una grave escalada de tensión en Oriente Medio desencadenada tras el ataque de EE.UU., en Bagdad que hace una semana acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), el general Qasem Soleimaní, y del líder iraquí de las milicias chiíes Multitud Popular, Abu Mahdi al-Muhandis.

Noticias

anterior siguiente