Enlaces accesibilidad

La DGT propone quitar de 4 a 6 puntos del carné por usar el móvil frente a los 3 actuales

  • El director general de la DGT, Pere Navarro, explica los cambios que quiere hacer en el Congreso
  • También propone que no usar el cinturón de seguridad se multe con 4 puntos, uno más que ahora

Por
Actualmente el uso del teléfono móvil mientras se conduce cuesta 2 puntos del carné
Actualmente el uso del teléfono móvil mientras se conduce cuesta 2 puntos del carné THINKSTOCK

El director general de la DGT, Pere Navarro, ha propuesto este jueves una reforma del carné por puntos para que usar el móvil al volante cueste 4 o 6 frente a los 3 actuales, y no llevar cinturón sea penado con 4 puntos, uno más que ahora, durante su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, donde ha instado a los grupos políticos a consensuar algunas medidas como estas para rebajar la siniestralidad.

El crédito inicial que tiene un conductor cuando se saca el carné es de 12 puntos y actualmente las infracciones más graves que hacen perder hasta la mitad son, entre otras, conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida o bajo los efectos de las drogas, no cumplir con la obligación de someterse a las pruebas para detectar estas sustancias o conducir en direccción contraria o de forma temeraria, según recoge la ley sobre Tráfico [ ver Anexo II .pdf]

Navarro también ha pedido consenso para limitar a 90 kilómetros por hora la velocidad máxima en todas las carreteras secundarias o convencionales [actualmente, ese límite es de 100 km/h en las que tiene 1,5 metros de arcén]. El máximo responsable de Tráfico también ha sugerido aumentar el número de radares para el control de la velocidad.

"Lo siento, pero es el único medio que tenemos", ha dicho Navarro antes de comparar los 7.200 aparatos de este tipo que tiene el Reino Unido y los 4.000 de Francia con los 1.000 de España.

También ha puesto encima de la mesa la posibilidad de que sean obligatorias algunas clases presenciales sobre seguridad vial para obtener el carné de conducir y que los profesores de autoescuela se formen de forma regulada en la Formación Profesional (FP). Por otro lado, ha avanzado que en octubre se incorporarán 250 nuevos agentes a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y en 2019 lo harán otros 400.

Navarro ha dejado en manos de la Comisión de Seguridad Vial de la Cámara la toma de estas decisiones, pero en su comparecencia ha querido exponer las líneas generales de las medidas que su organismo considera necesarias para mejorar la accidentalidad.

Ha recordado que España tiene una media de 39 fallecidos en accidente de tráfico por un millón de habitantes, por debajo de los 49 de la media europea, y solo están por delante de nuestro país Suecia, Reino Unido, Países Bajos y Dinamarca.

El 77% de los fallecidos mueren en las carreteras convencionales

No obstante, ha señalado que España se colocaría en mejor posición si se hiciera una "corrección" para tener en cuenta dos factores singulares: los 85 millones de turistas, que en muchos casos alquilan coche o viajan con los propios y los 5,2 millones de motos que circulan por nuestras carreteras.

Tras apostar por el debate en materia de seguridad vial porque hablar de ellos reduce las muertes, Navarro ha abogado por la puesta en marcha de medidas concretas, que deben plasmarse en la ley, y por la movilización de la sociedad civil.

Unas medidas que deben tener en cuenta los datos de la siniestralidad vial en 2017 y que marcan dónde deben concentrarse los esfuerzos. El año pasado murieron 1.200 personas en accidentes de tráfico.

Así, ha recordado que el 77% de los fallecidos en accidente mueren en las carreteras convencionales, sobre todo por salidas de vía y choques frontales (en ambos casos la velocidad excesiva está presente), y que el 46% de los muertos pertenece a colectivos vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas). Y es ahí donde se quiere incidir, así como en las distracciones (el móvil sobre todo), ha especificado Navarro

Noticias

anterior siguiente