Enlaces accesibilidad
Independencia de Cataluña

Forcadell y los miembros de la Mesa acatan el 155, dan valor "simbólico" a la DUI y se desmarcan de la vía unilateral

Por
Forcadell acata el 155 y asegura que la declaración de independencia fue "simbólica"

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa que han declarado este jueves como imputados ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena han acatado la aplicación del artículo 155 en Cataluña, han defendido que la declaración unilateral de independencia (DUI) aprobada el 27 de octubre fue "declarativa" y "simbólica" -sin ningún valor jurídico- y han acabado desmarcándose de la vía unilateral en un cambio de estrategia de defensa respecto a la que han mantenido en el pasado.

El alto tribunal investiga a seis miembros de la Mesa del Parlament -Carme Forcadell, Lluis Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet,  de Junts pel Sí, y a Joan Josep Nuet, de Catalunya Sí que es Pot-, por presunta sedición, rebelión y malversación por facilitar la votación de la declaración de independencia.

Tras declarar durante más de siete horas, el juez ha decretado prisión eludible con fianza de 150.000 euros para Forcadell por su "actuación principal" y el "liderazgo" que ha ostentado en la hoja de ruta del secesionismo y libertad bajo fianza de 25.000 euros para Corominas, Guinó, Simó y Barrufet, con comparecencias semanales, obligación de entregar el pasaporte y prohibición de salir de España. Para Nuet, ha acordado la puesta en libertad sin medidas cautelares.

El Supremo fija medidas cautelares contra Forcadell y cuatro miembros de la Mesa

El Supremo fija medidas cautelares contra Forcadell y cuatro miembros de la Mesa RTVE

La Fiscalía había pedido para Forcadell, Corominas, Guinó y Simó prisión sin fianza por ver riesgo de reiteración delictiva; para Barrufet prisión eludible bajo fianza de 50.000 euros al desmarcarse de la vía unilateral desde el principio; y libertad con comparecencias para Nuet, que ha acreditado que se abstuvo en la tramitación de la ley de transitoriedad y que votó en contra de la resolución de independencia.

Tras conocer la petición de la Fiscalía, los cuatro primeros han hecho uso de su último turno de palabra para desmarcarse de la vía unilateral para conseguir la independencia de Cataluña.

Era la segunda vez que todos los miembros de la Mesa acudían al Tribunal Supremo a declarar ante el juez Llarena, que les concedió una semana para preparar su defensa, tal y como habían pedido. Además, les impuso vigilancia policial como medida cautelar, en contraste con la decisión de la juez de la Audiencia, Carmen Lamela, que interrogó ese mismo día a los exmiembros del Govern y los envió a prisión.

Una independencia de "carácter simbólico"

Durante su declaración, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha cambiado de estrategia al reconocer el "carácter simbólico" de la DUI y la aplicación del artículo 155 de la Constitución con respecto a otras comparecencias anteriores en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), donde se negó a responder a juez y a fiscal y solo lo hizo a su abogado.

Esta postura ha sido también la defendida por el resto de miembros de la Mesa que han declarado este jueves, según han confirmado fuentes presentes en las declaraciones a Cristina Blach, periodista de TVE.

Es una estrategia distinta a la seguida por la mayoría de exmiembros del Govern que se negaron a responder a las preguntas del Ministerio Público durante el interrogatorio ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, quien hace una semana acordó prisión preventiva sin fianza para todos menos para el exconseller de Empresa Santi Vila. Precisamente este último, que fue el único al que se le impuso una fianza y fue excarcelado tras depositarla, sí había respondido al fiscal.

Forcadell defiende que permitió la votación para permitir el debate

Forcadell ha defendido que permitió la votación de la DUI en el Parlament para permitir el debate. Según fuentes jurídicas citadas por Efe, Forcadell ha añadido que "siempre ha permitido el debate sin perjudicar el resultado ni controlar el contenido, con el fin de preservar el derecho a la actividad parlamentaria y el debate libre".

También ha afirmado que "evitar un debate parlamentario habría sido un incumplimiento de la legalidad aplicable a la Mesa del Parlament, de la legalidad internacional y de los principios del Estado democrático".

Forcadell, aseguran, ha defendido que "ha cumplido con sus funciones como presidenta defendiendo la soberanía del Parlament y los derechos fundamentales como la libertad de expresión y el derecho de iniciativa de los diputados".

Ha explicado asimismo que como presidenta no puede hacer un control "de fondo" de las iniciativas parlamentarias y que no puede impedir votaciones.

Finalmente, ha indicado, según las fuentes, que "ha defendido el pacifismo en todas las movilizaciones y proyectos políticos" porque esta vía "es la única posible para hacer realidad los proyectos políticos".

Otras fuentes, del entorno de Forcadell, han informado de que la presidenta ha defendido ante el juez que el Tribunal Constitucional "no puede actuar de forma previa como filtro o censura, sino que en todo caso lo hace a posteriori".

Finalmente, ha indicado, según las fuentes jurídicas, que "ha defendido el pacifismo en todas las movilizaciones y proyectos políticos" porque esta vía "es la única posible para hacer realidad los proyectos políticos".

Barrufet rechaza la vía unilateral y reconoce que el 1-O no tiene validez

La diputada del PDeCAT Ramona Barrufet, que era secretaria primera de la Mesa cuando se tramitó la declaración unilateral de independencia, ha declarado ante el juez del Supremo Pablo Llarena que el referéndum del 1-O no tuvo validez y ha rechazado la vía unilateral, han informado a Efe fuentes jurídicas.

Barrufet, según esas fuentes, ha afirmado que el referéndum -que fue suspendido y posteriormente anulado por el Constitucional- no contaba con garantías.

La diputada se ha desmarcado de la vía unilateral para alcanzar la independencia y ha manifestado que el proceso solo puede abordarse desde el pacto político. Asimismo, la parlamentaria ha acatado plenamente la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

La presidenta del Parlament y los cinco miembros de la Mesa están siendo investigados a raíz de una querella de la Fiscalía que les acusa de acordar admitir a trámite las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica (en el pleno del 6-7 de septiembre) y la resolución de independencia que se aprobó el pasado viernes 27 de octubre

La Fiscalía acusa a los seis investigados de persistir "en su conducta de radical oposición a la Constitución" y de desoír las advertencias de los servicios jurídicos de la Cámara para admitir a trámite las leyes "siendo plenamente conscientes de su palmaria y evidente inconstitucionalidad". Y cree que el "fin último de todos sus actos" era la declaración secesionista.

Arropados por diputados y senadores independentistas

La llegada de los miembros de la Mesa Parlament al Tribunal Supremo se ha producido ante alrededor de un centenar de periodistas y un grupo de diputados y senadores, dirigentes y militantes de base de ERC, la CUP y el PDeCAT que se han acercado acercado para apoyarles.

La número dos del PDeCAT, Marta Pascal, y los diputados nacionales Jordi Xuclá, Carles Campuzano (portavoz en el Congreso), Ferran Bel (alcalde de Tortosa) y Lourdes Ciuró, encabezan la representación de este partido, junto a su portavoz en el Senado, Josep Lluis Cleries.

También entre los congregados se encuentra el portavoz de En Comù Podem y recién designado candidato a la Presidencia de la Generalitat, Xavier Doménech, así como el dimitido secretario general de Podem Albano Dante Fachin. Otros políticos concentrados ante el Supremo son la senadora Esther Capella, de ERC; el senador de Bildu Jon Iñarritu, o la diputada autonómica de la CUP Mireia Boya.

Consignas de apoyo a Forcadell y banderas de España para recibir a la presidenta del Parlament en el Supremo

Además de diputados y senadores apoyándoles, también había un grupo de personas con banderas españolas coreando "fascistas a prisión", "Puigdemont a prisión" y "no nos engañan, Cataluña es España".

Esas personas han sido posteriormente desalojada por la Policía, en tanto que otro grupo apoyaba a los investigados con ánimos y gritos de "no estáis solos" y un tercero -con una bandera republicana- expresaba el apoyo de Madrid al "pueblo catalán".

El Supremo reclama al TSJ de Cataluña la causa contra la Mesa

El juez del Supremo Pablo Llarena ha reclamado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), como pedía la Fiscalía, que le remita la causa en la que investiga a los miembros de la Mesa del Parlament, medida que podría ser un primer paso en la agrupación de los procedimientos abiertos por del proceso soberanista.

Fuentes jurídicas han informado a Efe de que Llarena ya ha solicitado la causa 1/2016 al TSJC, tribunal que ahora tendrá que remitir al Supremo las diligencias que sigue por delitos de desobediencia y prevaricación.

El TSJC investiga desde el pasado año a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a los miembros de la Mesa de Junts pel Si y Catalunya Si Que es Pot a raíz de tres querellas de la Fiscalía por permitir que el Parlament debatiera y votara la hoja de ruta independentista y las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica.

La decisión de Llarena es un primer paso para una posible integración de los procedimientos judiciales abiertos por el proceso soberanista y que actualmente se dirimen en cuatro instancias judiciales distintas: el Supremo, la Audiencia Nacional, el TSJC y un juzgado de Barcelona.

En la actualidad, el juzgado número 13 de Barcelona investiga los preparativos y la celebración del referéndum del 1-0, el Supremo a los miembros de la Mesa, la Audiencia Nacional a los exmiembros del Govern y a los presidentes de la ANC y Omnium y el TSJC tiene abiertas dos causas contra la Mesa del Parlament y el Govern.

Noticias

anterior siguiente