Enlaces accesibilidad
Caso Palau

Jordi Montull: Las comisiones subieron del 3% al 4% porque Convergència "quería más dinero"

  • Ha asegurado además adherirse a todas las revelaciones de su hija Gemma
  • Tanto ella como el expresidente del Palau Fèlix Millet señalaron a CDC
  • Osàcar dice que los convenios eran legales, para fomentar la cultura catalana

Por
El exdirector administrativo del Palau de la Música ratifica la financiación irregular de Convergència

Jordi Montull, que fue mano derecha de Fèlix Millet al frente del Palau de la Música, ha iniciado este jueves su declaración en el juicio por el expolio de dicha institución reconociendo que las comisiones que CDC cobraba de la constructora Ferrovial eran inicialmente del 3%, pero se elevaron al 4% porque el partido "quería más dinero".

El que fuera exdirector administrativo del Palau ha asegurado, además, adherirse a "todas" las revelaciones que manifestó este miércoles en su declaración su hija Gemma, que aseguró que Convergència Democrática de Catalunya (CDC) se había financiado ilegalmente a través de la entidad cultural.

Después de las declaraciones de Millet y Gemma Montull este miércoles, el exdirector administrativo ha sido el primero en declarar en esta segunda sesión ante la sala de la Audiencia de Barcelona. Tras él ha comparecido el extesorero de CDC Daniel Osàcar, que afronta siete años y medio de cárcel por su papel en el desvío de fondos al partido.

Osàcar ha negado que el partido recibiera comisiones a través del Palau y ha defendido que los convenios anuales que el dicha institución firmó con la fundación Trias Fargas (actual CatDem) afín a CDC -que en virtud de ellos cobró 600.000 euros- eran legales y su objetivo era influir en los ayuntamientos gobernados por Convergència para fomentar la cultura catalana y, por ejemplo, que en las fiestas mayores "no pusieran solo música andaluza".

"Lo afirmo con toda rotundidad, es falso, no es cierto", ha sostenido Osàcar en su declaración ante el tribunal, en respuesta a las acusaciones de Millet y padre e hija Montull.

En la sesión de ayer, Gemma Montull aseguró que, por lo que ella había sabido a través de su padre, la constructora Ferrovial pagaba comisiones ilegales a través del Palau de la Música a CDC a cambio de la adjudicación de obras públicas, unos pagos que -precisó- se entregaban al extesorero Daniel Osàcar. En su comparecencia, también Millet había apuntado esos mismos hechos.

Jordi Montull había propuesto al fiscal un acuerdo para rebajar la pena de su hija a cambio de la delación del partido catalán.

Desconocimiento sobre CDC

Según ha relatado el acusado, en un principio era Millet el que mantenía contacto con el extesorero de CDC Carles Torrent, fallecido en 2005, cuyo cargo desconocía. Cuando Daniel Osàcar sucedió a Torrent, Montull fue el encargado de hacer llegar las comisiones en metálico. 

Montull sí ha admitido que tras la muerte de Torrent asistió junto al exresponsable del Palau a una reunión en un hotel de Barcelona con el exconseller de Justicia y diputado de JxS Germà Gordó y el exdiputado convergente Jaume Camps, inicialmente imputado en el caso pero que quedó exculpado por prescripción. En dicha reunión, "no se habló de dinero", sino de política y de fútbol, según Montull.

El acusado ha añadido, como hiciera su hija, que CDC les hacía llegar facturas falsas para justificar pagos de comisiones ilícitas de la constructora Ferrovial, cuando así se lo pidió Millet para defenderse de dos investigaciones que les había abierto la Agencia Tributaria por los numerosos reintegros en efectivo.

Asimismo, Montull se ha desvinculado de los convenios de colaboración que la fundación Trias Fargas, afín a CDC, firmó con el Palau de la Música para vehicular el pago de comisiones, aduciendo que esos acuerdos "los hizo el señor Millet", aunque posteriormente fue consciente de cuál era su fin. Montull ha reconocido además un documento de cuentas de 2008 en el que se detalla el circuito para el pago de comisiones a CDC, a Millet y a él mismo.

Diferencias con la declaración de Millet

A diferencia de lo manifestado por Millet y su hija Gemma, Montull ha explicado que una parte del porcentaje de las mordidas que ellos se quedaban también lo destinaban a pagar grandes actuaciones del Palau, de ahí que las iniciales de la columna G.P.O. -que su hija señaló ayer incluía la sumas que se quedaban los exresponsables del Palau- significaran, según su versión, "grandes promociones orquestales".

Por otra parte, Montull ha contradicho a Millet, que afirmó que sus donaciones a Esteve Escuer, líder de CDC en L'Ametlla del Vallès (Barcelona) para una campaña electoral de las municipales, eran de su bolsillo, asegurando que ese dinero también procedía del Palau de la Música.

En la línea de defensa de su hija Gemma, Jordi Montull ha defendido que esta no tenía "ninguna capacitación" para actuar mientras era directora financiera del Palau, dado que "el único que mandaba era Millet", y ha insistido en que ella no se quedó ni un solo euro del expolio.

Montull, como ya hiciera en su carta de confesión entregada al juzgado en 2009, ha reconocido que desvió fondos del Palau de la Música para gastos particulares, incluidas obras en su casa y también en las de la vivienda de su hija Gemma, aunque esta, según su versión, no era consciente de quién pagaba esas facturas.

Osàcar niega la mayor

El extesorero de CDC ha recalcado que el partido devolvió las cantidades recibidas tras estallar el escándalo del Palau y tener conocimiento de que Millet había firmado a espaldas de la Junta los convenios con la Trias Fargas, de cuya dirección se ha desvinculado. Unos acuerdos que después desarrollaban mediante "actuaciones locales" para el fomento de la música y la danza catalana, como corales y sardanas.

Como ya hicieran Millet y Montull, Osàcar ha dicho que solo respondería a la Fiscalía y a su defensa. En su declaración ha negado rotundamente que la constructora Ferrovial fuera "donante" de CDC y que recibiera pagos en metálico de esa empresa, y ha opinado que los exresponsables del Palau han vertido acusaciones sobre el partido con el fin de "justificar un beneficio de ciertas personas".

"Nunca me he reunido con nadie ni nadie puede decir que se ha reunido conmigo", ha proseguido Osàcar, tras precisar que solo acudía al Palau de la Música para firmar los convenios de colaboración y pasar a recogerlos cuando Jordi Montull le avisaba de que ya estaban redactados y firmados por Fèlix Millet.

Osàcar ha asegurado no tener conocimiento de las obras adjudicadas, alegando que durante los cinco años en los que él fue tesorero (2005-2010), CDC estaba en la oposición en el Parlament, en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Diputación de Barcelona.

Noticias

anterior siguiente