Enlaces accesibilidad
Elecciones Francia 2017

Fillon consigue el respaldo unánime de su partido a su candidatura tras el paso a un lado de Juppé

Por
Fillon se hace fuerte en su partido y seguirá siendo candidato a la presidencia de Francia

Ante la ausencia de una alternativa viable, François Fillon se hace fuerte en su partido: el comité político de Los Republicanos ha respaldado este lunes por unanimidad su candidatura a la presidencia de Francia después de que el único sustituto posible, el ex primer ministro Alain Juppé, se excluyera horas antes del cónclave con el que la formación de centro-derecha pretendía enderezar el rumbo de la campaña ante el hundimiento de su aspirante, a punto de ser imputado por la justicia francesa por el caso de los empleo ficticios de su familia.

El comité político ha renovado por unanimidad su apoyo a François Fillon después de una larga discusión

"El comité político ha renovado por unanimidad su apoyo a François Fillon después de una larga discusión", ha anunciado tras la reunión el presidente del Senado, Gérard Larcher, que ha remarcado que "Los Republicanos están así unidos y con determinación" en torno a su candidato, elegido en noviembre del año pasado tras batir en primarias, precisamente, a Alain Juppé.

El secretario general del partido, Bernard Accoyer, ha confirmado el acuerdo y ha asegurado que en el comité "se dio un nuevo impulso" a la candidatura de Fillon, garantizando que Los Republicanos están listos para batirse en la campaña por su candidato.

Sin embargo, a menos de dos meses para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, todas las encuestas colocan a Fillon por detrás de la ultraderechista Marine le Pen y del socioliberal Emmanuel Macron, lo que le dejaría fuera de la segunda vuelta. Sus perspectivas electorales, además, siguen lastradas por su más que probable imputación en el Penelopegate -está citado por la justicia el próximo 15 de marzo- y por el abandono de numerosos miembros de su equipo y del partido, que le han retirado su apoyo por sus problemas judiciales.

Alain Juppé se excluye como posible sustituto de Fillon en Francia

Sin candidato alternativo

La clave, como bien ha explicado el propio Fillon cuando entraba en el comité político, es la ausencia de un candidato alternativo después de que Juppé declinara sustituirle: "Esta mañana, Alain Juppé ha descartado definitivamente ser candidato a la elección presidencial, lo que confirma que no había un 'plan b'", declaraba el aspirante conservador.

Hemos perdido tiempo en discusiones vanas, dejando vía libre a la extrema derecha y a los candidatos de la izquierda

Fillon se ha permitido, además, un reproche para sus compañeros de partido: "Hemos perdido tiempo en discusiones vanas, dejando vía libre a la extrema derecha y a los candidatos de la izquierda que se frotan las manos contemplando nuestra división. Es hora de que hagamos campaña y de que reconstruyamos una alternativa creíble", subrayaba.

Y, para reforzar su posición, ha recordado los miles de personas que este domingo se congregaron en la plaza del Trocadéro de París, frente a la torre Eiffel, para reivindicar su liderazgo, una concentración que ha calificado de "tremendo éxito" tanto por su "amplitud como por su dignidad". "Creo que esta manifestación confirma la legitimidad que obtuve en las primarias de la derecha y del centro", ha apostillado.

Fillon ha restado importancia al abandono de decenas de altos cargos del partido y a las dimisiones en su equipo de campaña, para señalar que quienes le dieron la espalda deben "rectificar" y entrar "en razón" para no decepcionar a los electores. A su juicio, los votantes "no perdonarán a los que mantienen el veneno de la división", ha finalizado.

François Fillon ha tenido el baño de multitudes que deseaba

Malestar en el seno de Los Republicanos

Pese a todo, la decisión de Los Republicanos no esconde el malestar que dejaban traslucir este mismo lunes varios de los pesos pesados del partido. Empezando por el propio Juppé, que ha acusado a Fillon de provocar un "desastre" y de conducir al centro-derecha a un "callejón sin salida", por lo que, al mismo tiempo que se descartaba, insinuaba la posibilidad de un cambio de candidato: "Es tarde para mí, pero no para Francia", dejaba caer.

También el expresidente Nicolas Sarkozy reclamaba una salida "digna y creíble" para Los Republicanos y exigía "preservar la unidad" ante la "grave situación" de la candidatura conservadora. "Nuestra desunión le hará la cama a la extrema derecha", advertía Sarkozy en un comunicado.

Varias personas del entorno de Sarkozy han llegado a pedir a Fillon que fuera él mismo el que designara un sustituto como aspirante al Elíseo, según las agencias AFP y Reuters. Incluso ha circulado el nombre del exministro François Baroin, que este domingo aparecía detrás de Fillon en la concentración de París, como uno de los posibles sucesores.

Sin embargo, Los Republicanos han preferido no cambiar de caballo en mitad del río y Fillon, que hasta el estallido del escándalo de los empleos ficticios era el favorito para llegar a la presidencia, se enfrenta ahora al reto de convencer a los franceses y revertir los pronósticos que le abocan a una derrota en la primera vuelta.

Noticias

anterior siguiente