Enlaces accesibilidad
'Penelopegate'

Fillon rechaza las acusaciones contra su familia mientras la investigación se amplía a sus hijos

  • El candidato de la derecha francesa insiste en la idea de un complot contra él
  • "No se busca justicia, se busca quebrarme", ha denunciado en un mitin
  • La fiscalía amplía la investigación sobre empleos ficticios a dos de sus hijos

Por
La fiscalía francesa amplía la investigación del caso Fillon a dos de sus hijos

El candidato de la derecha francesa a las presidenciales, François Fillon, ha vuelto a rechazar este jueves las sospechas de fraude por empleos ficticios que pesan sobre él y su mujer, que la fiscalía ha ampliado ahora a dos de sus hijos, al señalar que pretenden "quebrar a la derecha, robarle su voto", por lo que ha reclamado a sus seguidores que le "ayuden a resistir".

No se busca justicia, se busca quebrarme. Y más que a mi propia persona, quebrar a la derecha, robarle su voto

"No se busca justicia, se busca quebrarme. Y más que a mi propia persona, quebrar a la derecha, robarle su voto", ha proclamado ante miles de simpatizantes en un mitin celebrado en Charleville-Mézières, una localidad del noreste del país, donde ha cerrado toda una jornada de actos en los que no ha admitido preguntas sobre el caso.

"Esos ataques no surgen de la nada: han sido cuidadosamente preparados, cocinados a fuego lento en la trastienda de oficinas que algún día acabaremos por descubrir", ha añadido, insistiendo en la idea de un complot.

"Amigos míos, os pido que me ayudéis a resistir", ha solicitado a sus seguidores, si bien ha dicho "comprender que estas acusaciones os turben a alguno de vosotros, por su martilleo".

El candidato de la derecha francesa, contra las cuerdas por el escándalo de los trabajos ficticios de su mujer

La investigación se amplía a sus hijos

La Fiscalía Nacional Financiera investiga desde la semana pasada a Penelope Fillon para saber si de verdad ejerció el empleo de asistente parlamentaria de su marido y de otro diputado por el que cobró 831.440 euros brutos durante 15 años hasta 2012, tal como desveló el semanario satírico Le Canard Enchaîné.

Este jueves, la investigación se ha ampliado a sus hijos Marie y Charles, también sospechosos de haber sido contratados de forma ficticia a partir de septiembre de 2005, cuando Fillon era senador.

La Fiscalía pretende establecer si ambos, que todavía no se habían colegiado como abogados en la época, hicieron de verdad un trabajo por el que se embolsaron unos 3.800 euros brutos mensuales en el caso de Marie y unos 4.800 en el de Charles, hasta un total de 84.000 euros brutos.

Aunque no es ilegal contratar a parientes en puestos de asistencia parlamentaria, la Justicia francesa quiere averiguar si la mujer y los hijos de Fillon cumplieron con una misión pagada con fondos públicos. Este jueves, las pesquisas continuaban en la Asamblea Nacional y los investigadores han interrogado a la secretaria particular del candidato a la presidencia.

El nuevo líder de la derecha francesa, Los Republicanos, tiende al liberalismo radical en la economía. En su discurso demuestra que busca restaurar la autoridad del Estado y volver a los valores morales tradicionales.

El candidato se defiende

Fillon, en cualquier caso, ha señalado que solo renunciará a su candidatura si es imputado. Este jueves, jaleado por el público entre gritos de "Fillon, presidente", ha pronunciado una extensa alocución en la que no solo se ha defendido de las sospechas de fraude, sino que también ha atacado a sus rivales y ha esbozado su programa, liberal en lo económico y severo con la inmigración.

"Siento un enfado frío ante toda esta agitación que tiene el objetivo la aniquilación y que quiere prescindir de todas las reglas", ha indicado Fillon, recordando que millones de franceses le legitimaron en las primarias de la derecha francesa en noviembre de 2016 y señalando que "las mentiras repetidas cien veces nunca llegan a una media verdad".

deseo que la Justicia acabe con este asunto rápidamente

"He respondido a los investigadores y les he brindado todas las informaciones necesarias para llegar a la verdad. Confío en su trabajo y deseo que la Justicia acabe con este asunto rápidamente", ha destacado Fillon, quien ha dicho verse como víctima de "un golpe de Estado institucional" instigado por el Partido Socialista.

"Junto a mí he tenido a Penelope, pero también a otras personas con 40, 30, 20 años de servicio y que nunca han contado las horas", ha recalcado. "Esto no tiene nada de ilegal y asumo la elección de haberme apoyado en ella, en mis próximos, que saben mejor que nadie los sacrificios y devoción que han labrado mi camino político".

Crecen las acusaciones contra François Fillon, el candidato presidencial de la derecha francesa

La presión aumenta

Sin embargo, pese a sus esfuerzos por frenar las sospechas, la presión sobre el que fuera primer ministro entre 2007 y 2012 sigue creciendo, después de que los medios franceses recuperaran este jueves una entrevista de Penelope Fillon concedida en 2007 al diario británico Sunday Telegraph en la que aseguraba que nunca había sido asistente de su marido.

El abogado de la esposa ha salido al paso de estas nuevas sospechas y ha asegurado que se han sacado de contexto las palabras de su clienta, garantizando que ella ha aportado a los agentes todos los elementos que demuestran su inocencia.

El escándalo, bautizado por los medios como el Penelopegateestá impulsando las candidaturas del socioliberal Emmanuel Macron y de la ultraderechista Marine Le Pen, favoritos para las elecciones presidenciales de abril y mayo (primera y segunda vuelta), según las últimas encuestas.

La imagen del candidato de la derecha está cada vez más desgastada, de acuerdo con los sondeos: uno de los publicados este jueves apunta a que siete de cada diez franceses consideran que Fillon debería renunciar a la lucha por el Elíseo.

Noticias

anterior siguiente