Enlaces accesibilidad

La policía húngara intenta trasladar a la fuerza a cientos de refugiados a centros de acogida

  • Quieren continuar su camino hasta Austria o Alemania
  • El caos continúa en la estación de Budapest, que ha reabierto sus puertas
  • La circulación de trenes internacionacionales se mantiene suspendida
  • Orban responsabiliza a Alemania de crear un efecto llamada

Por
La policía húngara intenta trasladar a la fuerza a cientos de refugiados a centros de acogida

Decenas de refugiados se han enfrentado este jueves a la policía húngara cuando han tratado de trasladarles a la fuerza a un centro de acogida tras haber detenido el tren en el que viajaban en Biscke, a 40 kilómetros de Budapest. Padres de familia huyendo de agentes antidisturbios y  mujeres con bebés en brazos tiradas en las vías del tren son las escenas de desesperación que demuestran el fracaso del sistema europeo de asilo.

Muchos de los refugiados se resisten y protestan con gritos de "¡campo no, campo no!", porque quieren seguir su viaje y llegar hasta Austria o Alemania, el destino de la mayoría de estas familias, en lugar de ser internados.

Miles de refugiados intentan alcanzar en tren Austria desde Hungría

Miles de refugiados intentan alcanzar en tren Austria desde Hungría

anterior siguiente
10 Fotos 1 / 10 ver a toda pantalla
  • A medic speaks to a migrant holding his daughter at the railway station in the town of Bicske

    Una médico habla con un migrante y su hija en la estación de la localidad húngara de Bickse

    Una médico habla con un migrante y su hija en la estación de la localidad húngara de Bickse donde acaba de llegar un tren repleto de refugiados desde Budapest. Los migrantes intentan evitar ser registrados por la policía húngara 

    REUTERS
  • "Necesito ir a Alemania para vivir", se lee en carteles sostenidos por jóvenes migrantes en un tren en la estación de Bickse en Hungría

    "Necesito ir a Alemania para vivir", se lee en carteles sostenidos por jóvenes migrantes en un tren en la estación de Bickse en Hungría

    "Necesito ir a Alemania para vivir", se lee en carteles sostenidos por jóvenes migrantes en un tren en la estación de Bickse en Hungría

    AFP

El gobierno húngaro ha reabierto esta mañana la estación de tren de Keleti, en la capital, cerrada durante los últimos días tras la ola de refugiados que intentaban llegar al norte de Europa. Hasta 2.000 refugiados han acampado en los últimos días en las inmediaciones de la estación, convertida en un campamento improvisado.

La reapertura ha provocado momentos de caos y confusión entre los migrantes, que se han apresurado a subir a alguno de los trenes para abandonar Budapest con la esperanza de poder cruzar la frontera a pie hasta Austria.

"Lo importante es salir de Budapest. Iré luego a pie o como sea a Austria", ha declarado a Efe Gaser, uno de los jóvenes que ha logrado subirse a este tren.

Abre la estación de tren de Budapest pero los refugiados no pueden viajar a Alemania

Suspendida la circulación de trenes internacionales

La compañía ferroviaria ha informado de que todos los trenes que han partido esta mañana han sido nacionales. "Las pantallas de la terminal anuncian que todos los viajes internacionales están cancelados", informa la enviada especial de TVE a Budapest, Ana Jiménez. 

Lo importante es salir de Budapest. Iré luego a pie o como sea a Austria

"Vamos a quedarnos en el andén hasta que llegue un tren para Alemania", ha asegurado Alí, un joven de 18 años de Afganistán que viaja con un hermano mayor y otra hermana menor de edad.

Refugiados intentan abordar un tren en la estación de Keleti, Budapest, después de dos días de serles prohibida la entrada. REUTERS/Laszlo Balogh

Refugiados intentan abordar un tren en la estación de Keleti, Budapest, después de dos días de serles prohibida la entrada. REUTERS/Laszlo Balogh REUTERS joh

Hungría es uno de los puntos de tránsito de los miles de refugiados, en su mayoría sirios, que cruzan Europa desde Turquía y Grecia en la que ya es la peor crisis de refugiados en el continente desde la Segunda Guerra Mundial. Este jueves en Bruselas, el primer ministro húngaro, Viktor Orbanha advertido que ningún refugiado abandonará su país sin ser registrado y ha asegurado que el problema no es europeo sino alemán.

Orban: "Quedáos en Turquía"

Este jueves, el mandatario húngaro ha defendido en Bruselas los duros controles establecidos en la frontera de su país, y ha advertido que los refugiados no deberían arriesgar a sus niños en el intento de alcanzar Europa, informa Reuters.

Preguntado sobre la imagen del niño sirio Aylan ahogado en la playa turca de Bodrum, Orban ha señalado que este no debería ser un argumento moral para abrir las puertas de Europa. "Si creáramos la impresión de que simplemente se puede venir porque estamos preparados para acoger a todos, esto sería un error moral. Lo moral y humano es expresarlo con claridad: Por favor, no vengáis", ha dicho el primer ministro húngaro en Bruselas.

"Turquía es un país seguro. Quedáos ahí", ha recomendado Orban. "Los húngaros tenemos miedo, los europeos tienen miedo, porque ven que sus líderes no pueden controlar la situación", ha añadido.

Por otra parte, desde Ankara el ministro de Trabajo alemán ha afirmado que el fracaso en la gestión de la crisis afecta a la "idea de Europa".

Noticias

anterior siguiente