Enlaces accesibilidad

Ucrania y los prorrusos firman un alto el fuego tras cinco meses de guerra en el este del país

  • La tregua, en prinicipio indefinida, se respeta en las primeras horas
  • Durante toda la mañana ha habido combates en Donetsk y Mariúpol
  • Los prorrusos dicen que no renuncian a la secesión

Por
Combates antes de la entrada en vigor del alto el fuego en el este de Ucrania

Tras más de cinco meses de guerra y 2.600 víctimas mortales, el Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos han acordado un alto el fuego en el este del país bajo la mediación de Rusia y la OSCE en el marco de un plan de paz por etapas, según han confirmado todas las partes.

La tregua entre los dos bandos enfrentados, firmada durante una reunión celebrada en Minsk, ha entrado en vigor a partir de las 18.00 hora local (17.00 hora peninsular española).

La tregua, en principio indefinida, es la parte más importante del "protocolo de 12 puntos" que se ha firmado, y que contempla también la retirada de las tropas, un intercambio de presos "todos por todos" y el acceso de ayuda humanitaria, según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

La OSCE no ha precisado más sobre ninguno de estos puntos. Pese a la firma del acuerdo, hay muchas dudas de que sea efectivo. Una tregua anterior, suscrita en junio, duró solo diez días en los que no cesaron los combates.

Según un periodista de Reuters, pocos minutos después del inicio del alto el fuego se han escuchado varias potentes explosiones en el norte de Donetsk, aunque no se ha identificado su origen. No obstante, pasadas varias horas, ninguna parte ha denunciado la violación de la tregua.

"Medida forzosa"

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, tras dar la orden de cesar las hostilidades, ha dado la bienvenida a la negociación política que hasta ahora no contemplaba con los rebeldes. "Es muy importante que este cese del fuego dure mucho tiempo y que durante la tregua continuemos el diálogo político para encontrar la paz y la estabilidad", ha dicho, citado por Efe.

Por su parte, el represente de los rebeldes de la región de Lugansk, Igor Plotnistski, ha dicho que el alto el fuego es una "medida forzosa para poner fin al derramamiento de sangre (pero) no significa de ninguna manera" la renuncia a la independencia.

Poroshenko también ha dicho que el acuerdo contempla un reforzamiento del autogobierno de las regiones de mayoría rusa y la garantía de oficialidad de su idioma, pero los rebeldes han dicho que en Minsk no se ha hablado del estatus territorial.

El anuncio del alto el fuego se ha producido en coincidencia con la cumbre de la OTAN en Gales (Reino Unido), donde las potencias occidentales han apoyado a Poroshenko y han anunciado una fuerza de acción rápida en respuesta a la crisis ucraniana.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha declarado "esperanzado, pero también escéptico" por los anteriores acuerdos incumplidos, y ha dicho que "el único motivo del alto el fuego son las sanciones" que han aplicado a Rusia. Y ha añadido que, por ahora, es más partidario de nuevas sanciones que de levantar las existentes.

Combates en varios frentes

Hasta el inicio de las consultas, los combates continuaban sobre el terreno. Ambos bandos lanzaron una amplia ofensiva para asegurarse el control de la ciudad de Mariúpol antes de que se declarara la tregua.

La misión de la OSCE en Ucrania, en su informe publicado este viernes, constataba enfrentamientos a poco más de 20 kilómetros de Mariúpol, junto a las localidades de Shirókino y Bezimiánnoe, donde numerosas viviendas sufrieron daños causados por más de medio centenar de obuses.

Combates antes de la entrada en vigor del alto el fuego en el este de Ucrania

Este el tercer frente abierto por los rebeldes tras los de Donetsk y Lugansk. Mariúpol es la segunda ciudad de la región de Donetsk, capital provisional en la que se han establecido los órganos de poder estatales y regionales leales a Kiev, y un importante enclave estratégico porque conecta Rusia con Crimea por el litoral del mar de Azov.

En Donetsk tampoco habían cesado los combates. Al menos cinco civiles han muerto y otros nueve han resultado heridos por el fuego de artillería al que está sometida la ciudad desde hace semanas y del que se acusan mutuamente los dos bandos enfrentados.

Varios edificios de viviendas y un hospital infantil han sufrido graves daños en las últimas horas, según las autoridades municipales de la ciudad. También en Donetsk, los milicianos atacaron unidades del ejercito ucraniano emplazadas desde mayo pasado en el aeropuerto internacional de la ciudad.

Noticias

anterior siguiente