Enlaces accesibilidad

Sánchez quiere desterrar el paro, la pobreza, la desigualdad y el independentismo de España

  • Reivindica al PSOE como partido de Gobierno y pide la "remontada"
  • "Todo lo bueno que ha pasado en España ha venido de gobiernos del PSOE"
  • Si PSOE gobierna derogará reformas laboral y del aborto y acuerdos con Iglesia
  • Publicará las cuentas del partido y los bienes de todos los cargos públicos
  • El Congreso Extraordinario aprueba los principales órganos del PSOE

Por
Para el líder del PSOE ha llegado la hora de trabajar y ser una alternativa de verdad

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quiere acabar con la crisis, el paro, la pobreza, la desigualdad, el independentismo y la violencia de género. Palabras que quiere "desterrar" de un país que se siente, a su juicio, "hastiado, indignado y herido" por "culpa de gobiernos del PP".

En su discurso de clausura del Congreso extraordinario, que ha elegido al nuevo líder del PSOE y ha aprobado los nuevos órganos del partido, se ha comprometido a ser el secretario general de "todas y todos" los socialistas y a "ganar el futuro" de España, y ha pedido también a todo el partido que "luche por la remontada".

Muy aplaudida ha sido la intervención de Sánchez, de cerca de una hora, en la que ha hablado de la situación del país y del partido, aunque sin citar, un día más, las primarias para elegir al candidato a la Moncloa.

Sánchez ha esbozado las líneas de un futuro Gobierno socialista con propuestas concretas. Algunas ya las había mencionado en otras ocasiones como la derogación de la reforma laboral y de la nueva ley del aborto o la intención de poner fin a los acuerdos con la Santa Sede porque el PSOE, ha puntualizado, es "laico", aunque no "anticlerical".

"Estamos de nuevo en pie"

Sánchez, que ha leido su discurso ayudado de un 'teleprompter', ha hablado ante los cuatro líderes del PSOE en democracia, Felipe González, Joaquín Almunia, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, a los que ha abrazado a su entrada al plenario y con los que ha saludado en el escenario a la militancia. Tras su intervención todos han cantado La Internacional. También le han escuchado desde el patio de butacas su esposa e hijas y los líderes de UGT, Cándido Méndez, y CC.OO, Ignacio Toxo.

El nuevo líder de la oposición ha reivindicado, como ya hiciera este sábado nada más ser proclamado, al PSOE como partido de gobierno y se ha marcado como reto que el PSOE gane las próximas elecciones. 

"Aquí estamos de nuevo en pie, en marcha para cambiar España una vez más", ha aseverado ante un público entregado, que ha celebrado las palabras de Sánchez: "Hoy es un mal día para el PP y para los que quieren un PSOE débil porque de este Congreso salimos más unidos y fuertes".

"Estamos en pie, en marcha, para cambiar España una vez más, lo hemos hecho dos veces y lo vamos a volver a hacer una tercera", ha insistido, para reivindicar después los gobiernos de González y Zapatero porque "todo lo bueno que ha pasado en España ha venido de la mano de gobiernos socialistas".

Y ha recordado a Pablo Iglesias, fundador del PSOE, al que ha definido como "hombre cabal, honrado, insobornable y pacifista" y "abuelo de todos los socialistas".

Apuesta por la "alternativa económica socialista"

En su intevención, Sánchez ha esbozado las líneas básicas de una "alternativa económica socialista" que debe defender a una clase media que está "hundida" por el Gobierno de Mariano Rajoy. "No hay nada más ideológico que la economía", ha aseverado.

Al mencionarlo, los delegados y militantes han abucheado al presidente del Gobierno, con el que este mismo lunes se reúne Sánchez, y al que le va a dar el primer 'no' en relación a la elección directa de alcaldes.

El nuevo PSOE, ha continuado Sánchez, presentará un proyecto sobre energía para recuperar las renovables y que permita además acabar con la llamada "pobreza energética".

Planteará, además, una reforma fiscal progresiva, que equipare las rentas del trabajo con las del capital y un plan para combatir el fraude fiscal.

Entre otras propuestas de corte económico destaca el impulso de un plan de inversión pública que incluya la posibilidad de que las familias reestructuren su deuda y se compromete a no "malvender" nunca un banco rescatado.

Quiere también que las mujeres ganen lo mismo que los hombres y que la igualdad se extienda a todos los ámbitos.

Transparencia y cuentas públicas en el PSOE

El nuevo líder socialista, que se ha autodefinido como "europeísta convencido", aboga por la transparencia y para ello se ha comprometido a publicar trimestralmente las cuentas del partido, dar a conocer los bienes de todos los cargos públicos del PSOE y reordenar la financiación de los partidos. También quiere limitar los mandatos de los presidentes a dos legislaturas.

Y se ha comprometido a garantizar que los inmigrantes estén representados en las listas electorales de las municipales y autonómicas.

Aboga por los políticos que "dan la cara" y no "a través de pantallas de plasma" y se aleja del "compadreo". "Se lo dejamos a Aznar, Rato, Blesa y compañía", ha añadido.

Se compromete a cambiar el Código Penal para endurecer estos delitos, acabar con el aforamiento total de los cargos públicos y garantizar la independencia de las instituciones.

El nuevo secretario general quiere trabajar codo a codo con los 'indignados' y las organizaciones de base, en la misma línea de lo que ya dijo este sábado. Aboga por sacar el partido a la calle y por acercarse a "los partidos de la izquierda, el mundo de la cultura, el arte y el pensamiento progresista" que, ha reconocido, se han alejado del PSOE.

"Queremos ir al encuentro de todos los que están indignados, sin populismos ni demagogias", ha afirmado Sánchez, quien ha reiterado que no le temblará el pulso para acabar con la corrupción en su partido.

En este sentido, ha lanzado críticas a otros partidos como el PP, al que ha definido como "la derecha de sobres llenos y conciencias vacías" y ha pedido que "coja la escoba y barra su casa", en relación al caso Gürtel, "aunque sea en diferido", ha añadido.

En clara referencia a las cuentas del expresidente de Cataluña Jordi Pujol en el extranjero, ha dicho: "Qué hipócrita el que cuando tiene que elegir entre patria y patrimonio, elige lo segundo y se lo lleva a un paraíso fiscal".

En este sentido, ha pedido a Cataluña liberarse de la corrupción y no de España, insistiendo en su propuesta de cambio de la Constitución para configurar un Estado federal.

"Libertad y separación no son iguales. Los catalanes y el resto de los españoles queremos liberarnos de los mismos males, que se llaman crisis, la falta de trabajo, la decadencia institucional, la corrupción, y hay mucha en Cataluña, por lo que estamos viendo, y la desigualdad", ha destacado.

Sánchez ha elogiado la postura del PSC porque a sus integrantes "no se les llena la boca de patria, pero hacen patria todos los días" y ha mostrado, una vez más, la propuesta socialista en el debate soberanista catalán como la única posible frente a "la recentralización de la derecha madrileña y el separatismo de Artur Mas".

Calurosa recibida a los miembros de la nueva Ejecutiva

El millar de delegados que ha asistido al cónclave socialista ha aprobado la composición de los órganos del partido: la Ejecutiva federal (con un 86,19% de los votos), el Comité federal (87,44%) y la Comisión de ética y garantías (89,27%).

Uno a uno ha ido presentado la presidenta del Congreso, Susana Díaz, a los nuevos miembros de la nueva Ejecutiva, que han subido al escenario del auditorio y han ocupado su asiento.

Espectacular ha sido la ovación dedicada a Pedro Zerolo, nuevo secretario de Movimientos Sociales, que mantiene desde hace tiempo una lucha contra el cáncer. Los militantes también han dedicado una calurosa bienvenida a la presidenta del PSOE, Micaela Navarro; al número dos de los socialistas, César Luena; y a dos miembros de la Ejecutiva: Carme Chacón y Patxi López.

Noticias

anterior siguiente