Enlaces accesibilidad

Laura Pérez Vernetti: "Maiakovski tuvo una vida apasionante"

  • La dibujante adapta la vida y la obra del poeta de la revolución rusa
  • “No es fácil adaptar la poesía al cómic”, asegura la autora

Por
Fragmento de la portada de 'El caso Maiakovski', de Laura Pérez Vernetti
Fragmento de la portada de 'El caso Maiakovski', de Laura Pérez Vernetti Luces de Gálibo

Andrés Salvarezza

Laura Pérez Vernetti (Barcelona, 1958)

Empezó a publicar en 1981 en la revista 'El Víbora', junto con guionistas como carlos Sampayo, J.M. Lo Duca, Felipe Hernández cava y Antonio Altarriba. Su obra trata preferentemente los temas de la literatura adaptada a la historieta, el cómic experimental, el cómic erótico y los asuntos sociales y políticos. Luces de Gálibo publicó en 2011 'Pessoa & cia' y en 2013 'La huelga general'

Vladímir Maiakovski (1893-1930) es una de las figuras más relevantes de la poesía rusa de comienzos del siglo XX, cuya vida y obra estuvo estrechamente unida a la Revolución Bolchevique. Y también fue uno de los fundadores del futurismo ruso. Pero tan interesante como su obra fue su corta vida (se suicidó a los 36 años).

Ahora Laura Pérez Vernetti, una de las grandes del cómic español, aúna su vida y su obra en una espectacular novela gráfica: El caso Maiakovski (Luces de Gálibo).

“Después de haber dibujado un álbum sobre Fernando PessoaPessoa & cia (Luces de Gálibo), cuya vida era insignificante comparada con su obra, me apetecía tratar un poeta cuya vida fulgurante fuera significativa para toda su poesía –asegura Laura-.

“Maiakovski tuvo una vida apasionante y ordené en mi libro sus poesías siguiendo el periplo de sus vivencias hasta su dramático suicidio”.

“El cómic –continua la autora- está dividido en dos partes: la primera es la narración de su vida y la segunda son sus poemas que van describiendo su apasionante vida”.

Una obra por y para la historia

La obra de Maikovski, es inseparable de los acontecimientos históricos que le tocó vivir, porque fue uno de los mayores defensores de la revolución bolchevique. De hecho, se dedicó a promocionarla por todo el mundo, cruzando Europa entera e incluso visitando los Estados Unidos y México.

“Su obra –asegura Laura- es particularmente interesante durante su juventud, en los años 1912, 1913, 1914 y 15 y más tarde nos interesan como registro de su vida llena de aventuras y comprometida con su tiempo”.

“A través de la vida y poemas de Maiakovski –continúa la dibujante- podemos conocer y participar en los acontecimientos más importantes de la Rusia de inicios del siglo XX y de su ebullición revolucionaria”.

“Con Pessoa estábamos al margen de la historia y los movimientos sociales, pero con Maiakovski estamos en el ojo del huracán a nivel social e histórico”.

Un cómic de vanguardia

A pesar de su larga trayectoria en el cómic (empezó a publicar en 1981 en la revista El Víbora y no ha parado), sorprende que Laura siga siendo una de las artistas más innovadoras y vanguardistas del cómic español. Y le sigue encantando hacer experimentos gráficos, como en este libro.

Por ejemplo, en la biografía de Maiakovski le viste con palabras en ruso. “Incorporé en algunas viñetas de su biografía palabras y el alfabeto ruso porque me parecen muy hermosas desde el punto de vista del diseño y porque quería incorporar al personaje Maiakovski en su época y en su propia lengua”.

Laura confiesa que su fuente de inspiración ha sido: “Como en el libro de Fernando Pessoa, los movimientos artísticos y estéticos de inicios del siglo XX, porque es un período que me interesa mucho y que sigue siendo, a inicios de nuestro siglo XXI, una fuente importante de inspiración para todos los creadores”.

Como en el caso de Pessoa, Laura ha vuelto a enfrentarse a la traslación de la poesía al cómic: “No es fácil traducir la poesía al lenguaje en secuencia del cómic porque con frecuencia elude la secuencia y la acción, necesarias ambas en la mayoría de las narraciones en historieta”.

Una historia en rojo y negro

En esta ocasión Vernetti utiliza el color rojo como un elemento narrativo más: “Utilicé el bitongo de negro y rojo porque es una gama que utilizaron mucho las vanguardias rusas de inicios del siglo XX y, en particular, Maiakovski y Rodchenko, en su agencia de creación y publicidad”.

“El bitongo rojo-negro tiene una gran fuerza expresiva gráfica con una marcada economía de medios en la utilización de los colores. Es un trabajo de síntesis y de elegir lo esencial para el dibujante de cómic. Es también una gama "fuerte e impactante" y poco "amanerada" como también lo era el propio Maiakovski”.

Dentro de ese afán de experimentación le Laura, destacamos los retratos del poeta con los que abre cada capítulo del libro: “Los hice con la técnica del graffiti -asegura- porque quería incluir esta estética poco cursi, callejera y popular a un cómic dedicado a Maiakovski”.

El retrato duro de este poeta requería un tratamiento de técnica y estilo de este tipo. El graffiti no se suele utilizar en cómic porque tienes que trabajar con una plantilla en acetato, sprays de diferentes colores y hacer reservas separadas para cada color. Además el graffiti se trabaja mejor en un tamaño que no sea demasiado pequeño y me convenía para el rostro de Maiakovski y su poesía y obra que reivindicaban los lenguajes "duros", populares, callejeros, etc., como la técnica del graffiti”. (Tenéis esos retratos al final del artículo)

Por último, Laura nos adelanta sus próximos proyectos: “En estos momentos estoy pendiente de publicar, este mes de agosto en Francia, Las 1001 noches, con guión de J.M. Lo Duca, y deberé viajar a París para presentar el libro, seguramente, en septiembre”.

“Y en cuanto a proyectos nuevos, estoy barajando la posibilidad de dibujar un álbum en el que se incluyan la paradoja, un cierto humor y los problemas vitales de un personaje”.

Estaremos muy atentos a cualquier trabajo surgido de la mente y la pluma de una de las grandes del cómic internacional.

Noticias

anterior siguiente