Enlaces accesibilidad

La defensa de la infanta Cristina recurre el auto de imputación y alega que no incurrió en delito

  • Su abogado "no contempla" que su clienta se siente en el banquillo
  • Los abogados admiten y justifican que la infanta confió "en exceso" en su marido
  • El juez Castro concluye que la infanta sea juzgada por delito fiscal y blanqueo

Por
La defensa de la infanta Cristina recurre el auto del caso Nóos

La defensa de la infanta Cristina ha presentado este miércoles ante el juzgado de instrucción número 3 un recurso contra el auto del juez del caso Nóos, José Castro, por el que acordó mantenerla imputada de cara a su enjuiciamiento por dos delitos fiscales y uno de blanqueo de capitales.

En nombre del despacho de abogados que dirige Miquel Roca, el letrado Jaume Riutord ha registrado pasadas las 13:15 horas un escrito en el que alega que no incurrió en delito alguno y se argumenta contra la existencia de indicios delictivos suficientes para mantener la imputación de la infanta, al contrario de lo que dijo el juez del caso.

Riutord ha manifestado ante los medios que confía en que la Audiencia Provincial de Baleares estime su impugnación y revoque el encausamiento de su patrocinada. "Confío en que la exculpe", ha incidido.

La defensa de la hermana del rey ha esperado al último día del plazo formal dado por Castro para la formulación de recursos contra el auto en el que cerró la instrucción de la causa y estableció los delitos que atribuye a los dieciséis imputados. No obstante, el juez ha concedido un plazo de gracia para la presentación de los recursos que concluye este jueves a las 15:00 horas.

En concreto, el juez Castro decretó mediante su auto de pase a procedimiento abreviado, dictado el pasado miércoles, que la hermana del rey Felipe VI siguiera encausada por un delito de blanqueo de capitales y dos contra la Hacienda Pública, a raíz de su papel al frente de la sociedad Aizoon, una de las empresas que según los investigadores integraban la trama de desvío de fondos públicos en torno al Instituto Nóos.

En el auto que cerró la instrucción, de 167 páginas, Castro apunta que hay "sobrados indicios" de que la infanta participó de las actividades de su esposo "lucrándose en propio beneficio" y "facilitando los medios para que lo hiciera" él, mediante "la colaboración silenciosa de su 50 % de capital social de los fondos ilícitamente ingresados" en la empresa familiar Aizoon.

Admiten que la infanta confió "en exceso" en su marido

Los abogados defensores consideran que tal vez lo único que se le podrá reprochar a la infanta Cristina es "una actuación en exceso confiada" hacia su esposo, según recogen en el recurso contra el mantenimiento de su imputación por presuntos delitos fiscales y blanqueo en el caso Nóos.

Los letrados Miquel Roca y Jesús-María Silva rechazan en el recurso que doña Cristina pudiera haber estado al corriente de las irregularidades tributarias en las que, supuestamente, habría incurrido su marido, Iñaki Urdangarin, como administrador de Aizoon, la empresa que poseían al 50%.

Detallan que en la época en la que sucedieron los hechos, doña Cristina era madre de cuatro hijos de muy corta edad y además, como infanta de España y miembro de la Familia Real, colaboraba con las actividades propias de la Casa del Rey y trabajaba en la Fundación la Caixa.

De estas circunstancias personales y profesionales derivaban obligaciones cotidianas que a menudo suponían viajes fuera de la ciudad de residencia familiar y que impedían a doña Cristina "estar al corriente de la gestiones directamente vinculadas con la economía familiar".

"Escasos conocimientos" fiscales

Según sus abogados, la infanta había confiado dichas gestiones a a terceras personas, algo "lógico en una persona con sus múltiples ocupaciones y escasos conocimientos de fiscalidad". Además la infanta solo cuenta con una formación muy básica en temas fiscales, "desconocimiento motivado por la confianza en su marido", argumentan.

"A la absoluta confianza se añadía una absoluta falta de la capacidad de sospechar siquiera que se podía estar incurriendo en alguna irregularidad", afirman los letrados en su escrito.

Consideran inaplicable a este caso la doctrina de la "ignorancia deliberada" porque no hay indicios de que la infanta "albergara siquiera la sospecha de estar incurriendo en una actuación ilícita" y afirman que si permaneció "en la ignorancia respecto a lo que sucedía en Aizoon" fue por falta de capacitación técnica para entender los pormenores y de tiempo para interesarse por ellos.

"Se le podrá reprochar, tal vez, una actuación en exceso confiada -aunque tal confianza sea lo más común en la relación matrimonial- pero de ningún modo la voluntad preconcebida de ignorar por motivos espurios la naturaleza de la gestión de su esposo", concluyen.

La defensa "no contempla" el banquillo para la infanta

Previamente, en declaraciones a los medios a las puertas de su despacho, el abogado Miquel Roca ha asegurado que espera que la Audiencia resuelva a su favor, pues no contempla que se pueda sentar en el banquillo.

Roca no ha detallado las líneas de la defensa, aunque ha indicado que llegado el momento hará "un resumen" cuyo contenido "no les sorprenderá" y que incluirá "argumentos potentes y bien estudiados en una línea doctrinal, jurídica y procesal coherente con lo que son las actuaciones que se han practicado y la intervención que en ellas haya podido tener" la infanta.

Preguntado por si es optimista respecto a la resolución del recurso, Roca ha señalado que "no es un problema de optimismo o pesimismo, es un problema de convencimiento total de la inocencia de nuestra cliente, y estamos convencidos de que la Audiencia resolverá en los términos que nosotros consideramos conveniente, pero ya se verá".

Noticias

anterior siguiente