Enlaces accesibilidad

Confirman la presencia de contaminación llegada de Norteamérica en los Pirineos catalanes

  • Han encontrado restos de compuestos químicos en cuatro áreas
  • Además de los Pirineos, en Suiza, Escocia y Eslovaquia
  • El compuesto puede tener efectos nocivos en la salud infantil

Por
 Lago Redon, en los Pirineos catalanes.
Lago Redon, en los Pirineos catalanes. Marc Sala/CSIC

Los lagos Redon, en los Pirineos catalanes, son uno de los cuatro lugares remotos de montañas europeas en los que se han encontrado restos de mezclas de compuestos que se usan en muebles y aparatos electrónicos, conocidos como polibromodifenil éteres.

Estos restos son contaminación generada en Norteamérica que llega a Europa viajando por encima del océano Atlántico, según ha informado el CSIC en una nota.

Un equipo internacional de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), halló los compuestos en muestras de deposición atmosférica recogidas entre 2004 y 2006 y la revista Atmospheric Chemistry and Physics ha publicado los resultados del estudio.

Riesgos de los compuestos químicos

Los investigadores advierten del riesgo que presentan estos compuestos químicos, según ha señalado el investigador del CSIC Joan Grimalt, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua que ha trabajado en el estudio: “Hay algunos trabajos que muestran efectos de estos contaminantes en la salud infantil”.

“Por ejemplo, se ha observado que niños expuestos a cantidades más altas de estos compuestos manifestaban dificultades de comportamiento social a los cuatro años”, añade Grimalt, quien remata: “También se ha observado que niños alimentados con lecha materna que contenía estos compuestos en concentraciones más altas tenían un retraso en el desarrollo neurocognitivo”.

Lugares con restos contaminados

El análisis ha hallado polibromodifenil éteres (PBDE) en las muestras recogidas, además de en los lagos Redon, en Gossenköllesee (Alpes suizos), Lochnagar (Escocia, Reino Unido) y Skalnate (Eslovaquia).

El PBDE mayoritario fue el BDE209, mientras que en las muestras recogidas en los lugares más occidentales, Lochnagar y Redon, se observó que cuando las trayectorias de las masas de aire procedían del Atlántico, la proporción de PBDE es más elevada.

Esta muestra sugiere que la transferencia transcontinental de estos contaminantes tiene un impacto en Europa.

En otros sitios analizados, como Skalnate, y en menor medida en Redon, se halló además otra fuente PBDE procedente del centro de Europa que corresponde a las emisiones secundarias de la mezcla comercial pentaBDE.

Los flujos de estas emisiones secundarias también dependen de la temperatura, la deposición de partículas totales y las precipitaciones. Cuanto mayores son estas variables, más elevado es el flujo de PBDE observado.

Finalmente, también se halló otra fuente de PBDE específica de Reino Unido que aporta parte de este contaminante en Lochnagar.

Según apuntan los investigadores, este estudio es el primero que prueba la transferencia transcontinental de contaminantes entre Norteamérica y Europa, y  muestra la importancia planetaria de algunos procesos de contaminación, lo que requiere acuerdos internacionales para tratar los problemas asociados a estos contaminantes.

Noticias

anterior siguiente