Enlaces accesibilidad

Juncker y Schulz, abiertos a negociaciones para recabar apoyos

  • El candidato socialista ha puesto en duda el triunfo de los populares
  • Ambos se han mostrado preocupados por el avance de la ultraderecha

Por
Jean-Claude Juncker y Martin Schulz, candidatos del PPE y el PSE a presidir la Comisión Europea.
Jean-Claude Juncker y Martin Schulz, candidatos del PPE y el PSE a presidir la Comisión Europea.

Jean-Claude Juncker, el candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea (CE) y la formación ganadora de los comicios europeos, se ha mostrado dispuesto a pactar con los socialistas y con otras fuerzas políticas de la Eurocámara para conseguir su respaldo y lograr ese puesto.

Juncker ha señalado que tendrá que pactar con las otras fuerzas políticas, probablemente con los socialistas de Martin Schulz, aunque ha señalado que también está "abierto a ampliar la mayoria a otras fuerzas políticas como los Verdes, que siempre pueden contar con mi simpatía".

"También con los liberales (de ALDE) entre los que cuenta con muchos amigos, pero en ningún caso con partidos de extrema derecha", ha dicho Juncker, que ha afirmado que "si tengo que ser presidente de la CE con las voces de la extrema derecha, rechazaré inmediatamente el mandato".

La falta de acuerdo entre los grupos de la Eurocámara, unida a la baja participación y a la escasa distancia entre populares y socialistas, podría facilitar que los líderes europeos opten en el último momento por un candidato tapado.

El Consejo Europeo tiene que proponer, por mayoría cualificada, al candidato a presidir la Comisión "teniendo en cuenta" el resultado de las elecciones europeas, mientras que la Eurocámara debe ratificarlo por mayoría simple.

Juncker celebra el aumento de participación

Juncker se felicitó también por el ligerísimo aumento de la tasa de participación, que en estos comicios ha alcanzado una media del 43,1 %, una décima más que en los comicios de 2009.

"Me alegra que la tasa de participación haya subido", ha dicho el político luxemburgués, que señaló la equivocación de los sondeos al respecto previos al voto.

"Quiero ser el presidente de la proxima Comisión Europea porque es el PPE (el partido) que ha ganado claramente las elecciones", ha afirmado el exprimer ministro luxeburgués, que ha insistido en que ello "no quiere decir, sin embargo, que no esté dispuesto a conseguir compromisos siempre que den respuesta a los problemas de los europeos".

Guerra abierta por los apoyos

Por su parte, el candidato socialista Martin Schulz, se ha mostrado escéptico, aunque abierto, respecto a los posibles apoyos.

"No sé si un partido que ha perdido 60 escaños puede decir que tiene derecho a presidir la Comisión", ha dicho Schulz. "Es muy temprano para saber quién apoyará a quién", ha apuntado el alemán, que ha dicho que él también tratará de buscar una mayoría para ser investido presidente de la Comisión.

El candidato liberal, el belga Guy Verhofstadt, ha alegado que el PPE y los socialistas han perdido en total entre 70 y 80 escaños y no cuentan con una "mayoría estable" en la Eurocámara, sino que necesitan incorporar a los liberales. En este sentido, se ha  postulado como presidente de la Comisión alternativo.

Por su parte, la candidata de Los Verdes europeos a la presidencia de la Comisión europea (CE), la alemana Ska Keller, ha asegurado que su partido no apoyará a ningún candidato que no proponga "medidas verdes".

"Hablaremos con el señor Juncker si tiene alguna propuesta para hacernos pero, de momento, sin una 'agenda verde' o sin políticas verdes no va a obtener nuestro apoyo", ha señalado Keller.

Los presidentes de los grupos políticos de la Eurocámara comenzarán a negociar sobre el candidato a presidir la Comisión en una reunión que celebran el martes por la mañana. El mismo 27 de mayo por la tarde, los jefes de Estado y de Gobierno celebran una cumbre extraordinaria en la que iniciarán la renovación de altos cargos en la UE.

Preocupación por el auge euroescéptico

Tras conocerse los primeros resultados que confirman el ascenso de Le Pen, el candidato del Partido Popular Europeo (PPE), Jean-Claude Juncker, ha asegurado estar "triste" por el avance de una formación "que quiere salir de la UE".

"¿Acaso sabe el Frente Nacional las consecuencias que tendría la salida de Europa y del euro?", se ha preguntado Juncker.

En la misma línea, el candidato de los socialistas europeos, Martin Schulz, ha señalado que los resultados del euroescepticismo son "una muy mala noticia. Francia no es por desgracia el único país donde aumenta un movimiento xenófobo, extremista y antieuropeo", ha dicho.

"Creo que los partidos tradicionales tenemos que ver qué hay detrás del voto de esos ciudadanos, que tienen mucho que ver con la decepción y la pérdida de la fe en Europa y el proyecto que ésta puede dar a sus hijos", ha añadido Schulz.

Barroso: "han ganado los que lideraron la salida de la crisis"

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha destacado que los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo avalan el trabajo de los partidos que han gestionado la crisis desde el poder.

"Es extremadamente importante destacar, al analizar los resultados, que las elecciones las han ganado los partidos políticos que han liderado la respuesta a la crisis, especialmente las fuerzas representadas en el Ejecutivo comunitario", ha dicho en un comunicado el líder de la CE tras hacerse públicos los resultados electorales.

Barroso ha destacado que los dos grandes partidos sigan encabezando la representación en la Eurocámara, lo que "hace posible una mayoría sólida y viable", aunque ha reconocido que "esos partidos no están de acuerdo en cada detalle, pero comparten consensos fundamentales sobre Europa y como debe reforzarse".

En su comunicado, en el que no aparecen las palabras euroescepticismo, ni extremismo, ha destacado que los resultados "difieren significativamente de un país a otro, como reflejo de la mezcla política paneuropea y las distintas agendas nacionales".

Noticias

anterior siguiente