Enlaces accesibilidad

Los dos viajeros iraníes con pasaportes falsos del vuelo desaparecido en Malasia no eran terroristas

       
  • Radares militares sugieren que el avión cambió de rumbo y voló hacia el este
  •    
  • El aparato se dirigió hacia el estrecho de Malaca, según fuentes del Ejército
  •    
  • La búsqueda del avión se amplia al área entre Hong Kong y la isla de Sumatra
  •    

       

Por
La policía identifica a dos iraníes que volaban con pasaporte falso en el avión desaparecido

La Interpol ha confirmado que los dos pasajeros que viajaban con pasaportes falsos en el avión de Malaysian Airlines desaparecido hace más de tres días, cuando sobrevolaba el Golfo de Tailandia, eran iraníes y ha descartado que tuvieran vínculos terroristas. 

"Cuanta más información tenemos, más nos inclinamos a concluir que no es un incidente terrorista", ha afirmado el secretario general de la Interpol, Ronald Noble.

Noble ha explicado que los dos viajeros iraníes intercambiaron sus pasaportes en Kuala Lumpur, a donde llegaron el 28 de febrero procedentes de Doha (Catar) con documentación iraní. Con los los pasaportes de Luigi Maraldi, de nacionalidad italiana y Christian Kozel, austríaco, sustraidos en Tailandia en 2013 y 2012, respectivamente, embarcaron en el vuelo MH-37, del que se perdió el rastro hace más de tres días con 239 personas a bordo.

El jefe de Policía de Malasia, general Jalid Abu Bakar, ha revelado que los dos iraníes trataban de emigrar a Europa. Uno de ellos se llama Delavar Seyed 
Mohammadreza, de 28 años, y el otro es Eouria Nour Mohammad Mehrdiad, de 19. La Policía ha contactado con la madre del último. Le esperaba en el  aeropuerto de Fráncfort y "desconocía" que  viajaba con un  pasaporte robado.

"No es probable que sea miembro de un grupo terrorista. Creemos que estaba tratando de emigrar a Europa", ha apuntado el responsable policial malasio, sin aportar más datos.

Billetes comprados en Tailandia

Según publica esta tarde la prensa de Tailandia, los billetes de avión de estos dos pasajeros fueron encargados desde Irán a dos agencias de viajes locales. La compra se realizó el día 6 de marzo -menos de 48 horas antes del vuelo-     en agencias de la localidad turística de Pattaya, a unos 100    kilómetros  al este de Bangkok, según la Oficina Nacional de Noticias de    Tailandia.

Un trabajador de una de las oficinas dijo al diario Bangkok Post que su compañía recibió el encargo de la reserva en un correo electrónico enviado desde Irán por un ciudadano iraní que se llama Ali.

El empleado aseguró conocer personalmente al comprador,    que tendría varios negocios en Pattaya y que, según dijo, había    reservado con anterioridad varios vuelos a la agencia para él mismo y    amigos cuando se encontraba en la ciudad.

Según el trabajador, Ali preguntó en primer lugar por vuelos a Copenhague y Fráncfort con Etihad Airways o Qatar Airways pero se decantó por la opción más barata de China Southern Airlines,    por la que pagó 25.500 bat (unos 568 euros). También aseguró al    periódico que la agencia de viajes ha facilitado la información sobre la    operación al FBI.

Cambió de rumbo y voló hacia el oeste

El vuelo MH370 salió de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local (17.41 hora    peninsular  del viernes) y tenía previsto llegar a Pekín tras seis   horas  de vuelo,  pero desapareció del radar una hora después del   despegue.  Según una fuente militar de algo rango citada por la agencia Reuters, radares militares sugieren que   el avión  voló durante una hora después de que se perdiera su señal,   cambió de  rumbo y viajó hacia el oeste sobre el estrecho de Malaca.

Un militar malasio envuelto en la investigación ha precisado ahora que se ha descubierto que "el avión cambió su rumbo después de Kota Bahru, bajando de altitud". "Lo hizo hacia el Estrecho de Malaca", ha detallado.

El estrecho de Malaca es uno de los canales más transitados por barcos del mundo y se emplaza al oeste de la costa de Malasia.

Sabotaje, secuestro y otras hipótesis

La Policía de Malasia, que trabaja de manera conjunta con las agencias  de inteligencia de otros países en este caso, ha señalado que entre las  posibles causas de la desaparición del avión se encuentra el secuestro y el  sabotaje. Tampoco se descarta la posibilidad de problemas psicológicos o personales entre los pasajeros y la tripulación del vuelo.

"Podría haber alguien en el vuelo que se sacó un seguro por una gran  cantidad de dinero para que su familia lo cobrase. O alguien que debía  dinero. Estamos investigando cualquier posibilidad", señala el jefe de policía de Malasia.

"Tenemos fotografías y perfiles de todos los pasajeros. Estamos investigado en los vídeos los comportamientos de todos los pasajeros", ha asegurado Abu Bakar.   

Extienden la zona de búsqueda

Mientras la angustia de los familiares va en aumento y se investiga a los pasajeros del avión para buscar alguna pista sobre el motivo de la desaparición del aparato, los equipos de rescate han extendido aún más la zona de búsqueda al área entre el litoral de la isla indonesia de Sumatra y Hong Kong. Estamos en el cuarto día de búsqueda y todavía se desconoce el paradero del aparato y la suerte de sus ocupantes.

Una flota internacional de 40 barcos y 24 aviones participa en las operaciones que cubren una superficie de 500.000 millas náuticas cuadradas (1,71 millones de kilómetros cuadrados) pero que hasta el momento no han dado resultados. Los equipos de rescate han extendido la zona de rastreo hasta el  estrecho de Malaca, por el oeste, y hasta Hong Kong, por el noreste.

Las autoridades malasias descartaron el lunes que se hayan encontrado restos del avión  mientras las pruebas de laboratorio determinaron que una muestra de  aceite recogida en el mar no pertenece al B-777 sino que se trataba de  combustible de un carguero.

"Esta es aún una operación de búsqueda y rescate", dijo en la noche  del lunes el director general de Aviación Civil, Azharuddin Abdul  Rahman.

"Lamentablemente, no hemos encontrado nada que parezca ser del avión ni el avión mismo", dijo Azharuddin en rueda de prensa anterior.

Revisión diez días antes

La aerolínea ha informado que el avión, un Boeing 777-200, pasó una revisión de mantenimiento diez días antes de desaparecer.  "El mantenimiento fue realizado en el hangar del aeropuerto  internacional de Kuala Lumpur y no se encontraron problemas en el estado  del aparato", ha dicho la compañía en su último comunicado.

La  próxima revisión estaba programada para el 19 de junio de 2014, ha  añadido Malaysia Airlines, que compró el avión en 2002 y desde entonces  había registrado 53.465 horas de vuelo.

Noticias

anterior siguiente