Enlaces accesibilidad

Quino, el padre de Mafalda, recibirá la medalla de las Artes y las Letras Francesas

       
  • Se entrega a personas que han destacado en el ámbito artístico o literario
  •    
  • Quino se resta importancia asegurando que solo es "un obrero del dibujo".

Por
Mafalda, el personaje de Quino, cumple 50 años

QUINO

Joaquín Salvador Lavado, nace, hijo de inmigrantes españoles, andaluces, en la ciudad de Mendoza (Argentina) el 17 de julio aunque en los registros oficiales conste nacido el 17 de agosto. Desde que nació se lo llamó Quino para distinguirlo de su tío Joaquín Tejón, pintor y dibujante publicitario con quien a los 3 años descubre su vocación. Comienza la escuela primaria donde descubre que su verdadero nombre es Joaquín y vive las dificultades de su personaje Felipe: «Me angustiaba tanto que en los primeros tres meses tenía malas notas, pero después terminaba el año con notas altas, aunque nunca era el primer alumno y eso me daba bronca».

El dibujante argentino Quino, creador de la popular Mafalda, recibirá el 1 de diciembre en París la medalla oficial de la Orden de las Artes y las Letras, reconocimiento que distingue en Francia a personas que han destacado por su creación en el ámbito artístico o literario.

Esa distinción, otorgada por el Ministerio de Cultura francés, premia igualmente a quienes han contribuido al "resplandor" de las artes y de las letras en Francia y en el mundo.

El distribuidor en exclusiva de la obra y de los derechos de Quino en Francia, Karmafilms, indicó que la ceremonia tendrá lugar en el marco de la vigésimo octava edición del Salón del Libro y de la Prensa Juvenil, que se inaugura este miércoles y se prolongará hasta el 3 de diciembre.

"Yo hacía mi trabajo y nada más"

La ministra de Cultura francesa, Aurélie Filipetti, será la encargada de entregarle la medalla y de pronunciar el discurso que habitualmente acompaña la condecoración, indicaron desde esa compañía.

El autor argentino, que en julio cumplió 80 años, indicaba que, pese a la fama que han adquirido sus personajes y a la vigencia de las críticas lanzadas en sus tiras cómicas, él nunca se consideró "otra cosa que un obrero del dibujo".

"Yo hacía mi trabajo y nada más", señaló Quino, que en 1973 dejó de dibujar a Mafalda y en 2009 anunció una "ausencia temporal" a la espera de encontrar nuevos temas que le inspiraran y la manera de hacer "más actual" sus creaciones.

La niña que odiaba la sopa

Mafalda es el personaje más famoso de Quino, que desarrolló sus tiras desde 1964 a 1973. Contándonos las reflexiones de una niña preocupada por la Humanidad y la paz mundial que se rebela contra el mundo que le dejan sus mayores. Un éxito internacional que ha sido traducido a más de treinta idiomas.  Entre ellos España donde, en su primera publicación la censura la  calificó como "Para adultos" (No es extraño, también lo hacía con los  cómics de Marvel".

Mafalda fue un éxito tan inmediato que la primera recopilación de la tira en un álbum, en 1966, la edición se agotó en dos días.

Sin embargo, en 1973 en pleno éxito, Quino decidió poner fin a las  andanzas de Mafalda, según confiesa "porque se me agotaron las ideas".  Entonces se trasladó a Milán donde comenzó a publicar  páginas de humor.  Desde que dejó Mafalda, hace casi 40 años no ha vuelto a tener un personaje fijo  en sus chistes. Y no ha vuelto a dibujar a Mafalda salvo en ocasiones  especiales como la Declaración de los derechos del niño de Unicef.

Unos secundarios inolvidables

Pero el éxito de Mafalda no se debe sólo a sus agudas observaciones. También a un reparto de secundarios de lujo con los que Quino retrató y parodió a la sociedad argentina y a todas las sociedades en general.

Ahí tenemos a sus abnegados padres, que siempre se  quedan sin palabras ante las agudas observaciones de "su niñita",  ni  siquiera Freud podría haberse enfrentado a Mafalda. Y también a sus  amigos: Felipe (el soñador tímido y enamoradizo que quiere arreglar el mundo como su ídolo, el Llanero Solitario); Manolito (una caricatura del inmigrante gallego que representa las ideas capitalistas y conservadoras); Susanita  (parlanchina, altiva  y chismosa. Su único interés es crecer y  convertirse en madre. Para ella el futuro perfecto del verbo amar es  "hijitos").

También tenemos a Miguelito (Enérgico, contundente y más filósofo que la propia Mafalda); a Guille  (el hermano pequeño de Mafalda y el único que crece a lo largo de la  tira. es muy travieso y le gusta Brigitte Bardot); y finalmente a  Libertad (casi una metáfora. es la única del grupo más radical que  Mafalda. Su padre es socialista)

Y no podemos olvidar a Burocracia, la  tortuga mascota de Mafalda y Guille, llamada así por la lentitud que tiene para todo.

Da igual cuando cumple años Mafalda, lo importante es que, cincuenta  años después, todos nos seguimos identificando con ella, aunque nos  guste la sopa, y nos gustaría que la gente con poder para cambiar las  cosas escuchara por fin sus reflexiones, el mundo sería muchísimo mejor.

Los cuadernillos de tiras de Mafalda, así como el integral están publicados por Lumen

Noticias

anterior siguiente