Enlaces accesibilidad

Kim Jong-un se afianza en el poder de Corea del Norte al asumir el liderazgo del partido único

       
  • De esta manera Kim Jong-un consolidaría su poder en menos tiempo que su padre
  •    
  • El viernes la Asamblea Popular Suprema le nombrará 'lider supremo'

Por

El Partido de los Trabajadores ha nombrado este miércoles como su primer secretario al líder norcoreano Kim Jong-un, lo que lo convierte en su máximo mandatario, mientras el país mantiene en vilo a la región con su intención de lanzar a partir de mañana un cohete de largo alcance.

Durante el IV Congreso del partido único, que ha arrancado en Pyongyang rodeado de un gran secretismo, los delegados de la formación han acordado también nombrar "secretario general eterno" a título póstumo al fallecido líder Kim Jong-il, padre de Kim Jong-un, fallecido el pasado 17 de diciembre.

Según la agencia estatal KCNA, esta decisión supone "un reflejo de la voluntad unánime y el deseo de todos los miembros del Partido".

Última reunión, en 2010

La última vez que Corea del Norte reunió al poderoso Partido de los Trabajadores fue en 2010, una ocasión que sirvió para nombrar a Kim Jong-un general de cuatro estrellas del Ejército, su primer alto cargo oficial y que empezó a dar las primeras pistas sobre la sucesión de poder en Pyongyang.

El nombramiento que podría terminar de consolidar en el poder al joven Kim, que ya es el de presidente de la poderosa Comisión Militar Central, máximo órgano del Estado, que podría producirse durante la próxima sesión de la Asamblea Suprema (Parlamento), convocada para este viernes.

Según el artículo 100 de la constitución norcoreana, modificado en abril de 2009 por Kim Jong-il, el liderazgo en la Comisión Nacional de Defensa otorga la condición de "líder supremo" de Corea del Norte, lo que reforzaría aún más el poder y autoridad de Kim Jong-un en el país comunista.

Los mismos cargos que su padre

Tras ser nombrado "comandante supremo" del Ejército en diciembre Kim Jong-un estaría a punto de asumir, en apenas cuatro meses, los mismos cargos que su difunto padre tardó tres años en ostentar tras la muerte de Kim Il-sung, fundador de la dictadura hereditaria.

Tanto el congreso de este miércoles como la asamblea del viernes tienen lugar en la semana más importante en la historia reciente del país, al celebrarse el próximo domingo el centenario del nacimiento del padre de la patria, Kim Il-sung, fallecido el 8 de julio de 1994 con 82 años.

Durante los festejos del domingo, en los que se espera un masivo desfile militar en Pyongyang, Kim Jong-un podría ocupar la tribuna presidencial como tercer miembro de la dinastía Kim, que ostenta el control total de un país cuyo Ejército cuenta con cerca de 1,2 millones de efectivos y supuesta capacidad nuclear.

La televisión norcoreana, KCTV, ha dedicado gran parte de su programación de este miércoles a retransmitir imágenes del "presidente eterno", Kim Il-sung, durante sus viajes internacionales o durante la inauguración de infraestructuras en los primeros años de mandato, que arrancó en 1948.

Además, Corea del Norte ha nombrado este miércoles ministro de las Fuerzas Armadas a Kim Jong-Gak, hasta ahora responsable de administración y organización del Ejército, en sustitución de Kim Yong-Chung, de 75 años, y en el cargo desde 1956.

Lanzamiento de un nuevo satélite

El nuevo ministro, uno de los oficiales de alto rango que acompañó a Kim Jong-un en la comitiva fúnebre por su padre en diciembre, asume su puesto en un momento de tensión regional ante el previsto lanzamiento de un satélite de observación terrestre por parte de Pyongyang entre este jueves y el próximo lunes.

El plan, que prevé el uso de un cohete portador de largo alcance, ha provocado la condena de países como EEUU, Japón o Corea del Sur, que lo consideran un ensayo encubierto de un misil balístico.

Pyongyang, que ha anunciado este miércoles que ya ha comenzado a inyectar combustible en el proyectil Eunha-3 con vistas al lanzamiento, niega las acusaciones y sostiene que la misión tiene fines científicos, por lo que ha invitado a expertos y medios internacionales.

No se descarta tampoco que sea el propio Kim Jong-un el que ordene, desde el centro de control, el lanzamiento del satélite Kwangmyongsong-3, que podría acometerse durante estos próximos cinco días.

De producirse, Corea del Norte violaría dos resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que le exigen restringir sus ensayos balísticos, lo que podría provocar nuevas sanciones que aislarían aún más a un país en permanente crisis económica desde los años 90 y que depende de la ayuda exterior para alimentar a su población.

Noticias

anterior siguiente
-->