Enlaces accesibilidad

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU logra abrir un puente aéreo de ayuda a Somalia

  • La ruta unirá Nairobi, en Kenia, con la capital de Somalia
  • El primer avión transporta, al menos, 10 toneladas de suministros
  • El puente aéreo ha sido posible gracias a un acuerdo con las milicias

Por
La ONU logra abrir un puente aéreo de ayuda en el Cuerno de África

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU ha conseguido, hoy miércoles, abrir un puente aéreo urgente que permitirá el envío de alimentos a las víctimas de la hambruna que golpea Somalia. La ruta une la capital de Kenia, Nairobi, con Mogadiscio.

Según ha confirmado a la agencia EFE el  portavoz del PMA, Challiss McDonough, ya ha despegado un avión llevando, en su interior, al menos 10 toneladas de suministros de emergencias preparados para tratar la malnutrición infantil. "Se espera que, en los próximos 10 días, se pueda hacer llegar a Mogadiscio, por vía aérea, unas 80 toneladas en total" ha dicho David Orr, otro de los portavoces del PMA que viaja con el primer contingente de ayuda.

El primer vuelo de ayuda estaba previsto para ayer martes, pero trámites burocráticos en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta de Nairobi impidieron su salida.

La ONU declara el estado de hambruna

El pasado 22 de julio, la ONU había declarado, oficialmente,  el estado de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Baja Shabelle, algo inédito en este país durante los últimos veinte años. Dos días después, la Organización de las Naciones Unidas llegaba a un acuerdo con el  grupo armado AlShabab que impedía, desde 2010, la llegada de ayuda humanitaria a las zonas bajo su control.

Al Shabab, grupo islamista acusado de tener vínculos con Al Quaeda, había prometido que permitiría la entrada de las organizaciones que no tuvieran "agendas ocultas", en referencia a la ONU. "Las llamadas agencias humanitarias que ya habían sido nombradas y prohibidas no forman parte de las que pueden trabajar en las áreas bajo control de Al Shabab", declaró este miércoles un portavoz de la milicia, Ali Mohamud Raghe, desde la capital, Mogadiscio.

Una situación desesperada

La situación en Somalia es alarmante, y la población infantil es la más perjudicada. El pasado jueves la ONU lo hacía público y este viernes Unicef lo había  respaldado advirtiendo que 780.000 niños morirían de hambre en Somalia si no se enviaba ayuda urgente.

La falta de comida en Mogadiscio ha llevado a un éxodo masivo de personas. Cerca de 100.000 desplazados buscan, en la capital somalí, refugio de la guerra y la sequía, lo ha provoca continuos saqueos y enfrentamientos entre la población afectada, según ha denunciado este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

En el Cuerno de África, unos 11 millones de personas están en situación crítica por la sequía y el hambre, según la Naciones Unidas. Alrededor de 3,7 millones de personas, padece una crisis humanitaria, de los cuales 2,8 millones residen en el sur, según datos facilitados por las Naciones Unidas.

Noticias

anterior siguiente