Enlaces accesibilidad

Linux, el sistema operativo que fracasa y que triunfa a la vez

       
  • Linux ha fracasado como sistema operativo para ordenadores de sobremesa
  •    
  • Sin embargo, numerosos sistemas interesantes se basan en variantes de Linux
  •    
  • Muchos desarrolladores se plantean centrarse en la batalla de los móviles

Por

En los últimos años se ha producido un curioso efecto: por una lado prácticamente todos los sistemas operativos modernos descienden de Unix / Linux y por otro ya se habla del fracaso de Linux como sistema operativo para ordenadores de sobremesa, en cualquiera de sus formas y distribuciones.  Windows es la excepción evidente a la afirmación anterior. 

Y el de Microsoft es precisamente el sistema operativo al que más tiempo le ha costado llegar al punto de estabilidad y de funcionamiento razonablemente bueno que representa Windows 7. Es fruto del empeño y del talonario de Microsoft.  

Todos los demás sistemas operativos medianamente interesantes se basan en cambio más o menos directamente en Unix y variantes Linux: iOS y Mac OS X (Apple), Android (Google), MeeGo (sustituto de Symbian en Nokia), QNX (en futuras BlackBerry), WebOS (HP/Palm),...

iOS supera a Linux en el acceso a Internet 

El empuje de los nuevos dispositivos móviles y tablets como el iPad es tal que Linux  en ordenadores de sobremesa ha pasado de ser la tercera a ser la cuarta opción como sistema operativo preferido para acceder a Internet.  

Linux ha fracasado en ordenadores escritorio a causa de una falta crítica de contenido

Por delante se ha puesto iOS, el sistema operativo que Apple utiliza en sus iPhone, iPad y iPod Touch.  Según escribe Robert Strohmeyer en Desktop Linux: The Dream Is Dead, “Linux ha fracasado en ordenadores escritorio a causa de una falta crítica de contenido debido a dos importantes factores: la fragmentación de la plataforma Linux y la feroz ideología de la comunidad de código abierto en general.”  

Esta última afirmación tiene mucha que ver con la dificultad que supone utilizar Linux para acceder y reproducir a contenidos sujetos a sistemas propietarios y mecanismos de gestión de derechos o DRM. “Incluso tecnologías habituales como Flash funcionan pobremente en Linux.” 

HTML5 al rescate  

Sin embargo en realidad una mayor o menor disponibilidad de aplicaciones propias en un sistema operativo debería ser cada vez más un problema menor, incluso en Linux.  

Las aplicaciones Web, construidas en el lenguaje HTML5 idealmente pueden funcionar directamente en cualquier navegador web compatible, supliendo así la carencia de aplicaciones propias.  

Pero de momento hoy en día las aplicaciones HTML5 plenamente compatibles son una minoría. 

En este sentido la apertura de la Chrome Web Store, la tienda de aplicaciones para el sistema operativo Chrome OS de Google, a otros navegadores web y sistemas operativos podría cambiar completamente esto, pero de momento únicamente será accesible desde Chrome OS.  

Ahora muchos desarrolladores de Linux se plantean abandonar la batalla de los ordenadores de sobremesa y concentrarse en dispositivos móviles como teléfonos o tablets.  

Según Phil Robb, director de la Oficina de Programas Open Source de HP, “Linux ya es fuerte en dispositivos pequeños y en móviles [...] la comunidad Linux debería congratularse porque ya se han asegurado la victoria en móviles.”

Noticias

anterior siguiente