Enlaces accesibilidad

El mandato de los jueces del Constitucional se acortará tanto como se dilate su renovación

  • El Congreso aprueba la renovación de la Ley del Tribunal Constitucional
  • CiU y ERC arremeten contra esta "salida" al bloqueo de la renovación actual
  • Los 12 jueces se nombran de 4 en 4, cada 3 años y por un mandato de 9

Por

El Congreso ha acordado renovar la Ley del Tribunal Constitucional (TC) para que el mandato de los magistrados que lo componen se acorte en el caso de que su renovación se bloquee o retrase, y de esta forma durará tanto tiempo menos como se dilate su designación.

Así lo ha acordado la ponencia de la Comisión Constitucional reunida en el Congreso, que ha aprovechado una enmienda presentada por CiU a la reforma electoral -relativa a la papeleta del Senado- para, con el consenso de todos los grupos, introducir este cambio en la Ley del TC.

El pasado viernes, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reconoció que el Ejecutivo estaba negociando con los grupos parlamentarios la reforma de la ley orgánica del Tribunal Constitucional para que el retraso de tres años acumulado en la renovación de los cuatro miembros que elige el Senado no provocase que se solapen los mandatos de éstos últimos con los de los que elige el Congreso, lo que supondría la violación de la Carta Magna.

La decisión de utilizar una enmienda que no tenía ninguna relación con la cuestión ha sido objeto de críticas por parte de los representantes de algunos grupos, aunque no se han opuesto para dar salida de forma rápida a la modificación, que debe entrar en vigor antes de que el Senado designe a sus tres magistrados en los próximos días, tras tres años de bloqueo a su nombramiento.

Con esta modificación se garantiza el cumplimiento de la Constitución, que en su artículo 159.2 establece que los miembros del TC serán designados por un periodo de nueve años y se renovarán por terceras partes cada tres años: cuatro por el Congreso, otros cuatro por el Senado, dos a propuesta del Gobierno y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Tres años de bloqueo

Después de casi tres años de bloqueo en el Senado -el mandato de sus magistrados expiró en diciembre de 2007-, ahora toca al Congreso designar a sus miembros del TC, una coincidencia temporal que incumpliría la Constitución y que se quiere evitar con la reforma acordada hoy.

Pero no valdrá sólo para este caso, según ha señalado el ponente del PP José Antonio Bermúdez de Castro, ya que la fórmula resolverá los retrasos que se den en el futuro en el nombramiento por parte de cualquiera de las instituciones que deben designarlos.

Jesús Quijano, en nombre del PSOE, ha coincidido en que la coincidencia temporal en la renovación de los magistrados por parte del Senado y del Congreso planteaba un problema técnico a futuro, y eso es lo que ha querido resolverse a través de este mecanismo.

La enmienda transaccional acordada este martes recoge además que las vacantes producidas por causas distintas a la expiración de los mandatos serán cubiertas también por el tiempo que le restase de mandato al magistrado que se sustituye.

Críticas de CiU a esta solución

Desde CiU -grupo que había presentado la enmienda para la reforma de la papeleta del Senado- se ha criticado el mecanismo a través del que se va a modificar la Ley del TC, al que se ha tenido que recurrir porque la renovación de los magistrados en la Cámara Alta se ha hecho "tarde y mal", en palabras de Jordi Jané.

Tarde, ha continuado, poniendo "en precario" al TC, y mal, porque por primera vez el Senado podía recoger las propuestas de las comunidades autónomas para designar a los magistrados, y al final hay Parlamentos como el catalán que no verán recogidos ninguno de sus candidatos.

CiU, en todo caso, quiere instar al Congreso a que modifique la Ley del TC para que una vez que finalicen los nueve años de mandato de los magistrados, éstos queden cesados automáticamente a los seis meses, de manera que se obligue a renovarlos.

CiU pretende que una vez que expire el plazo, los jueces queden cesados automáticamente a los 6 meses

Así se evitaría el riesgo de "jugar con la composición" del Tribunal, intentando alargarla en función de si los magistrados son o no favorables a determinados asuntos sobre los que tienen que pronunciarse.

ERC califica la salida de 'chapuza'

Desde ERC, Joan Ridao ha denunciado la "auténtica chapuza jurídica sin precedentes" acordada hoy -mañana será votada en la Comisión Constitucional y finalmente se votará la semana próxima en el pleno-, aunque no se ha opuesto a ella para no obstaculizar el acuerdo.

Ridao, no obstante, ha criticado el "cambalache partidista" entre PSOE y PP en el que se ha convertido la designación de los cuatro magistrados del Senado, obviando así la voluntad de las comunidades autónomas.

La última renovación del TC

A finales de septiembre, el Gobierno y el PP desatascaron la renovación del Tribunal Constitucional tras tres años sin acuerdo para nombrar a los cuatro de sus 12 miembros que deben ser elegidos por las tres quintas partes del Senado, lo que obliga a que haya consenso entre socialistas y 'populares'.

El PP mantendrá al magistrado Enrique López como candidato a magistrado del Constitucional pero en el cupo del Congreso, no en el del Senado. En su lugar presentará en la Cámara alta al catedrático de la Universidad Complutense Francisco López de los Cobos.

Al margen de López de Cobos, el PSOE y el PP han cerrado los otros tres nombres, que ya han recibido el visto bueno de la Comisión de Nombramientos del Senado. Se trata de Francisco José Hernando, Francisco Pérez de los Cobos, Adela Asúa y Luis Ortega.

Noticias

anterior siguiente