Enlaces accesibilidad

Zapatero: "Asumimos que rectificamos, es un buen principio que está bien para gobernar"

Por
Zapatero admite que fue una rectificación y no la corrección de un error

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calificado de "perfectamente comprensible" la rectificación en el BOE de la fecha en la que entra en vigor la prohibición para el endeudamiento de los ayuntamientos, y ha afirmado que "sólo quien no toma decisiones no tiene que corregirlas nunca".

"Nosotros asumimos que rectificamos, es un principio que está bien para gobernar", ha dicho después de la sesión de control al Gobierno, donde ha tenido un duro cara a cara con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, al que ha dicho que si él nunca cambia de opinión es porque "no la tiene".

En los pasillos del Congreso de los Diputados, el presidente ha señalado que el decreto que contiene esa medida tiene gran complejidad, y corregir "una fecha es algo perfectamente comprensible cuando se toman tantas decisiones".

Salgado habló de "error sin importancia"

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, quitó este lunes importancia a la corrección de lo que ella denominó un "error sin importancia". Afirmó que "todos los BOE llevan corrección de errores, todos los decretos, y más un decreto-ley que es tan complicado como este".

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha señalado que tuvieron conocimiento del error sobre la fecha de entrada en vigor de la prohibición del endeudamiento municipal y se limitaron a corregirlo en el BOE.

Este miércoles se ha vuelto a referir al asunto y ha insistido, en los pasillos del Congreso, que el cambio sobre la posibilidad de endeudamiento de los ayuntamientos sólo se trató de "un error", aunque ha admitido que el Ejecutivo "tiene que ser cuidadoso".

El Gobierno publicó en el BOE una serie de correcciones al decreto de medidas extraordinarias antidéficit entre las que se encontraba ese retraso hasta enero de 2011 de la prohibición a los ayuntamientos de endeudarse a largo plazo.

Así, a partir del 1 de enero de 2011 hasta el 31 de diciembre de ese mismo año ni las entidades locales ni sus entidades dependientes clasificadas en el sector Administraciones Públicas podrán acudir al crédito público o privado a largo plazo, en cualquiera de sus modalidades, para financiar sus inversiones.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se reunió para analizar la medida. Los ayuntamientos aceptaron el retraso en su aplicación pero las corporaciones locales socialistas y 'popuylares' mostraron su disconformidad. Mientras que el presidente de la FEMP, el socialista Pedro Castro, pidió a los ayuntamientos que arrimaran el hombro para salir de la crisis, los del PP pidieron al Gobierno que retrase la medida hasta el 2012.

Noticias

anterior siguiente