Enlaces accesibilidad

La misión Ikaros viaja hacia Venus

Por
Ciencia al cubo - Mision Ikaros - 21/05/10

Ciencia al Cubo

El nacimiento de perritos fluorescentes, la muerte de una chimpancé calva, qué son las neuronas espejo, el origen de los ojos azules o por qué nos salen canas. De la mano de América Valenzuela, en 'Ciencia al Cubo' pueden escuchar las historias más variopintas sobre temas científicos de actualidad. Emisión en Radio 5: Lunes a viernes 10:07; Sábados 09:22 / 17:52 / 21:06; Domingos 09:22 / 17:55

Ikaros ya está en el espacio. Es una nave que viaja impulsada por una vela solar. Esta vela es empujada por viento que proviene del Sol. Este viento son pequeñas partículas que despide el astro con gran fuerza. El artefacto ha despegado del Centro Espacial Tanegashima, de la mano de la agencia espacial japonesa (JAXA) y viaja hacia Venus.

Ikaros ya está en el espacio, pero aún no ha desplegado su vela. Lo hará en unas semanas. Veremos si funciona. La vela es cuadrada. Su diagonal mide 20 metros y su grosor es inferior al de un cabello humano. 

Lleva integrada una fina capa de células solares que generarán la energía necesaria para el funcionamiento de la nave: de los sensores y controladores que se encargarán de dirigirla y ajustar el ángulo en el que el viento solar debe incidir sobre la vela para ser aprovechado al máximo, entre otras muchas cosas.

Tras el despliegue de la vela, debe transcurrir medio año más o menos para que el proyecto se considere un éxito. Si así sucede, sería la primera vez que una nave espacial entra en el espacio profundo remolcada por una vela solar. Esto sería un hito porque abre la posibilidad de viajar a lugares muchos más lejanos de los que se ha llegado hasta ahora. Porque en el espacio no existe fricción, y cuando el combustible se termina, las naves continúan moviéndose por inercia. Pero con la vela solar, seguirían acelerándose, llegando hasta quién sabe dónde.

En los próximos años la JAXA lanzará otra vela solar más grande

La JAXA, la agencia espacial japonesa, tiene planeado, después de esta emocionante misión, repetir. En los próximos años lanzará otra velar solar, más grande, de 50 metros de diagonal. Llevará motores, será un vehículo híbrido, y su destino será Júpiter y los asteroides troyanos. Y ojo porque Japón está imparable. Para 2015 quiere posar sobre la Luna un robot y 2020 espera tener una basa en el satélite.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast  de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela  en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente