Enlaces accesibilidad

Winston Churchill, la historia de un hombre de acción

       
  • El polifacético político británico murió hace ahora 45 años
  •    
  • Se dice de él que fue uno de los grandes oradores del S.XX
  •    
  • Su trascendencia histórica se debe a su papel en la II Guerra Mudial

Por
Informe Semanal - Churchill 1874-1974 (Centenario de Winston Churchill)

Hoy se cumplen 45 años de la muerte de este personaje polifacético y clave en la configuración del mundo actual. Winston Leonard Spencer Churchill nació en el pueblo británico de Blenheim Castle, Oxfordshire, el 30 de noviembre de 1874.

Dejó los estudios después de deambular de internado en internado. Comenzó, entonces, su carrera como militar.

El hecho de su fracaso en la escuela es algo que el mismo Churchill interpretó como un acto de rebeldía contra su padre con el que no tenía trato.

Nefasto estudiante, impecable orador

En 1895 viajó a Cuba, donde observó los combates entre las tropas españolas y los rebeldes.

El periódico The Daily Graphic financió su viaje a cambio de que escribiera, bajo seudónimo, artículos sobre su experiencia.

Consiguió la cruz del mérito militar con distintivo rojo después de relatar las grandes hazañas de los soldados españoles en combate.

También, interviene en la India y en la guerra de Sudán, y gracias a una arriesgada fuga, tras haber sido capturado en África del Sur, consigue el calificativo de héroe nacional, o lo que es lo mismo, su impulso para alcanzar su sueño: llegar al Parlamento.

Su entrada en la política en 1901, con el partido conservador, le dio acceso al centro neurálgico de las decisiones del país.

Sus discursos, de escasa calidad, se tornaban emocionantes y creíbles gracias a su facilidad de palabra. Fue, quizá, uno de los mejores oradores que haya tenido el Parlamento inglés.

"Sangre, sudor y lágrimas"

Pero el gran momento de Churchill llegó en 1940 cuando los alemanes invaden Francia por tierra con una potente ofensiva. La mala salud del entonces primer ministro Neville Chamberlain hace que dimita y que Churchill le sustituya.  

Aprovechó, entonces, sus ideas y las aplicó al conflicto bélico: Introdujo combustibles líquidos en naves de guerra, creó la aviación como arma auxiliar de la marina, y basándose en una idea de Leonardo da Vinci, desarrolló el tanque como arma decisiva.

Buscó desde un principio la alianza con Estados Unidos y su relación personal con Roosevelt facilitó la progresiva implicación norteamericana.

De esta época es su célebre frase: "Sangre, sudor y lágrimas" que utilizó para animar al pueblo británico en la guerra contra Hitler y que estos tomaron como un verdadero lema durante años.

El 18 de mayo de 1945 anunció el fin del conflicto en la Cámara de los Comunes y todo el pueblo británico le ovacionó. Se había convertido en ídolo de multitudes.

Tan sólo once semanas después abandonaría el Gobierno tras una de las peores derrotas del partido conservador. En 1955 Churchill dimite de su cargo tras ser nombrado caballero por la reina Isabel II.

Fue admirado y criticado por partes iguales, sobre todo por su papel en la II Guerra Mundial, de la que el propio Churchill sacó la siguiente conclusión: "Una guerra nunca resuelve problema alguno. No hace sino plantear otros nuevos".  

Murió en su casa de Londres el 24 de enero de 1965, lo que provocó un profundo dolor en la sociedad inglesa. Muchos le recuerdan como el gobernante británico más trascendental del pasado siglo.

Su voz hipnótica sacudió los corazones de los británicos con discursos llenos de energía y valor capaces de llevar a todo un pueblo a la lucha.

Noticias

anterior siguiente
-->