Enlaces accesibilidad

La ONU advierte a tres días del fin de la Cumbre de Copenhague: "No estamos aquí para fracasar"

  • "Son como niños de escuela", se queja la presidenta de la cumbre
  • Dinamarca pone en circulación un nuevo borrador sin cifras concretas
  • La ONU considera que hasta el momento los avances son insuficientes
  • África y Europa hacen bloque mientras EE.UU. y China siguen su pugna

Por
Ban Ki-moon, en el discurso de apertura de la conferencia de alto nivel de la Cumbre de Copenhague.
Ban Ki-moon, en el discurso de apertura de la conferencia de alto nivel de la Cumbre de Copenhague. REUTERS REUTERS

"Estamos aquí para tener éxito y no para fracasar". Con estas palabras, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon ha advertido a los países participantes en la Cumbre de Copenhague de la urgencia de alcanzar un acuerdo de reducción de emisiones a tres días del final de la cumbre.

"Sellad un acuerdo", ha añadido el secretario general de la ONU, que ha intervenido en la reunión de alto nivel que precede a la llegada este miércoles de los jefes de Estado y de Gobierno, que deben rubricar el pacto para evitar que el planeta se caliente más de dos grados con respecto a la época anterior a la Revolución Industrial

"Tres años de esfuerzo han quedado reducidos a tres días de acción", ha declarado el secretario general de la ONU, que ha advertido a las pares que "nadie logará todo lo que quería en la negociación".

"Se trata de un momento determinante en la historia", ha subrayado de manera grandilocuente.

En el último minuto

Como escolares que apuran hasta el último día para estudiar un examen, los representantes de las 192 naciones que se dan cita en la Cumbre del Cambio Climático de Copenhague siguen divididos.

"Es como los niños de escuela. Han tenido mucho tiempo para hacer un ejercicio pero esperarán hasta el último momento...Es tan simple como eso", ha resumido Connie Hedegaard, la ministra danesa que preside el encuentro, que concluye el viernes.

"Es como el dicho inglés: puedes llevar a un caballo hacia el agua pero eso no quiere decir que la beba", ha añadido Yvo de Boer, responsable de cambio climático de la ONU, que considera que Hedegaard tiene la difícil misión de "llevar a 192 países hacia el agua".

Nuevo borrador

En esa cumbre se discute un nuevo borrador de acuerdo distribuido por la presidencia danesa, que ha cambiado el documento de trabajo de la semana pasada, que establecía objetivos concretos de reducción de emisiones, por otro en el que no se dan cifra y, simplemente, recoge el estado de las negociaciones.

"Hemos visto un progreso significativo en un gran número de áreas pero aún no es suficiente. Estamos en una fase muy importante", ha declarado Yvo de Boer.

Este documento será discutido a fondo esta noche por los ministros de Medio Ambiente que se han dado cita en la cumbre, de forma que se llegue a un principio de acuerdo en el debate del plenario del miércoles, cuando empiezan a llegan los líderes de 110 países.

La idea sigue siendo limitar el calentamiento del planeta a dos grados centígrados, lo que supone reducciones drásticas de emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente de China y Estados Unidos, los principales emisores del planeta que en principio se niegan a modificar sus insuficientes compromisos de partida.

EE.UU. sigue en sus trece

"Hay dos países que representan la mayoría de las emisiones mundiales y esperamos que eleven sus ambiciones en términos de reducción de emisiones", ha demandado el ministro sueco de Medio Ambiente en representación de la Unión Europea.

Sin embargo, el negociado jefe de EE.UU. en Copenhague, Todd Stern, ya ha advertido que su país no mejorará su oferta, que se limita a un 4% menos de las emisiones de 1990, frente al entre el 25 y 40% que pide el Panel Intergubernamental contra el Cambio Climático a los países ricos.

En la misma línea, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton ha dicho bien a las claras lo que piensa su país sobre la presión de los emergentes sobre los países desarrollados.

"La realidad es muy simple: prácticamente todo el crecimiento de emisiones en los próximos 20 años vendrá de los países en desarrollo. Sin su participación y su compromiso, nada es posible", ha escrito en una tribuna en el International Herald Tribune.

Por su parte, China también ha advertido de que no negociará sus objetivos de emisiones en el encuentro.

Europa hace bloque con África

Así las cosas, el sentimiento de urgencia crece cada hora, hasta el punto que la canciller alemana, Ángela Merkel, se ha confesado "nerviosa" por el futuro de las negociaciones.

Merkel,ha mantenido una videoconferencia junto con el presidentte francés, Nicolás Sarkozy, el primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente de EE.UU., Barack Obama, para hablar del estado de las negociaciones. 

África y Europa han alcanzado un acuerdo sobre objetivos específicos para reducir sus emisiones de CO2, según han anunciado el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro etíope, Meles Zenawi.

"África y la Unión Europea están en la misma línea", ha declarado Sarkozy tras reunirse con Zenawi, que ha subrayado que hay "un casi total entendimiento" con la Unión Europea.

"La alianza entre África y Europa es absolutamente crucial", ha añadido el mandatario etíope.

Kyoto como referencia

El futuro del Protocolo de Kyoto, el tratado internacional obliga únicamente contra el calentamiento global, cuyo primer período de compromiso finaliza a finales de 2012, sigue siendo el tema que divide a los delegados, ya que los países en desarrollo lo ven como la única garantía creíble de un compromiso vinculante de los países ricos.

"El riesgo, si perdemos de Kyoto, es tener un sistema mucho más difuso en el que todos los países industrializados hacen lo que quieran sin poder imponer objetivos", ha declarado Sergio Serra, embajador del Brasil .

"La conferencia no está progresando debido a esto",  se ha quejado el ministro japonés de Medio Ambiente, Sakihito Ozawa.

Noticias

anterior siguiente