Enlaces accesibilidad

Andreu Buenafuente presentará la gala de los Goya el 14 de febrero de 2010

  • Álex de la Iglesia quiere una ceremonia "como en el antiguo Hollywood"
  • Buenafuente ha defendido su "mirada neutra, cachonda", ajena al cine
  • Los nominados se conocerán el 23 de enero... ¿en Barcelona?
  • Un ciudadano anónimo entregará uno de los galardones
  • La gala será retransmitida por Televisión Española y RTVE.es

Por

Andreu Buenafuente disfruta de sus escasas (eso dice) vacaciones en una isla. Suena el teléfono. Es Álex de la Iglesia. "¿Qué querrá?", piensa el "mejor showman de España" (en palabras del mismo De la Iglesia).

Que presente la gala de los Goya en 2010. Y Buenafuente, que un día dijo "no voy a hacer más galas", acepta. Fin de las vacaciones.

El presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, ha anunciado este lunes el nombre del encargado de conducir la gala en una rueda de prensa en la sede de la institución, en la que también se ha dado a conocer el día de la ceremonia, que será retransmitida por TVE y RTVE.es, el 14 de febrero.

Antes, el 23 de enero, tendrá lugar la ceremonia de anuncio de los nominados, que podría ser en Barcelona si se cumpliese la "ilusión" del presidente de la Academia.

El presidente de la Academia de Cine ha rodeado su elección de misterio, hasta el punto de montar una campaña en la Red para que los internautas adivinaran su nombre.

Una ceremonia al estilo del Hollywood dorado

Porque "ilusión" ha sido probablemente la palabra más repetida en el acto de presentación de la gala de entrega de los principales premios del cine español. Ilusión de Buenafuente ante lo que "tiene ese especial tono de reto" o, según De la Iglesia, "no una patata caliente, sino una coliflor hirviente".

Ilusión del presidente de la Academia, que quiere una ceremonia "como en el antiguo Hollywood", esto es, "huir de una falsa complicidad con el público". Y para ello, se ha elegido al "Johnny Carson español". Sin embargo, "no queremos suplir con humor la falta de ganas o de presupuesto", ha dicho De la Iglesia.

La gala necesita un puntito de sobriedad, que no está reñida con la comicidad

La gala "necesita un puntito de sobriedad, que no está reñida con la comicidad", ha confirmado Buenafuente.

El showman ha asegurado que tiene "un concepto coral en la fabricación de los espectáculos", pero que "en esta gala no te puedes esconder", por lo que "personalizará" la presentación, "dará la cara". Y aun así, ha reconocido que su intención "no es hacer algo originalísimo".

Además, Buenafuente ha defendido su elección en que es bueno para la ceremonia "una mirada neutra, cachonda, que no sea de la industria".

Se ha considerado "alguien que no es del cine, pero que está acostumbrado a intentar llegar a todos", conjugando "comercialidad y calidad". "Me coloca en un ángulo muy interesante -ha señalado-, he entrevistado a todos, pero no he rodado con ellos".

Una ceremonia abierta a todos

Tanto el presidente de la Academia como el presentador de la gala han defendido que la ceremonia debe ser algo que llegue al mayor número de gente. "Una fiesta del cine español, no un acto de una industria", para Buenafuente, "una gala abierta, un buen programa de televisión", "más cosas" que la alfombra roja.

Quizá por eso, el showman rechaza convertir la ceremonia e un lugar para las reivindicaciones políticas, como sucedió en ediciones anteriores.

"Creo que no es el sitio para hacerlo", ha señalado. "Yo quiero que sea un espectáculo divertido", porque "no es una noche para mojarse".

Uno de los galardones será entregado por un ciudadano anónimo

En su intención de integrar a todos, De la Iglesia ha anunciado que uno de los Goya será entregado por un espectador anónimo, alguien desconocido, aunque no ha sabido decir la manera en la que será elegido.

Además, la fecha de la gala ha sido consensuada con exhibidores y distribuidores para que pueda servir de promoción para las películas españolas y no se vean asfixiadas por la llegada de las películas estadounidenses que en esas fechas competirán por los Oscar.

En cuanto a los desencuentros entre algunos cineastas españoles (Almodóvar y Garci, por ejemplo) y la Academia, el presidente de ésta ha recalcado que la reconciliación es "uno de los objetivos" porque "tienen que estar dentro, por el cine". En el acto habrá también "homenaje póstumo a López Vázquez".

¿Apuestas de Buenafuente? "No quiero influir, pero Tosar se va a llevar un Goya, y yo siempre acierto los Goya".

Noticias

anterior siguiente