Enlaces accesibilidad

El diseñador Kenzo subasta sus tesoros para 'comprar' una nueva vida

  • Emula a su amigo Yves Saint Laurent y vende sus tesoros artísticos
  • La gran diferencia es que lo hace en vida, para sentirse "más ligero"
  • Se trata de obras asiáticas que tenía en su casa japonesa en pleno centro de París
  • Entre ellas hay obras chinas de madera de hace 2.000 años
  • Se espera que las ventas alcancen entre 1,5 y dos millones de euros

Por
Kenzo posa para los medios en su casa de París.
Kenzo posa para los medios en su casa de París. REUTERS GONZALO FUENTES / REUTERS
"Quiero pasar página a mi vida y vivir de forma diferente, más libre, más ligero". Con estas palabras ha justificado el diseñador japonés Kenzo, de 70 años, su decisión de subastar sus tesoros artísticos, entre los que se encuentran joyas del arte asiático, muebles y antiguos kimonos.

Con esta decisión, Kenzo quiere emular en vida lo que se hizo tras la muerte de los diseñadores Gianni Versace y su amigo Yves Saint-Laurent, cuyos herederos vendieron por cifras millonarias sus obras de arte, algo que en el caso del segundo provocó una disputa diplomática entre Francia y China.

Supone, también, el fin de la época del lujo de los grandes diseñadores, plasmada en una foto que tiene en el escritorio de su casa el propio Kenzo, donde aparece sonriente con Saint Laurent en la cima de sus carreras.

Casa nueva, vida nueva


De hecho, esa misma casa, de estilo japonés y ubicada en el centro de París, ya ha sido vendida con su piscina, sus paredes de papel y un tradicional jardín japonés que envidiarían en la misma Kioto.

Esta mansión, de 1.100 metros cuadrados, la levantó hace veinte años, a medida de que su imperio de colores, ropas y perfumes se extendió en las fiestas de lujo.

"A finales de los 80 deseaba una casa japonesa con un jardín en medio de París. Mi sueño se hizo realidad", ha confesado Kenzo mientras mostraba su domicilio a los periodistas.

Joyas del arte chino

Ahora se ha mudado a una casa más modesta, con vistas al Sena, y no tiene dónde meter toda esa "acumulación de pequeñas cosas bellas", tal y como las ha definido un experto en arte asiático.

En la misma se encuentran un caballo chino de madera que data de la era Han, sobre el año 100 despúes de Cristo, cuyo precio se estima en 100.000 euros, y dos figras funerales chinas que datan de entre el 300 y el 500 antes de Cristo, valoradas de 30.000 a 60.000 euros cada una.

Sin embargo, también habrá piezas más accesibles, como extraños objetos de Asia y África que saldrán como precio de partida a unos pocos cientos de euros.

En total, para empezar su nueva vida, Kenzo puede contar con entre 1,5 y dos millones de euros, la cantidad que se espera que recaude en la subasta de sus obras de arte, que se celebrará entre los días 16 y 17 de junio.

Noticias

anterior siguiente