Enlaces accesibilidad
Open de Australia 2019

Nadal reverdece en Australia: arrolla a Tsitsipas y buscará su segundo título 10 años después

  • El español despliega en la semifinal su mejor versión ante la revelación del torneo (6-2, 6-4, 6-0)
  • Narración y datos del Tsitsipas vs Nadal

Por
Nadal devuelve una bola a Tsitsipas
Nadal devuelve una bola a Tsitsipas AFP AFP

Calculador, concentrado, meticuloso: mentalmente no tiene rival. Y cuando el físico le respeta, Rafa Nadal es una máquina. Ni el paso de los años ni el calor han hecho mella en el tenista español, que este jueves ha arrollado a la revelación del torneo Stefanos Tsitsipas en las semifinales del Abierto de Australia (6-2, 6-4, 6-0).

Nadal jugará su quinta final en Melbourne diez años después de la primera ocasión, en 2009, cuando se impuso a Federer. Para alcanzarla, este jueves ha arrollado a un griego 12 años más joven que en octavos eliminó precisamente al suizo, su ídolo y referente (como él, golpea de revés a una mano).

El partido, que se jugó con el techo descubierto (al atardecer, pero todavía con una elevada temperatura), comenzó con un punto de saque y volea de Tsitsipas. Una declaración de intenciones que no tuvo mucha continuidad.

En el tercer juego, Nadal aprovechó la primera bola de break y el griego dio muestras de no estar cómodo (se cambió las zapatillas). Por contra, Nadal solo fallaba a la hora de pedir el ojo de halcón. Pero en el séptimo volvió a romperle el servicio (dos de dos).

Ante un rival que se caracteriza por su agilidad, era el balear el que se movía con soltura por toda la pista para cerrar un set casi perfecto (6-2) en media hora.

El griego volvió fuerte (juego en blanco en su primer servicio y una sucesión de golpes espectaculares en el segundo). Pero Nadal no se quedó a la zaga.

En el quinto se mezclaron una serie de elementos para que Nadal tuviera un 0-40 a su favor. Tsitispas, que en la primera manga no superó estos trances, en esta ocasión le dio la vuelta al marcador con cinco puntos consecutivos. El partido ganaba enteros.

No ha perdido un solo set

Cualquier error podría ser fatal. Y eso le pasó al de Atenas en el noveno, que ya no pudo hacer nada más ni en esa manga (6-4) ni en la tercera, ya que el número dos del mundo fue una apisonadora con nueve juegos seguidos. Con un set en blanco cerró el partido en 1 hora y 46 minutos y se ha plantado en la final sin haber cedido una sola manga en las seis rondas disputadas.

Con todo, el heleno puede estar más que satisfecho con su rendimiento en este torneo, donde ha confirmado su ascenso a la élite después de ganar el año pasado el Masters de las promesas (Next Gen).

La otra plaza en la final se la disputarán este viernes el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, y el francés Lucas Pouille, que juega por primera vez unas semifinales en un Grand Slam.

De momento, es Nadal el primero que buscará entrar en la historia el domingo ya que nadie ha conseguido ganar cada uno de los cuatro grandes en al menos dos ocasiones: el doble Grand Slam.

Después de superar varias lesiones que le tuvieron cuatro meses fuera del circuito, Nadal ha resurgido otra vez a su máximo nivel, como si no pasara el tiempo no pasara por él. El manacorense tiene también esa sensación: tras el partido ha dicho que viste camiseta sin mangas (como en sus inicios) porque está más cómodo y le hace sentir "joven de nuevo".

Solo le falta hacerlo con el color verde con el que consiguió en Roland Garros su primer major en 2005. Y con melena (aunque la medicina hoy puede con casi todo).

Deportes

anterior siguiente