Enlaces accesibilidad
Abusos sexuales

La juez del caso Nassar desestima sus quejas para no escuchar los testimonios de sus víctimas

  • El exmédico de gimnasia lleva desde el martes escuchando a sus víctimas
  • En una carta, argumenta que no está seguro de ser capaz de soportarlo
  • La juez le recuerda que más duro fue para las atletas de las que abusó

Por
Larry Nassar, en el juicio por sus abusos sexuales en Lansing, Michigan
Larry Nassar, en el juicio por sus abusos sexuales en Lansing, Michigan. REUTERS / Brendan Mcdermid

La jueza Rosemarie Aquilina, que lleva la audiencia de sentencia sobre los abusos sexuales cometidos por el exmédico de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos Larry Nassar, ha desestimado este jueves las quejas que el acusado le presentó mediante una carta escrita a mano en la que argumentaba que no tiene en cuenta su salud mental.

Nassar, que lleva toda la semana escuchando los testimonios de sus víctimas en la vista, sostiene que no está seguro de si es capaz de manejar mentalmente una semana de comentarios de las mujeres a las que ha admitido haber abusado sexualmente durante décadas.

El exmédico, que ya se declaró culpable de 10 cargos de conducta sexual criminal en noviembre, permitió, como parte del acuerdo, que las 135 mujeres que le acusan de haber abusado de ellas compartieran sus relatos con el tribunal. 

Nassar dice que los testimonios son parte de un "circo mediático"

En la carta de seis páginas recibida por la jueza, Nassar la acusa de haber montado un gran escenario y de dirigir un "circo mediático" durante la audiencia, que comenzó el martes. En su opinión, Aquilina lo colocó en el estrado para enfrentar a las mujeres que hablaron en su contra para que las cámaras también apuntaran en su dirección.

Nada es tan duro como lo que soportaron sus víctimas 

Por su parte, la juez ha respondido que la cámara está en el sitio de los testigos para que las mujeres no tuvieran que girarse para dirigirse a él. "Tengo que decir que el contenido de lo escrito no vale la pena", le ha respondido a Nassar. "Puede ser duro que esté aquí escuchando. Pero nada es tan duro como lo que soportaron sus víctimas durante miles de horas que estuvieron en sus manos".  Además, la jueza ha declarado que "no hay verdad aquí. Es ilusorio". 

Aquilina ha manifestado que los funcionarios de salud mental y los técnicos médicos de emergencia están en alerta, por si los necesita, y no ha accedido a lo que ha calificado como una llamada de ayuda por como fue redactada la misiva. 

Más de 51 mujeres han declarado en tres días

El jueves, tercer día de testimonios, las exgimnastas olímpicas Jamie Dantzscher y McKayla Maroney declararon en la vista oral. Un fiscal leyó la declaración de MAroney, ganadora de medalles de oro y plata en los JJ.OO. de Londres 2012, y que acusa al doctor de haberle dejado huellas en su mente que tal vez nunca vayan a desaparecer.

"Creí que moría aquella noche", ha escrito en su testimonio, mientrzas ha descrito que Nassar "no era un médico, era un pedófilo". Por su parte, Dantzscher también ha sido muy dura: "Me manipulaste para que creyera que eras gentil y que me ayudabas mientras me agredías sexualmente, una y otra vez, solo para tu retorcido placer sexual", ha seañlado la atleta de 35 años. 

Creí que moría aquella noche

La audiencia continuará hasta que todas las mujeres que desean hablar hayan tenido la oportunidad de hacerlo. Se espera que más de 100 se dirijan a Nassar en el tribunal, por el que ya han pasado 51 víctimas. 

Las gimnastas califican a Nassar de "monstruo" en el juicio por abusos sexuales

Mientras, siguen alzándose las voces contra los responsables de la Federación y de la Universidad estatal de Michigan, donde Nassar fue el responsable de la revisión de los atletas. Ahora se ha comprobado que el médico tuvo acceso ilimitado para atacar sexualmente a las atletas jóvenes, a pesar de las repetidas señales de advertencia, una verdad que comienza a incomodar a las dos instituciones.

En esta línea, la presidenta de la Federación, Kerry Perry, ha anunciado que cortará las relaciones con el Rancho Karolyi, un campo de entrenamiento de las gimnastas de élite del país y sitio empleado por Nassar para sus asaltos. 

Deportes

anterior siguiente
-->