arriba Ir arriba

Al menos 120 personas han muerto y al menos 75 han resultado heridas de gravedad por la explosión de un camión cisterna cargado de gasolina en una carretera del este de Pakistán.

El vehículo volcó, al parecer por la velocidad, sobre las 6:30 de la mañana del domingo, hora local, cerca de la localidad de Bahawalpur, en la provincia de Punyab, según ha informado a Efe un portavoz de la policía local, Fida Hussain.

Tras el accidente, mucha gente se acercó hasta el camión accidentado para recoger la gasolina que se estaba filtrando. Algunas de esas personas fumaban en el momento de la explosión, según asegura la BBC.

Un incendio forestal declarado este sábado en Moguer (Huelva) ha obligado al desalojo del Parador Nacional de Mazagón. El incendio se inició en la noche del sábado en el paraje de 'La Peñuela' de Moguer y ha obligado a activar el nivel 1 del Plan de Emergencias.

El delegado de la Junta en Huelva, Francisco José Romero Rico, ha declarado en RNE que, una vez asegurado el perímetro de Mazagón, los medios se dirigen a los dos frentes aún abiertos. Además, Romero Rico ha explicado que a partir de las ocho de la mañana del domingo se han sumado los medios aéreos a las tareas de extinción.

Un deslizamiento de tierra ocurrido este sábado en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha sepultado 46 casas y ha enterrado a más de un centenar de personas, según la agencia oficial china Xinhua.

Una avalancha de piedras y lodo ha caído montaña abajo a las seis de la mañana, hora local, sobre la aldea de Xinmo, en el condado de Maoxian (provincia de Sichuan, cerca del Tibet). Al menos 46 casas han quedado sepultadas, y hay 141 desaparecidos. Los equipos de rescate y voluntarios sólo han podido rescatar de momento a una pareja y a su hijo de pocos meses.

Las imágenes difundidas por la televisión oficial CCTV muestran a los soldados desplazados al área y a los vecinos levantando pesadas rocas, y a varias excavadoras trabajando en la zona donde estaba el pueblo.

El deslizamiento ha bloqueado unos dos kilómeros de un río cercano y una carretera. Las autoridades han cerrado al tráfico, salvo para los equipos de emergencia, todas las carreteras de la zona.

Un deslizamiento de tierra ocurrido este sábado en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha sepultado 46 casas y ha enterrado a más de un centenar de personas, según la agencia oficial china Xinhua.

Una avalancha de piedras y lodo ha caído montaña abajo a las seis de la mañana, hora local, sobre la aldea de Xinmo, en el condado de Maoxian (provincia de Sichuan, cerca del Tibet). Al menos 46 casas han quedado sepultadas, y hay 141 desaparecidos. Los equipos de rescate y voluntarios sólo han podido rescatar de momento a una pareja y a su hijo de pocos meses.

Las imágenes difundidas por la televisión oficial CCTV muestran a los soldados desplazados al área y a los vecinos levantando pesadas rocas, y a varias excavadoras trabajando en la zona donde estaba el pueblo.

El deslizamiento ha bloqueado unos dos kilómeros de un río cercano y una carretera. Las autoridades han cerrado al tráfico, salvo para los equipos de emergencia, todas las carreteras de la zona.

Un joven de 25 años ha muerto en la madrugada del sábado en Pontevedra de un tiro en el pecho, durante la celebración de las tradicionales hogueras de San Juan. El supuesto agresor, un hombre de 40 años, ha sido detenido, según ha confirmado a Efe la Policía local.

El suceso ha ocurrido sobre las cinco y media de la madrugada en la playa de Arealonga, en Chapela, parroquia del municipio pontevedrés de Redondela. Según la prensa local, el supuesto agresor ha disparado al pecho al joven cuando este le recriminaba que orinase en dirección a su grupo de amigos, reunidos en la playa para celebrar la noche de San Juan.

El joven ha muerto en el acto. El agresor huyó y realizó varios disparos al aire, sin causar heridos, antes de ser detenido por la Policía.

Para este vecino Aires Silva, de 63 años, es el segundo fuego que vive en su vida. Desolado y resignado, contempla cómo las llamas rodean las granjas de alrededor. En 1991, un fuego forestal devoró esta misma cumbre de Pedrogao Grande.

Al menos 64 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas como consecuencia del devastador incendio, el peor de la historia del país. Cinco días después de que se declarara, la lucha contra el fuego continúa y se reparte entre los municipios de Góis y Pedrógão Grande, donde hay desplegados en total más de 2.300 efectivos apoyados por 802 medios terrestres, según datos de Protección Civil.

El comandante de Protección Civil de Portugal, Vítor Vaz Pinto, considera que el 95% del incendio de Pedrógão Grande está bajo control y la extensión aún por controlar equivale a unos 20 kilómetros lineales. Las suaves temperaturas registradas durante la noche del martes al miércoles han ayudado a los bomberos a evitar el avance de las llamas.

El presidente de la Liga de los Bomberos portugueses, Jaime Marta Soares, ha afirmado que el incendio que arrasa desde el sábado el centro de Portugal tiene su origen en una "mano criminal", cuestionando así por primera vez que fuese un rayo el causante del fuego, tal y como apuntó la Policía Judicial (PJ). "Tengo el convencimiento de que el impacto de un rayo llegó bastante más tarde del inicio del incendio. El inicio del incendio fue a las 15.00 y el rayo fue un tiempo más tarde, cuando el incendio ya tenía grandes proporciones", ha afirmado Marta Soares a la cadena de televisión lusa SIC. "Creo que el incendio tuvo su origen en una mano criminal".

Al menos 64 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas como consecuencia del devastador incendio, el peor de la historia del país. Cinco días después de que se declarara, la lucha contra el fuego continúa y se reparte entre los municipios de Góis y Pedrógão Grande, donde hay desplegados en total más de 2.300 efectivos apoyados por 802 medios terrestres, según datos de Protección Civil. El comandante de Protección Civil de Portugal, Vítor Vaz Pinto, considera que el 95% del incendio de Pedrógão Grande está bajo control y la extensión aún por controlar equivale a unos 20 kilómetros lineales. Las suaves temperaturas registradas durante la noche del martes al miércoles han ayudado a los bomberos a evitar el avance de las llamas. Lo que se registra en este momento en la zona son "fuegos repartidos" en zonas de "difícil acceso" en las que hay desplegados más de 1.200 efectivos terrestres, entre ellos 40 militares españoles, ha explicado Vaz Pinto en declaraciones a los medios recogidas por Efe.

Al menos un muerto y más de 40 heridos dejó este lunes el día número 80 de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno venezolano, lo que eleva a 75 la cifra de muertos en estas protestas. La protesta opositora convocada para este día, denominada "Toma de Caracas", concentró a venezolanos de todo el país para manifestarse en contra de la iniciativa presidencial de activar una asamblea constituyente para cambiar la Carta Magna, y para respaldar la reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) que abordó la crisis de Venezuela. Esta reunión de ministros de Exteriores quedó suspendida en México, tras una sesión de cuatro horas y un receso, al no conseguir los 23 votos necesarios para aprobar una resolución. La Guardia Nacional (GNB, policía militarizada) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se encargaron de reprimir la marcha, cuando apenas esta empezaba a desarrollarse, con gases lacrimógenos, cisternas de agua antidisturbios y perdigones.

En medio de ese escenario se conoció la muerte de un joven de 17 años que, según la Fiscalía, recibió una herida de bala, y al menos 48 heridos que fueron atendidos en centros asistenciales de los municipios del este de Caracas cercanos a la manifestación. El alcalde del municipio caraqueño de Chacao, el opositor Ramón Muchacho, informó sobre el deceso del joven, que identificó como Fabián Urbina y que, dijo, recibió un impacto de bala en el pecho; además de condenar "el uso de armas fuego para reprimir ciudadanos que ejercen derecho constitucional a manifestar pacíficamente".

Más de 30 grados de temperatura, humedad por debajo de 30 por ciento y vientos superiores a 30 kilómetros por hora. Se produce una combustión tan alta que el incendio genera su propia meteorología.

Un escenario ya peligroso de por sí se complica por un factor exclusivamente luso: la privatización de gran parte de los bosques nacionales tras la Revolución de los Claveles en 1974. Actualmente sólo el 5% de los parques forestales portugueses son públicos. Al estar en manos privadas, el control de estos bosques escapa a la actuación del gobierno y son ciudadanos privados los que se encargan de su cuidado y mantenimiento, en muchas ocasiones inadecuado. Además, la desertificación progresiva del interior del país con sucesivas crisis económicas también contribuye a este deterioro que tiene como resultado que muchos incendios tienen su origen en aldeas abandonadas.