arriba Ir arriba

Una película recupera la historia de la patinadora estadounidense Tonya Harding, que en la década de los 90 pasó de ser la reina de las pistas de hielo a ser señalada como responsable del ataque que arruinó la carrera de su rival, Nancy Kerrigan. El cine desempolva esta historia que conmovió a Estados Unidos durante los Juegos Olímpicos de invierno de 1994. Hoy todavía no se conoce con exactitud la implicación de Tonya en el ataque, sí que participaron en él su exmarido y su guardaespaldas. Después de un mediático juicio, Tonya cumplió una pena de tres años de libertad condicional y fue expulsada de la Federación de Patinaje.