arriba Ir arriba

Un atentado suicida perpetrado contra un hospital de la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistánha matado este lunes al menos a 70 personas y ha herido a más de un centenar, en uno de los ataques más mortíferos cometidos este año en suelo paquistaní, que ha sido reivindicado por una facción de los talibanes denominada Jamaat-ur-Ahrar y por el Estado Islámico.

Al menos medio centenar de personas han muerto en un ataque de un suicida con bombas contra un hospital de Quetta, en el oeste de Pakistán, al que había sido llevado poco antes un prominente abogado tras ser tiroteado, ha informado a Efe fuentes policiales.

El portavoz de la Policía provincial, Ghulam Akbar, ha indicado que tienen constancia de 53 muertos en "una fuerte explosión" en el Hospital Civil de Quetta, adonde había sido llevado el presidente de la Asociación de Abogados de Baluchistan, Bilal Anwar Kasi, tras ser asesinado a tiros por un grupo de hombres sin identificar.

El jefe de Gobierno de Baluchistan, Sanaullah Zehri, declaró al canal de televisión Geo que se trata de un ataque suicida "planeado", que contaba con el atentado contra el abogado y la llegada de otros letrados al hospital.

"Saraghrar" es un documental produit durant el 1984 sobre l'expedició catalana que el 1982 va escalar la paret sudoest de la muntanya Saraghrar. És la quarta muntanya més alta de l'Hndu Kush, al Pakistan, de més de 7.000 metres d'alçada. A l'expedició hi particen Joan López, Toni Garcia, Nestor Bohigas, Nil Bohigas, Enric Lucas, Ricard Herrero i Joan Martí. Contracten transportistes i veiem aquests preparant el seu propi pa. Estableixen el camp base, ataquen la muntanya i fan el cim.

Lahore, en Pakistán, comienza a enterrar a los 72 fallecidos en el atentado suicida del domingo contra un popular parque de la ciudad. Ese día un suicida se inmoló matando entre otros a 18 mujeres y 17 niños, y provocando heridas a 359 personas. 

La masacre ha dejado llena de dolor y de funerales la ciudad y los barrios de su extrarradio. El ataque tuvo lugar en una zona de aparcamiento del parque Gulshan Iqbal, a pocos metros de unos columpios infantiles, cuando cientos de personas pasaban la tarde allí en familia.