arriba Ir arriba

Lahore, en Pakistán, comienza a enterrar a los 72 fallecidos en el atentado suicida del domingo contra un popular parque de la ciudad. Ese día un suicida se inmoló matando entre otros a 18 mujeres y 17 niños, y provocando heridas a 359 personas. 

La masacre ha dejado llena de dolor y de funerales la ciudad y los barrios de su extrarradio. El ataque tuvo lugar en una zona de aparcamiento del parque Gulshan Iqbal, a pocos metros de unos columpios infantiles, cuando cientos de personas pasaban la tarde allí en familia.

El ministro del Interior de la provincia del Punyab, Shuja Khanzada, ha muerto este domingo en un ataque suicida con bomba en su vivienda en el este de Pakistán. En el atentado también han fallecido otras 11 personas y 25 han resultado heridas. La explosión tuvo lugar por la mañana en la vivienda de Khanzada, en la localidad de Shadi Khan, cuando se celebraba una reunión política.