arriba Ir arriba

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pasa su primera noche en la prisión de Curitiba horas después de entregarse a la Policía Federal de Sao Bernardo do Campo, un municipio del estado de São Paulo. La entrega de Lula casi fue impedida por decenas de militantes que bloquearon los portones y no dejaron salir su automóvil. Al menos nueve personas han resultado heridas, entre ellas una niña y un policía, en los disturbios que ha habido este sábado a las puertas de la sede la Policía Federal de Curitiba durante el ingreso en prisión del expresidente brasileño.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pasa su primera noche en la prisión de Curitiba horas después de entregarse a la Policía Federal de Sao Bernardo do Campo, un municipio del estado de São Paulo.

Tras dos días atrincherado en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, Lula ha "aceptado" cumplir la orden de prisión dictada por el juez Sergio Moro que le sentencia a 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El juez federal Sergio Moro ha decretado este jueves la prisión del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel por corrupción en una causa relacionada con la trama destapada en la petrolera estatal Petrobras, y le ha concedido un margen de un día para entregarse.

Moro permite en su auto que Lula se presente voluntariamente a la Policía Federal de Curitiba, en el sur del país, en un plazo máximo de 24 horas.

El carísmático expresidente de Brasil, que a sus 72 años seguía siendo la gran esperanza de la izquierda para recuperar el poder en las presidenciales de octubre, ha quedado prácticamente apartado de las elecciones al ratificar la Justicia brasileña en segunda instancia la sentencia por corrupción en una de las causas derivadas del caso Petrobras, lo que, en última instancia, le aboca al fin de su carrera política.

  • El tribunal de segunda instancia ha confirmado y ampliado a doce años la pena
  • "Fue beneficiario personal y directo de los sobornos", argumentan los magistrados
  • Las encuestas daban a Lula como favorito de cara a las presidenciales de octubre
  • Aunque puede recurrir, la condena prácticamente le inhabilita para las elecciones

El expresidente brasileño Luiz Inazio Lula da Silva ha sido condenado este miércoles a nueve años y medio de prisión por un tribunal de primera instancia, que le ha hallado culpable de corrupción pasiva y lavado de dinero en uno de los casos sobre la trama de la petrolera estatal Petrobras en los que está implicado, una condena que pone en cuestión su candidatura a las presidenciales de 2018.

El expresidente de Brasil Luis Ignacio Lula da Silva ha declarado este miércoles ante el juez federal Sergio Moro en calidad de imputado, por un supuesto caso de corrupción relacionado con la trama destapada en Petrobras. Después de su declaración, Lula ha indicado: "Estoy vivo y preparándome para volver a ser candidato a la Presidencia de la República".

Lula ha prestado declaración durante cinco horas en los juzgados federales de Curitiba (sur de Brasil) por la supuesta propiedad de un apartamento en el balneario paulista de Guarujá que figura en los registros a nombre de la constructora OAS.

Sin embargo, según las acusaciones, el verdadero propietario sería Lula, que lo habría recibido a cambio de "favores" hechos desde el poder a esa constructora, una de las implicadas en la red de corrupción.