arriba Ir arriba

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha propuesto este miércoles instalar paneles solares en el muro que quiere levantar en la frontera con México para que la energía producida ayude a financiarlo y el país mexicano "tenga que pagar mucho menos dinero".

"Estamos pensando en construir el muro como un muro solar, algo que cree energía y se autofinancie. De esta forma México tendrá que pagar mucho menos dinero. Tiene sentido, ¿no?", dijo Trump durante un mitin en Cedar Rapids (Iowa).

La idea de colocar paneles solares en el muro ya llevaba dos semanas circulando en Washington, dado que el mandatario habló de ella en un encuentro privado con un grupo de legisladores republicanos el pasado 6 de junio, pero hasta ahora Trump no había formulado esa posibilidad en público. El mandatario aseguró que esa "idea singular" era suya, porque él es "un constructor", y que el público de Iowa era "el primer grupo" al que se la había comunicado.

La construcción de un muro fronterizo con México es una de las grandes promesas de campaña de Trump, quien aseguró una y otra vez en sus mítines que esa barrera no costaría ni un dólar a los estadounidenses y sería financiado por el Gobierno mexicano.

En Portada aborda el asunto de la inmigración en Estados Unidos: Desde los centroamericanos que acaban de cruzar la frontera hasta aquellos que llevan allí toda una vida trabajando con permiso de residencia y ahora se han lanzado a tramitar la ciudadanía estadounidense por temor a una expulsión. La historia comienza en McAllen, una ciudad del sur de Texas. Allí llegan a diario decenas de salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que cruzan el Río Grande en lanchas fletadas por coyotes. Y desde McAllen, En Portada desarrolla todo el proceso en el que se embarcan los que escapan de sus países en busca de una vida algo mejor. En la inmensa mayoría de los casos, la huida surge de la violencia o la pobreza.

  • El veto prohibe la entrada a EE.UU. de personas procedentes de ciertos países musulmanes
  • Está en el Tribunal Supremo desde haberse fallado en su contra en mayo
  • La corte dictamina que Trump  "excedió el alcance de su autoridad"
  • Dos fiscales demandan a Trump por recibir dinero de gobiernos extranjeros
  • La Constitución prohíbe estas operaciones para evitar influencias externas

El 92 % de los migrantes centroamericanos atendidos por Médicos Sin Fronteras (MSF) han padecido la violencia en su país de origen o durante la peligrosa ruta que los lleva a través de México hacia EE.UU., ha denunciado este jueves, 11 de mayo de 2017, esa organización en un informe.

"El 92,2% de los migrantes y refugiados atendidos por los equipos de salud mental de MSF en 2015 y 2016 habían sufrido un evento violento en su país de origen o durante la ruta a través de México", señala el informe "Forzados a huir del Triángulo Norte de Centroamérica: Una crisis humanitaria olvidada".

Cerca de 500.000 personas entran en México cada año, procedentes en su mayoría de El Salvador, Honduras y Guatemala, la región conocida como Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA) y que es, hoy por hoy, una de las más violentas del mundo, destaca la asociación, que desde 2012 les ofrece atención médica y psicológica.

Según Médicos Sin Fronteras se trata de "una crisis humanitaria olvidada".

Sólo se habla del muro del norteese que Donald Trump prometió construir o reforzar con el dinero de los mexicanos para evitar la llegada de migrantes. Una promesa electoral que, por ahora, se queda sólo en eso, en promesa. Pero 3.000 kilómetros al sur, en la frontera de México con Guatemala, hay otro muro del que se habla menos; que no es visible porque no está construido con cemento y alambradas. Un muro plagado de trampas, puestas por los cárteles de la droga, los delincuentes comunes y hasta la policía mexicana, y cuyas víctimas son siempre los mismos: los más vulnerables: los 500.000 centroamericanos que entran cada año. Ellos protagonizan una crisis humanitaria sin parangón.

"Al cruzar la frontera sur de México la situación se convierte en un verdadero infierno. Los están esperando los criminales, los cárteles de la droga para secuestrarlos y exprimirles no sólo el poco dinero que traen sino la poca propiedad que tienen", asegura Fray Tomás Gonzales, que intenta paliar la situación dirigiendo un albergue para migrantes en Tenosique, Tabasco (México).

Médicos Sin Fronteras (MSF) también está en el terreno ofreciendo asistencia psicológica y sanitaria. En su último informe, titulado "Forzados a huir del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras, El Salvador): una crisis humanitaria olvidada", la ONG ha recabado numerosos testimonios que denuncian la colusión de autoridades y delincuentes. Uno de esos testimonios es el de una hondureña de 35 años que prefiere no decir su nombre y que ha cruzado cuatro veces la frontera sur mexicana.