arriba Ir arriba
  • El magnate lo afirma en una entrevista al programa '60 minutes' de la CBS
  • "Vamos a echarlos del país o vamos a encarcelarlos", señala en el programa
  • Afirma que en cierta áreas fronterizas con México podrían alzarse valla
  • Reconsidera la idea de enjuiciar a Clinton y renunciará al sueldo de presidente
  • Nombra al líder republicano Priebus como el jefe de gabinete

Hasta 37 inmigrantes del CIE de Zona Franca, en Barcelona, iniciaron este domingo una huelga de hambre que han dado por finalizada este mismo lunes al mediodía. A las puertas de este Centro de Internamiento de Extranjeros se han concentrado decenas de ciudadanos convocados por la Plataforma Cerremos el CIE y representantes de Junts pel Sí, Catalunya Sí que es Pot y la CUP. La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, expresaba su rechazo al centro. El Ayuntamiento pedirá una nueva orden de cierre al juez. Interior recuerda que los CIE están en toda Europa y reprocha que se politicen.
 

En 1999, lo que conocemos como 'La Jungla' no existía pero en el mismo lugar ya había un centro de atención a migrantes y refugiados. Se llamaba "Sangatte", lo gestionaba Cruz Roja y en él eran atendidas unas 200 personas al día. Todos tenían un mismo objetivo: llegar al Reino Unido y empezar de nuevo. Es quizás lo único que no ha cambiado en estos 17 años en un campamento que, hace mucho, se convirtió en en una mole de miles de chabolas en la que han llegado a malvivir unas 10.000 personas.

En más de una ocasión, las autoridades han intentado desmantelarlo, pero sin éxito. En 2003, los gobiernos francés y británico hicieron un intento más para controlar los flujos migratorios hacia el Reino Unido (fuera del espacio Schengen) y firmaron los acuerdos de Touquet. Desde ese momento, la frontera francobritánica pasó de estar en Dover (Inglaterra), a Calais (Francia). Ni así se consiguió controlar la llegada masiva de migrantes que a lo largo de los años han intentado de mil formas superar el Canal de la Mancha, en los bajos de camiones, autobuses u ocultos en coches; a pie por el Eurotúnel; en barcos e incluso a nado...

Decenas de diputados de Unidos Podemos han protagonizado una protesta al inicio del pleno del Congreso exhibiendo carteles con las iniciales DH, de Derechos Humanos, que han depositado después en el escaño del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien no estaba presente.

La protesta, que se registra un día después del motín en un centro de internamiento de extranjeros de Madrid, ha provocado la reacción inmediata de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que les ha reclamado que cumplan el Reglamento del Congreso y no dejen "que una foto valga más que una palabra", mientras diputados del PP y Ciudadanos aplaudían de pie.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha intentado sin éxito tomar la palabra y ante su insistencia en hablar con el micrófono cerrado, Pastor le ha llamado al orden, poniendo fin al incidente.

Tras casi doce horas de motín, las decenas de inmigrantes que aún seguían atrincherados en la azotea del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche en Madrid, del medio centenar que se encaramó en la noche de este lunes, han abandonado este espacio del centro tras negociar con la Policía Nacional.

Desde las 21:00 horas, los inmigrantes, la mayoría de nacionalidad argelina, han permanecido en la azotea del CIE, desde donde han pedido "libertad" y "dignidad" con pancartas. No se han registrado durante la noche ni heridos ni altercados y tampoco ha habido detenidos.