arriba Ir arriba
  • Afirma que no permitirá su salida hasta que el caso del asesinato de Kim Jong-nam tenga "una resolución adecuada"
  • El primer ministro malasio afirma que hay once malasios en territorio norcoreano, que han sido "hechos rehenes"
  • Malasia responde con medidas recíprocas y condena la decisión norcoreana
  • Tres norcoreanos relacionados con el asesinato estarían escondidos en la embajada de su país en Malasia

Corea del Norte ha lanzado este lunes cuatro misiles balísticos en dirección al Mar del Este (Mar de Japón), según han informado los gobiernos surcoreano y japonés; tres de los cuatro proyectiles cayeron en la "zona económica" marítima de Japón. Se cree que el lanzamiento responde a las maniobras anuales de EE.UU. y Corea del Sur, que lo considera "una desafío y una grave provocación para la comunidad internacional".

Corea del Norte ha lanzado este lunes cuatro misiles balísticos en dirección al Mar del Este (Mar de Japón), según han informado los gobiernos surcoreano y japonés.

Tokio ha confirmado que tres de los cuatro proyectiles cayeron en su Zona Económica Especial (EEZ) -espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde las costas japonesas- cerca del litoral de la prefectura septentrional de Akita.

Se cree que el lanzamiento llevado a cabo este lunes por el régimen de Pyongyang responde a las maniobras conjuntas anuales que Corea del Sur y Estados Unidos llevan a cabo en territorio surcoreano desde la semana pasada.

Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder norcoreano, Kim Jong-un, fue asesinado con un potente tóxico conocido como "agente nervioso VX", según un análisis preliminar divulgado este jueves por la Policía malasia. El VX, considerado un arma química por la ONU, fue encontrado tras analizar restos en los ojos y el rostro de Kim Jong-nam, que murió el pasado 13 de febrero tras ser atacado por dos mujeres en el aeropuerto de Kuala Lumpur. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reafirmado su intención de aumentar el armamento nuclear del país, ya que pretende volver a liderar la carrera nuclear. El magnate señala en una entrevista a Reuters publicada este jueves que está "muy enfadado" con las pruebas balísticas de Corea del Norte y cree que la Administración de Obama debería haberse ocupado de este problema.

Durante sus primeras declaraciones sobre el arsenal nuclear de EE.UU. tras su nombramiento como presidente el 20 de enero, Trump afirma que le gustaría ver un mundo sin armas nucleares, pero que no se quedarás "atrás de ningún país en este tema, incluso si se trata de un aliado".

El 8 de abril de 2010, Estados Unidos y Rusia firmaron en Praga una tratado para la limitación de las armas, conocido como New START. Este acuerdo obliga a ambos países a que el 5 de febrero de 2018 hayan reducido sus arsenales de armas nucleares en dos tercios.

Sin embargo, con la llegada de Donald Trump a la Presidencia de EE.UU., la aplicación del acuerdo ha sido puesta en duda por algunos expertos. Trump, que ya ha criticado varios de los acuerdos a los que llegó Obama durante su mandato, cree que el New START solo favorece a Rusia.

Por último, ha abordado la tensión que mantiene Estados Unidos y varios de sus aliados con Corea del Norte, por las numerosas pruebas realizadas por el Gobierno de Pyongyang con misiles balísticos. Trump afirma que está "muy enfadado" por estos tests y señala que desarrollar un sistema de defensa de misiles para sus aliados Japón y Corea del Sur está entre las opciones a realizar.