arriba Ir arriba

Al parecer, algunos de los códigos detectados en los ataques ya fueron usados en el pasado por piratas informáticos de Pyongyang. Después de que Rusia haya acusado a Estados Unidos por el ciberataque, Washington ha querido apuntar a Corea del Norte como principal sospechoso y pone como ejemplo el ataque de 2014 a Sony tras la película sobre Kim Jong-un.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que es posible un conflicto a gran escala con Corea del Norte por el programa de misiles balísticos de este país.

"Hay una posibilidad de que podamos acabar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte", ha asegurado Trump en una entrevista con Reuters con motivo de sus 100 días en el gobierno.

No obstante, Trump ha insistido en que prefiere un arreglo pacífico, posiblemente con nuevas sanciones.

Trump, no obstante, ha tendido la mano a China, ha agradecido sus esfuerzos para presionar a Corea del Norte y ha alabado al presidente chino, Xi Jinping, con el que se reunió recientemente en Florida.

"Creo que está trabajando muy duro - ha dicho - Sé que le gustaría poder hacer algo. Tal vez no pueda. Pero creo que le gustaría".

"Realmente creo que está haciendo todo lo que puede para ayudarnos en una situación importante", ha añadido Trump, en referencia a Xi.

Durante la entrevista, el presidente estadounidense se ha referido a las relaciones entre Estados Unidos y su aliado Corea del Sur, y ha advertido que Seúl tendrá que pagar por el escudo antimisiles desplegado por EE.UU.

Trump ha estimado el coste del sistema, conocido como THAAD por sus siglas en inglés, en 1.000 millones.

Medios estadounidenses y chinos han destapado que la flota que Estados Unidos anunció que se dirigía a la península de Corea para disuadir al régimen de Pyongyang nunca llegó a su destino. Es más, navegó en dirección contraria y se dedicó a maniobras conjuntas con Australia. La farsa se ha mantenido durante 10 días sin rectificación y pone en duda el rigor de la estrategia militar estadounidense en uno de los conflictos más impredecibles del mundo.

Ahora sí, el portaaviones nuclear estadounidense Carl Vinson y su grupo de ataque se dirigen hacia la península coreana. Esto es, 10 días después de lo que habían anunciado la Casa Blanca y el Pentágono. Está previsto que llegue a Corea a finales de abril, según fuentes militares surcoreanas citadas por la agencia local Yonhap.

El Comando del Pacífico estadounidense (PACOM) anunció a principios de abril que enviaba a la península coreana al Carl Vinson, anclado en Singapur y que hasta entonces tenía previsto participar en el Índico en maniobras conjuntas con Australia, como respuesta al lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte. El propio secretario de Defensa, James Mattis, insistió en esta información.

En ese momento interesaba mostrar una posición de fuerza frente a Pyongyang. La escalada de tensión era evidente y mantenía al mundo en vilo: una flota estadounidense se encaminaba a Corea del Norte justo antes del 15 de abril, la fecha en que se iba a conmemorar con un gigantesco desfile militar el 105 aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il-sung.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha visitado este lunes la zona desmilitarizada (DMZ, en sus siglas en inglés) que separa las dos Coreas en un momento de máxima tensión con el Norte debido a sus repetidos ensayos armamentísticos.

A escasos metros de la tensa frontera con Corea del Norte, Pence ha recordado la "alianza de hierro" entre Washington y Seúl y ha reiterado las palabras del secretario de EstadoRex Tillerson, durante su gira asiática en marzo: la "paciencia estratégica" con Pyongyang se ha acabado y "todas las opciones están sobre la mesa".

No obstante, Pence ha destacado la "determinación del pueblo y el presidente estadounidenses" para solventar la situación "a través de medios pacíficos, a través de negociaciones".

Corea del Norte ha realizado un lanzamiento fallido de un misil, que estalló casi inmediatamente después de ser disparado, según ha confirmado Estados Unidos. El lanzamiento se ha producido en plena escalada de tensión entre el régimen norcoreano y Estados Unidos. El vicepresidente norteamericano, que ha llegado a Seúl en una gira centrada en la amenaza atómica de Pionyang, ha dicho que la alianza con Corea del Sur está más fuerte que nunca.

Corea del Norte ha afirmado que está preparada para la guerra nuclear. De hecho, este sábado ha mostrado varios misiles balísticos, entre ellos un posible nuevo proyectil de alcance intercontinental que nunca antes había enseñado en público. Lo ha hecho en el desfile con el que se ha celebrado el 105 aniversario del nacimiento de Kim il-Sung, fundador del país. El líder norcoreano, Kim Jong-Un, presidió el desfile organizado en honor de su abuelo y primer mariscal de la dinastía que controla el país desde hace más de 70 años.

Corea del Norte ha mostrado este sábado varios misiles balísticos, entre ellos un posible nuevo proyectil de alcance intercontinental, en el desfile militar organizado con motivo del 105 aniversario de su fundador, Kim Il-Sung, y que se produce en un momento de gran tensión con Estados Unidos. El vicepresidente del Partido de los Trabajadores del país, Choe Ryong-hae, ha dicho en este acto que el pueblo norcoreano está "preparado para la guerra" contra EE.UU. con sus armas nucleares.