arriba Ir arriba

Un simple análisis de sangre podría permitir en el futuro detectar 8 tipos diferentes de cáncer. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore en Estados Unidos lo han probado en mil pacientes que ya sufrían la enfermedad. El test analiza los residuos de células tumorales que circulan en la sangre y estudia 16 genes y 8 proteínas para determinar si hay indicios de cáncer y en qué órgano. Los resultados han probado su efectividad en cáncer de mama, colorrectal y de pulmón y lo más interesante, también en otros para los que no existen pruebas de detección precoz como el de hígado, páncreas, ovario, esófago y estómago, que ahora solo avisan cuando la enfermedad ya está avanzada. A diferencia de la biopsia se trata de una prueba no invasiva. El objetivo de los investigadores es conseguir la detección temprana del cáncer mediante controles rutinarios y en pacientes a los que todavía no se lo han diagnosticado.