arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno dio una rueda de prensa en Canadá junto al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que estuvo centrada en Cataluña. Allí, Pedro Sánchez puso el referéndum de Quebec como ejemplo de solución política ante un desafío independentista. Sánchez ha rechazado pronunciarse sobre los posibles indultos a los políticos independentistas que defiende su delegada de Gobierno en Cataluña aunque no la desautoriza.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cree que el ejemplo de Quebec demuestra que pueden hallarse soluciones políticas a problemas políticos como el conflicto en Cataluña. Sánchez ha hecho esta reflexión en Montreal, donde se ha entrevistado con el primer ministro, Justin Trudeau, durante su visita oficial a Canadá.

"La mayoría social en Cataluña ha pedido lo mismo, no ha pedido independencia sino reforzar su autogobierno (...) Y es ahí donde está centrando el gobierno de España su propuesta política. Esa es la conclusión que podemos sacar del proceso que solucionó la crisis en Canadá respecto a Quebec".

Los ciudadanos de la región de Quebec votaron en dos ocasiones sobre su posible independencia de Canadá, y en ambas la rechazaron. Ambas consultas fueron legales y organizadas por el propio gobierno, de acuerdo con la llamada Ley de Claridad que establecía las condiciones para el referéndum y la secesión.

"Lo que propone este Gobierno es que dejemos a un lado la vía judicial y empecemos a hablar de política. Desde la ley, diálogo", ha recalcado Sánchez durante la rueda de prensa con Trudeau, donde la crisis catalana ha tenido un protagonismo especial.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha rechazado opinar sobre la posibilidad de indultar a los dirigentes independentistas que están en prisión porque considera que es una mera "hipótesis". "El Gobierno no se pronuncia sobre hipótesis; el Gobierno se pronuncia sobre realidades", ha recalcado en la conferencia de prensa que ha ofrecido junto al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en Montreal.

Estados Unidos y México han cerrado este lunes un acuerdo comercial bilateral que sustituiría al actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), según ha resaltado el presidente estadounidense, Donald Trump, si bien el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha asegurado que aspiran a incorporar a Canadá a las negociaciones para cerrar un pacto trilateral que mantenga el actual área de libre comercio entre los tres países.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ordenado a retirar el apoyo al comunicado final de la cumbre del G7. Lo ha hecho como respuesta a las declaraciones del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien afirmaba en rueda de prensa que los aranceles estadounidenses al aluminio y al acero eran un insulto a los canadienses y que mantenía el plan para tomar represalias comerciales a partir del 1 de julio.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ordenado a retirar el apoyo al comunicado final de la cumbre del G7 como respuesta a las declaraciones del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien dijo en rueda de prensa que los aranceles estadounidenses al aluminio y al acero eran un insulto a los canadienses y que mantenía el plan para tomar medidas de represalia a partir del 1 de julio.

Trump, a través de Twitter, llamó a Trudeau "deshonesto y débil". "Basándome en las declaraciones falsas de Justin durante su rueda de prensa y en el hecho de que Canadá está aplicando aranceles enormes a los granjeros, trabajadores y empresas estadounidenses, he dado instrucciones a nuestros representantes para que no suscriban el comunicado", señaló el presidente de Estados Unidos.

Además, Trump ha añadido que su Gobierno analizará los aranceles a los automóviles extranjeros que llegan al mercado de EE.UU., una medida que puede hacer mucho daño, entre otros, a la Unión Europea y, dentro de ella, a Alemania.