arriba

Un primer convoy de ayuda humanitaria ha conseguido entrar en la ciudad siria de Madaya, asediada desde hace seis meses por las fuerzas que respaldan al presidente sirio, Bachar al Asad, y que sufre la falta de alimentos hasta el punto de que al menos una decena de personas han fallecido recientemente por inanición y la gente se está viendo obligada a comer hojas de los árboles.

Entre 44 y 50 camiones de la Cruz Roja y la ONU, cargados con alimentos y suministros médicos, han logrado entrar en la ciudad, según ha confirmado el portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Siria, Pawel Krzysiek.

Tras la entrada de la ayuda humanitaria, la ONU ha alertado de que al menos 400 personas necesitan ser evacuadas de forma inmediata. En caso de no recibir atención médica, se "enfrentan a la muerte". La situación, según Naciones Unidas, es "muy crítica" y las agencias humanitarias trabajan para que el Gobierno sirio les permitan salir de Madaya.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado en una entrevista en TVE que el problema "a corto, medio y largo plazo" de la Unión Europea será el de los refugiados que buscan una salida a la guerra.

"Mientras no seamos capaces de ayudar a los países donde la gente no puede vivir, no lo vamos a evitar nunca y mientras tengamos debajo un continente donde no se respetan los derechos humanos de mucha gente y viven situaciones de pobreza límites, no lo vamos a arreglar nunca", ha explicado, reivindicando que se ayude en origen a las personas que se marchan en busca de un futuro.

Cáritas atendió el año pasado a 2,17 millones de personas en España, en línea con el anterior, y de ellas, un 53% estaban en hogares donde alguien tenía trabajo, y el 62% vivía en barrios en  buenas condiciones, lo que implica por un lado, que el crecimiento de  la pobreza, que está dispersa, se estanca, y, por otro, el empleo no necesariamente sirve para erradicarla. 

La situación del millón de refugiados en el Líbano ha empeorado en los últimos meses, y la mayoría viven en la indigencia. Por eso muchos se arriesgan a cruzar hacia Europa. Ese es uno de los motivos por los que ha aumentado la presencia de emigrantes en Europa este año. La ONU calcula que en los próximos meses unas 3.000 personas atravesarán diariamente Macedonia.