arriba Ir arriba

Los colegios electorales de las legislativas birmanas (Myanmar) han cerrado este domingo a las 16.00 hora local (10.30 en España peninsular) tras una jornada con numerosos fallos pero en un clima aceptable, al menos en Rangún. Alrededor del 80% del censo ha participado en estos comicios históricos, según las primeras estimaciones de la comisión electoral, informa Thant Zin Aung a AFP.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la también nobel de la paz y líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, han pedido en Rangún cambios en la constitución de Myanmar para asegurar unas elecciones "libres y transparentes" que lleven al país hacia una "completa" democracia representativa. 

Obama, escoltado por la opositora birmana en la casa que esta tiene en la antigua capital del país, ha pedido cambios "inclusivos" en la Carta Magna ante los comicios generales que se celebrarán en la segunda mitad de 2015. Suu Kyi no puede presentarse a las elecciones porque sus hijos nacieron en el Reino Unido y no tienen nacionalidad birmana. 

El mandatario estadounidense, que realiza su segunda visita a Birmania, viajará a Brisbane (Australia) para asistir a la cumbre del G20 el fin de semana. 

En 1991, Alexander, hijo de la opositora birmana Aung San Suu Kyi, recogía en su nombre el Premio Nobel de la Paz con el que se reconocía su lucha no violenta por la democracia y los derechos humanos. En 2010, Suu Kyi cruzaba el umbral de su casa, donde había permanecido en arresto domiciliario, y viajaba a Oslo para recibir el premio en mano. Ahora, la figura de la oposición birmana recoge el Premio Sájarov del Parlamento Europeo, que también le fue concedido cuando estaba detenida.

El presidente de EEUU, Barack Obama, se ha reunido este lunes con el presidente birmano, Thein Sein, y la líder de la oposición democrática, Aung San Suu Kyi, en una visita histórica a Birmania (Myanmar) para alentar las reformas democráticas.

Obama, que ha llegado a Rangún procedente de Bangkok, se ha entrevistado primero con el exgeneral Thein Sein, el impulsor del proceso de reformas de orientación democrática que lleva a cabo el país asiático desde 2011.

Aunque la conversación ha sido a puerta cerrada, se esperaba que el mandatario estadounidense animase a su homólogo a continuar con las reformas y señalase que queda mucho por hacer, a pesar de los avances logrados.

Su figura fragil, de sonrisa amplia, esconde la voluntad de acero que uno de los regímenes más represivos del mundo no ha logrado doblegar.

Aung San Suu Kyi, de 67 años, nación en Ragún, en un entorno íntimamente relacionado con la historia política del país. Su padre, el general Aung San, fué uno de los artífices de la independencia de Birmania respecto al Reino Unido, y murió asesinado seis meses antes de ver cumplido su sueño.

Suu Kyi se formó en la Universidad británica de Oxford, y allí conoció a su esposo, Michael Aris, con quién tuvo dos hijos. En 1988, a su regreso a Birmania, emergió como símbolo nacional tras las manifestaciones estudiantiles del 8 de agosto. Ha permanecido 21 años bajo arresto domiciliario, alejada de su familia, hasta su puesta en libertad en 2010. En las elecciones del pasado mes de abril, ganó un escaño en el Parlamento. La amplitud del poder que ejercerá realmente, está aún por determinar.

Con su característica resolución, Aung San Suu Kyi ha esquivado siempre hablar de su sufrimiento. "Yo misma - suele decir - tomé la decisión" (25/07/12).

La líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, ha pronunciado hoy el discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz que le fue concedido hace 21 años. La ceremonia se ha celebrado en Oslo Aung San Suu Kyi no pudo recoger el Nobel en 1991 porque estaba bajo arresto domiciliario. En su lugar lo hicieron su marido y sus dos hijos. Hoy, dos décadas después, la líder de la oposición Birmana ha agradecido el premio al comité porqué, ha dicho, la hizo sentirse real pese a su cautiverio y sirvió para que el mundo se fijara en la lucha por la democracia y los derechos humanos en Birmania.

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi llegó el miércoles por la noche a Ginebra para comenzar una gira por Europa, la primera ocasión en que viaja al continente en casi un cuarto de siglo.

El vuelo en que viajaba aterrizó en Ginebra, donde Suu Kyi tiene previsto este jueves dar un discurso ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y hablar con el ministro de Exteriores suizo Didier Burkhalter en la capital, Berna.

La OIT levantó el miércoles las sanciones que pesaban sobre Birmania desde hacía una década, como reconocimiento al proceso de transición a la democracia iniciado por la Junta Militar que gobierna el país, y que incluye una nueva ley sindical y el compromiso de acabar con el trabajo forzado en 2015.