arriba Ir arriba

Las distracciones al volante causaron más muertes en las carreteras el año pasado que la velocidad y el alcohol. Uno de cada 3 conductores reconoce haber hablado por el móvil mientras conducía. La DGT quiere acabar con este tipo de prácticas y cuenta con la ayuda de personas que sufren lesiones medulares por accidentes de tráfico en la campaña "No corras, no bebas... No cambies de ruedas".

La Guardia Civil investiga si una indisposición del conductor pudo causar el accidente del autobús de la compañía Alsa que el lunes provocó en Avilés (Asturias) la muerte de cinco personas. De los quince heridos que fueron hospitalizados tras el siniestro, once ya han sido dados de alta mientras que cuatro, tres mujeres y un hombre, permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. Se trata del conductor y de tres pasajeras que presentan traumatismos craneoencefálicos, abdominales, de tórax y extremidades.

El verano acaba con 259 muertos en las carreteras en julio y agosto, 34 más que en las vacaciones del año pasado, lo que supone un aumento del 15%.

En total se produjeron 236 accidentes mortales. En julio perdieron la vida 127 personas, seis más que en el mismo mes del anterior año y en agosto 132, 28 más que el ejercicio pasado.

Son las principales cifras del balance provisional de la siniestralidad en las vías interurbanas con datos referidos a las primeras 24 horas desde que se produce el accidente y que ha desglosado el director general de la DGT, Pere Navarro.

Navarro ha señalado la velocidad en carreteras convencionales como principal causa y ha restado importancia a factores como el estado de las carreteras o del parque de vehículos.

Las primeras invetigaciones del accidente de autobús en Avilés (Asturias) que ha dejado cinco fallecidos y 15 heridos apuntan a que el conductor del vehículo podría haber sufrido un desvanecimiento. La velocidad del autobús que iba a unos 80 ó 90 kilómetros por hora y la trayectoria que siguió en los últimos metros de su recorrido hacen a los investigadores considerar esta posiblidad como la principal hipótesis.

Al menos cinco ocupantes de un autobús de línea de la compañía Alsa han fallecido y quince han resultado heridos tras la brutal colisión del vehículo contra un pilar de cemento de un viaducto en obras en la variante de Avilés. De los 15 heridos en el choque, once permanecen ingresados, seis de ellos más graves, entre los que se encuentra el conductor del autobús, han sido trasladados al Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo, mientras que los otros cuatro heridos leves se encuentran en observación en el Hospital de Avilés, el más próximo al lugar del siniestro.

Tres malagueñas, María Belén Jiménez, María Victoria Aláez y Juana Jiménez y el italiano Sebastien Giordani han fallecido en Nanja, al norte de Tanzania, al colisionar el vehículo en el que viajaban con un camión que circulaba en sentido contrario. En el accidente también han muerto el conductor del camión y otra persona. Según las primeras investigaciones, el camión pudo perder el control por un fallo en los frenos.

Al menos cuatro personas han resultado heridas y más de una veintena heridas a causa del accidente de un autobús de línea que se ha estrellado contra el pilar de un viaducto, minutos antes de las 14:00 horas, cuando se incorporaba a la Autovía del Cantábrico, la A-8. Las primeras hipótesis apuntan a que el conductor del autobús ha podido sufrir alguna indisposición que ha provocado la colisión.

Al menos cuatro personas han muerto al impactar un autobús de pasajeros contra un pilar de un viaducto en la variante de Avilés. El accidene ha ocurrido a las 13:40 horas en la AI-81 en dirección Gijón, cuando un autocar de la compañía ALSA que cubría la línea Cudillero-Avilés-Gijón se empotró contra una columna de hormigón por causas que se desconocen.