arriba Ir arriba

El Airbus 320 de la línea aérea egipcia despegó poco después de las once de la noche, con 66 personas a bordo, y se perdió su contacto poco antes de descender hacia El Cairo. Grecia y Egipto están buscando los posibles restos en un área cercana a isla griega de Kárpatos, donde el capitán de un barco mercante dice haber visto una bola de fuego en el cielo.

Cuatro personas han sido rescatadas este jueves con vida tras permanecer seis días bajo los escombros de un edificio que se vino abajo en Huruma, un barrio marginal de Nairobi, en Kenia, y provocó la muerte de al menos 35 personas. A media mañana los servicios de emergencias informaron del hallazgo de una mujer, que fue rescatada pocas horas después, y por la tarde los equipos de rescate sacaron a otras tres personas -otras dos mujeres y un hombre- después de que el Ejército keniano retirara parte de los escombros.

Cinco personas han muerto y otras tres han resultado heridas cuando la furgoneta se ha salido de la autovía RM-11 y ha caído por un talud de unos cuatro metros de altura. El vehículo trasladaba a las víctimas a una finca agrícola de Águilas para trabajar como jornaleros. El accidente ha ocurrido a las 7,20 de la mañana, en el kilómetro 12 de esta vía rápida en sentido Águilas, en un tramo recto sin ningún tipo de complicación desde el punto de vista del tráfico. La guardia civil trata de esclarecer las causas del siniestro. La furgoneta, por causas que se investigan, se ha salido de la calzada y ha caído por un terraplén casi vertical de unos cuatro metros, impactando contra un muro de hormigón y un talud. Se ha salvado el copiloto, que viajaba en una zona donde apenas hubo deformación, y otros dos pasajeros que ocupaban los puestos centrales. Un accidente que podría haber tenido consecuencias aún más graves si en el momento en el que se ha precipitado la furgoneta hubiera circulado algún otro vehículo por el paso inferior de la autovía.

Yaiza Schmöhe, física de profesión, ha denunciado a AXE por las lesiones físicas que sufrió en un concurso organizado por la conocida marca de Unilever para ganar un viaje al espacio. La última prueba, que tuvo lugar en Ibiza en junio de 2013, consistía en un blob-jump, una actividad de riesgo en la que dos personas saltan desde una plataforma sobre el extremo de una colchoneta situada en el agua donde se encuentra la persona que va ser lanzada a varios metros de altura. Esta mujer, que ha puesto en marcha una campaña en Change.org, explica que la lanzaron a una altura mayor que la habitual, que saltaron sobre la colchoneta tres personas en lugar de dos y desde más alto y que al hacerse la prueba de noche no pudo preparar bien su caída y cayó de bruces contra el agua. Se le rompieron dos huesos de la cara, tuvo lesiones en el cuello y rodillas y actualmente tiene una incapacidad permanente del 48%. Yaiza Schmöhe insiste en que se incumplieron las medidas de seguridad, aunque la empresa lo niega. No fue la única herida.

En la localidad tinerfeña de Los Cristianos los equipos de rescate siguen tratando de localizar a los desaparecidos tras el derrumbe de un edificio de apartamentos. Sus familiares llevan más de 24 horas sin noticias y la esperanza de encontrarlos con vida comienza a apagarse. El servicio de atención a las familias está ofreciendo asistencia psicológica continua a estos afectados.
 

Los trabajos se centran en localizar a las personas desaparecidas, pero con seguridad para los equipos de rescate. Los restos del edificio se pueden venir abajo en cualquier momento. Según el último balance del Ayuntamiento de Arona el balance es el siguiente: dos mujeres fallecidas, siete desaparecidos -incluidas las dos víctimas mortales al no haber sido identificadas todavía- y tres heridos.