arriba Ir arriba

Un avión con 66 personas a bordo se ha estrellado este domingo en Irán. En un primer momento, la compañía aérea Aseman Airlines había informado de la muerte de los 60 pasajeros -entre ellos un niño- dos pilotos, dos auxiliares de vuelo y dos miembros del personal de seguridad que volaban en la aeronave. Sin embargo la compañía ha asegurado horas después no poder confirmar este extremo al no poder acceder al lugar del accidente.

Al menos 14 personas han muerto -tres de ellas menores de edad- y más de una decena han resultado heridas de diversa consideración en un accidente de helicóptero ocurrido este viernes en México. El helicóptero se dirigía a la zona de Oaxaca más afectada por el seísmo de magnitud 7,2 que horas antes estremeció el centro y el sur del país. Las autoridades mexicanas habían señalado en un primer momento que eran dos los fallecidos en el accidente, cifra que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca ha elevado a 14: doce de ellas fallecieron en el lugar donde se estrelló la aeronave y dos en el Hospital de Jamiltepec, donde fueron trasladadas por las lesiones que sufrieron.

71 personas han muerto al estrellarse un birreactor de pasajeros AN-148 en las afueras de Moscú. Según la compañía, el aparato siniestrado, de matrícula RA-61704, fabricado en 2010, había sido adquirido hace dos años. Además, ha comunicado que el capitán de la nave, Valeri Gubánov, era un piloto experimentado, con 5.000 horas de vuelo, de las cuales 2.800 había acumulado en aviones AN-148.

Un conductor ha perdido el control de su vehículo y ha atropellado a una veintena de personas en la playa de Copacabana, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Un bebé de 8 meses ha muerto y otras 17 personas han resultado heridas en el suceso. La Policía descarta que se trate de un atentado y el conductor ha asegurado que perdió el conocimiento al sufrir un ataque epiléptico. (19/01/2018)

Un avión de pasajeros turco con 162 pasajeros a bordo se salió de la pista el sábado por la noche y quedó atrapado en la ladera de un acantilado en la ciudad de Trebisonda, sin que se hayan producido heridos. El aparato, un Boeing 737-800 de la aerolínea turca Pegasus proveniente de Ankara derrapó al aterrizar en Trebisonda, una ciudad costera del Mar Negro, y quedó atrapado en la ladera de una pendiente que baja a la playa.