arriba Ir arriba

Dos de las seis personas rescatadas con vida en Colombia tras el accidente del avión en el que viajaba el equipo brasileño Chapecoense se encuentran ingresadas en estado grave.

La aeronave, a bordo de la cual viajaban 81 personas, se estrelló en el departamento colombiano de Antioquia. Junto a los jugadores y el personal del equipo de fútbol viajaban también un grupo de periodistas y miembros de la tripulación.

Los seis supervivientes son los jugadores del Chapecoense Alan Luciano Ruschel, Jackson Ragnar Follmann y Helio Hermito Zampier, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez, el técnico de aeronave Erwin Tumiri y el periodista Rafael Valmorbida.

Un avión que transportaba a los jugadores del club de fútbol Chapecoense de Brasil se ha estrellado cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdova de la ciudad colombiana de Medellín, matando a 75 de los 81 ocupantes -72 pasajeros y nueve tripulantes- que viajaban en la aeronave, mientras que solo seis han logrado sobrevivir. El presidente de Brasil, Michel Temer, ha decretado tres días de luto en el país.

Al menos seis niños han muerto y otros 23 han resultado heridos en Chattanooga (Tennessee, EE.UU.) tras colisionar el autobús escolar en el que viajaban contra un árbol. En el vehículo se encontraban 35 niños con edades comprendidas entre los 4 y los 11 años, según ha informado la Policía local.

Aunque todavía no se ha anunciado una cifra oficial, otros medios locales, como la televisión de Chattanooga WDEF, hablan de hasta 12 muertos.

Al menos dos personas han muerto, siete han resultado heridas y otras dos se encuentran desaparecidas tras registrarse una explosión en la planta química que el gigante BASF tiene en la localidad de Ludwigshafen, al oeste de Alemania, según ha anunciado la propia compañía. A este suceso se une otra deflagración ocurrida en la planta química que la misma empresa tiene en Lampertheim, en la que han resultado heridos cuatro trabajadores.