arriba Ir arriba

Una búsqueda condicionada por este temporal que sigue azotando nuestra comunidad. La alerta ha bajado de roja a naranja. Por mar y por aire sólo se puede actuar puntualmente, pero el rastreo por tierra no se ha interrumpido desde la tarde de ayer. Las horas van pasando y los equipos acotan zonas y se amplía el área de la búsqueda. Protección Civil pide que no se ponga en riesgo la vida ante las imágenes espectaculares de las olas.

La cifra de muertos debido al hundimiento de un barco en el río Yangtsé, en China, ha ascendido este miércoles a 18, mientras continúan las tareas de rescate con más de 430 desaparecidos y de momento 14 supervivientes.

Hasta ahora la cifra oficial era de siete fallecidos, según la agencia oficial de noticias Xinhua, que señala que en las últimas horas no se ha hallado a ningún nuevo superviviente de la embarcación Estrella Oriental. En ella, iban 456 personas cuando se hundió el lunes a las 21:28 hora local (13:28 GMT) en la sección de Jianli, en el centro del país asiático.

Más de 200 buceadores participan en las labores de búsqueda que dirige desde la zona el primer ministro, Li Keqiang, y cuyo perímetro de búsqueda se ha expandido 220 kilómetros alrededor del lugar de la catástrofe, que si se cumplen los pronósticos es una de las más graves en China en décadas.

Un barco de transporte de pasajeros en el que viajaban 458 personas se ha hundido este lunes por la noche en el río Yangtsé, el más grande y caudaloso de China, según ha informado la agencia oficial Xinhua. Por el momento, se ha rescatado a más de una docena de personas con vida y cinco cadáveres. Una de las últimas rescatadas por los submarinistas es una mujer de 65 años que se encontraba en buen estado.

Un barco de transporte de pasajeros en el que viajaban 458 personas se ha hundido este lunes por la noche en el río Yangtsé, el más grande y caudaloso de China, según ha informado la agencia oficial Xinhua.

Por el momento, se ha rescatado a una veintena de personas. Entre ellas se encuentran el capitán y el jefe de máquinas, quienes han sido puestos en custodia policial y han declarado que el barco se ha hundido rápidamente después de que se registrara un ciclón.