arriba Ir arriba

Una búsqueda condicionada por este temporal que sigue azotando nuestra comunidad. La alerta ha bajado de roja a naranja. Por mar y por aire sólo se puede actuar puntualmente, pero el rastreo por tierra no se ha interrumpido desde la tarde de ayer. Las horas van pasando y los equipos acotan zonas y se amplía el área de la búsqueda. Protección Civil pide que no se ponga en riesgo la vida ante las imágenes espectaculares de las olas.

La cifra de muertos debido al hundimiento de un barco en el río Yangtsé, en China, ha ascendido este miércoles a 18, mientras continúan las tareas de rescate con más de 430 desaparecidos y de momento 14 supervivientes.

Hasta ahora la cifra oficial era de siete fallecidos, según la agencia oficial de noticias Xinhua, que señala que en las últimas horas no se ha hallado a ningún nuevo superviviente de la embarcación Estrella Oriental. En ella, iban 456 personas cuando se hundió el lunes a las 21:28 hora local (13:28 GMT) en la sección de Jianli, en el centro del país asiático.

Más de 200 buceadores participan en las labores de búsqueda que dirige desde la zona el primer ministro, Li Keqiang, y cuyo perímetro de búsqueda se ha expandido 220 kilómetros alrededor del lugar de la catástrofe, que si se cumplen los pronósticos es una de las más graves en China en décadas.

Un barco de transporte de pasajeros en el que viajaban 458 personas se ha hundido este lunes por la noche en el río Yangtsé, el más grande y caudaloso de China, según ha informado la agencia oficial Xinhua. Por el momento, se ha rescatado a más de una docena de personas con vida y cinco cadáveres. Una de las últimas rescatadas por los submarinistas es una mujer de 65 años que se encontraba en buen estado.

Un barco de transporte de pasajeros en el que viajaban 458 personas se ha hundido este lunes por la noche en el río Yangtsé, el más grande y caudaloso de China, según ha informado la agencia oficial Xinhua.

Por el momento, se ha rescatado a una veintena de personas. Entre ellas se encuentran el capitán y el jefe de máquinas, quienes han sido puestos en custodia policial y han declarado que el barco se ha hundido rápidamente después de que se registrara un ciclón.

El ferry Sorrento que se incendió ayer con 157 pasajeros cerca de Mallorca no tiene fugas y no vierte combustible al mar. Dos embarcaciones de salvamento marítimo, un helicóptero y un remolcador trabajan para sofocar el fuego casi extinguido. Mientras se estudia qué hacer con el barco. El objetivo, dice la ministra Ana Pastor, es minimizar cualquier riesgo medioambiental.

Varias embarcaciones de Salvamento Marítimo trabajan para enfriar el casco del ferry Sorrento cuyo incendio obligó a evacuar este martes a sus 150 pasajeros. El fuego ha quedado controlado y de momento no se ha producido ningún vertido de carburante ni de otras sustancias contaminantes. La ministra de Fomento, Ana Pastor, presidirá esta tarde en Baleares la reunión para abordar la situación con el equipo que trabaja contra el incendio. Según ha explicado en declaraciones en el Congreso, se trabaja con "todos los medios humanos y materiales" para intentar minimizar "si es posible a cero" cualquier riesgo medioambiental y sofocar de forma total el incendio del ferry.

Un incendio declarado en un ferry de la naviera Trasmediterránea, al oeste de la isla de Mallorca, ha obligado a evacuar a más de 150 personas que han sido puestas a salvo a bordo de un buque de otra compañía y llevadas hasta el puerto de Palma.

El incendio en el ferry Sorrento, que había partido en torno al mediodía del puerto de la capital balear hacia Valencia, se ha producido cuando el buque ya había recorrido unas 30 millas de una ruta que se prolonga durante unas 140 millas náuticas. A bordo iban 156 ocupantes, de los cuales unos 50 son miembros de la tripulación y el resto viajeros, según ha concretado Transmediterránea. La mayoría de los pasajeros, 78, son conductores de los camiones embarcados.

En Gran Canaria, en Mogán, en la playa de Veneguera han aparecido restos de fuel que podrían pertenecer al pesquero ruso hundido hace casi dos semanas a quince millas de la costa. Se han recogido ya hasta 25 kig. La ministra de Fomento y el presidente canario han comparecido en rueda de prensa y han confirmado que se han detectado tres fugas de combustible en el pecio, que se van a sellar lo antes posible (23/04/15). 

La llegada de inmigrantes por el mediterráneo no cesa. Hoy, la Fiscalía de Catania, también en el sur de Italia, ha aumentado a 850 el número de personas que viajaban en el pesquero que naufragó el domingo pasado. Y según cuentan los testigos, las tareas de rescate han sido muy duras. Las oleadas de inmigrantes no cesan en el Mediterráneo mientras se sigue buscando a los desparecidos en el naufragio.

850 inmigrantes muertos. Esta es la estimación que hace la Fiscalía de Catania, después de hablar con los supervivientes que lograron llegar a territorio italiano. Entre ellos, el capitán y el primer oficial del barco que permanecen detenidos, acusados de tráfico de personas. La fiscalía cree también que la cifra tan baja de supervivientes se debe a que muchos inmigrantes, mujeres y niños, entre ellos, viajaban en las bodegas del barco (21/04/15).

Del exterior, las autoridades italianas han detenido al capitán del pesquero naufragado este pasado fin de semana y al primer oficial bajo la sospecha de que puedan ser traficantes de personas. El fiscal de Catania ha ordenado este arresto al tiempo que ha abierto una investigación por homicidio sobre el desastre. La búsqueda en el mar continúa. El alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones estiman que podría haber 800 muertos, según el relato de los supervivientes (21/04/15).