Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad 2018

"La Lotería de Navidad es el sueño de cualquier ministro de Hacienda"

Por
Un caldetín navideño y dinero
Un calcetín navideño sobre billetes de cien euros. Thinkstock

En la Lotería de Navidad juega gente de todas las clases sociales, gracias al fenómeno de la compra en compañía, lo que "reduce el carácter regresivo de las loterías ya que atrae a las clases más ricas". Esto hace que, metafóricamente, se convierta en "el sueño de cualquier ministro de Economía o Hacienda", según asegura a RTVE.es el profesor Fernando Ramos-Palencia, del Departamento de Economía, Metódos Cuantitativos e Historia Económica de la Universidad Pablo Olavide.

Si se vende toda la emisión, Hacienda recaudará 3.400 millones de euros solo con la venta, sin contar los impuestos de los premios, que este año están exentos hasta el umbral de 10.000 euros. En términos sociológicos, solo las elecciones generales concitan más participación que el sorteo de Navidad.

"Todas las loterías del mundo existen por razones fiscales, por razones recaudatorias. En este sentido, las loterías públicas constituyen un impuesto regresivo (pagan quienes menos tienen) pero con el sorteo extraordinario la regresividad se reduce mucho y se convierte “casi” (habría que realizar encuestas para demostrarlo empíricamente) en un impuesto proporcional" señala este experto.

En principio, las personas de renta media-baja invierten proporcionalmente más dinero en juegos de azar que aquellas de renta alta. Asimismo las ventas de loterías están inversamente relacionadas con los niveles de educación (a más estudios menos consumo), Ramos-Palencia añade que los hombres gastan más dinero en juegos de azar que las mujeres y que históricamente las sociedades católicas eran más propensas al consumo de loterías que las protestantes.

El concepto de compra en compañía explica el impacto social del Gordo. Según una encuesta del informe Percepción social, el juego de azar en España VI (2015), el 88% de los encuestados compran lotería de Navidad por costumbre, por presión social el 65% y por envidia preventiva (es decir, por si toca a otros) el 60%.

Una práctica generalizada

Más allá de las razones que explicaban su origen a mediados del siglo XIX, el consumo de lotería de Navidad se transformó en una práctica social institucionalizada, es decir, devino otra costumbre equivalente a comprar adornos navideños o que las ciudades dediquen una parte importante de su presupuesto a iluminar las calles en estas fechas.

El sorteo del 22 de diciembre reparte 2.380 millones en premios, el 70% de la emisión, lo que lo hace extraordinario en relación a la Lotería Nacional del jueves y sábado, al del Niño y otros sorteos. Los acertantes de la máxima categoría de la Primitiva o el Euromillón obtienen mayores premios pero sus probabilidades son muchísimo más pequeñas. La recompensa de acertar en las apuestas deportivas como la Quiniela es mucho menor. Además es difícil comparar la lotería con los juegos online por su mayor grado de adicción y porque las cantidades apostadas son muy variables.

Ramos-Palencia sospecha que ha aumentado la compra online en administraciones famosas como La Bruixa d'Or de Sort, pero duda de que se generalice porque "si tú compras un décimo de Navidad por internet y resulta premiado el importe es única y exclusivamente para quien ha pagado la apuesta por internet. En ese caso, cómo haces para compartir o regalar un décimo. Demasiado complicado".

Crece el juego online

El docente de la universidad sevillana observa como tendencias en los últimos años el aumento de las cantidades destinadas a juegos de azar, que desde 2017 se han incluido en el IPC. El peso cada vez mayor de los juegos online en detrimento de los tradicionales de SELAE y del resto, además de una ligera revitalización de los casinos. "En cualquier caso, aunque el comportamiento de los jugadores de azar españoles no sea muy diferente del resto de países europeos, sí está muy alejado de los grandes casinos de Macao, Singapur o Las Vegas".

Apunta que la Lotería de Navidad presenta una tendencia creciente en términos absolutos (no así en términos relativos), ya que aún no se han superado los niveles de antes de la crisis. Las loterías primitivas están estancadas debido a la saturación de juegos, mientras que, en su opinión, las apuestas deportivas e hípicas necesitan una profunda remodelación.

En grandes cifras, la SELAE tiene 648 empleados pero genera cerca de 18.552 empleos indirectos en las administraciones de Loterías y otros puntos de venta. Según su última memoria publicada (2016), vendió 8.808 millones de euros, de los que 1.572 millones fueron a dividendos ingresados al Tesoro Público; 642 se fueron a impuestos; y, 26,8 millones se destinaron a fines sociales y patrocinios deportivos.

RTVE

anterior siguiente