Enlaces accesibilidad

Un libro homenajea a Hanna-Barbera, maestros de la animación televisiva

  • Se titula 'Hanna-Barbera', la animación en serie
  • Es obra de Cruz Delgado Sánchez y Pedro Delgado Cavilla
  • Hanna-Barbera son los padres de Los Picapiedra, el Oso Yogui o Scooby-Doo

Por
Hanna y Barbera junto a algunos de sus personajes
Hanna y Barbera junto a algunos de sus personajes Warner Bross

William Hanna y Joseph "Joe" Barbera (Hanna-Barbera) son dos de los animadores más populares, influyentes e imitados de la historia. Y sus creaciones forman parte de la cultura popular, ya que dieron vida a más de 300 personajes que siguen fascinando a millones de espectadores, desde Los Picapiedra al Oso Yogui pasando por La Hormiga Atómica, Don Gato, Scooby-Doo, los Supersónicos, El Gato Jinx, los ratones Pixie y Dixie, Maguila Gorila, Los autos Locos, Pepe Pótamo...

Ahora, dos expertos en animación Cruz Delgado Sánchez y Pedro Delgado Cavilla repasan su historia y sus aportaciones a la animación televisiva, en el interesante libro Hanna-Barbera, la animación en serie (Diábolo Ediciones), el primero que se dedica a la pareja en España, a pesar de la enorme popularidad de sus creaciones.

Dos artistas inimitables que nos presenta Cruz Delgado: "William Hanna y Joseph Barbera (que son los verdaderos nombres que se ocultan detrás de una marca que mucha gente creía que era el nombre de una señora) han sido dos de los grandes creadores de la animación estadounidense del siglo XX. Si bien tuvieron una etapa gloriosa en el cine en pantalla grande con sus cortometrajes de Tom y Jerry, con los que ganaron siete Oscars, su verdadera contribución llegó cuando empezaron a producir series para la televisión creando un estilo y unos modos de trabajo que fueron inmediatamente imitados" (Fueron los primeros en desarrollar series de media hora dedicadas al público adulto, como Los Picapiedra).

"Hanna y Barbera eran dos animadores de dispares procedencias que tuvieron la fortuna de conocerse trabajando en el estudio de animación Metro-Goldwyn-Mayer (en Tom y Jerry) y que pronto descubrieron que se complementaban bien: Hanna era bueno para los gags y Barbera para el dibujo. Empezaron con los cartoons de Tom y Jerry, en los que ensayaron una forma de contar las situaciones cómicas sin palabras, con música y con un muy peculiar sentido del “timing” cinematográfico".

Por cierto que los autores presentarán el libro este sábado, 29 de junio, a las 19:30, en la FNAC de Callao, en Madrid.

Pioneros de la animación televisiva

Lo curioso es que el enorme éxito de Hanna-Barbera surgió después del descalabro de los dibujos animados en el cine, como nos cuenta Pedro Delgado: "El cierre de las divisiones de animación de los grandes estudios, como el de la Metro-Goldwyn-Mayer en donde se encontraban trabajando en cortometrajes para la gran pantalla, los llevó a plantearse la incorporación a la TV; esto exigía cambiar de registro: animaciones más sencillas, menos presupuesto, más rapidez en la producción… O sea Yogui y compañía. Pero sin olvidar el mismo sentido del humor".

Hanna-Barbera crearon más de 300 personajes. Preguntamos a Pedro cuáles cree que son los más importantes: "Es de suponer que es una cuestión de gustos y generacional. Acaso Tom y Jerry y Los Picapiedra para unos, para otros las citadas y Jonny Quest o Los Autos Locos… Pero en el libro cualquier fan de cada una de las series va a encontrar divertidas anécdotas de cada una".

Hanna-Barbera fueron víctima de su propio éxito

Hanna Barbera desapareció en 2001. "En cierto modo fue víctima de su propio éxito -asegura Cruz Delgado-. La producción del estudio creció tan espectacularmente que fue absorbida sucesivamente por grandes compañías que dieron el poder de decisión a los ejecutivos por encima de Hanna y Barbera, que terminaron como figuras meramente representativas. Finalmente, en los años noventa Turner compró todo el material H-B y el estudio se convirtió en Cartoon Network".

Sin embargo, su influencia sigue presente en las series de animación actuales. Según Cruz Delgado: "La influencia de Hanna-Barbera en la animación en televisión es comparable a la que pudo tener Disney en la gran pantalla: todos los estudios imitaban no solo el estilo de personajes e historias sino las técnicas que desarrollaron para simplificar la animación y producir más rápido. Y por supuesto que Los Simpsons existen en cierto modo gracias a que con Los Picapiedra se ensayó por primera vez hacer una comedia de situación pensada más para el espectador adulto.

Tom y Jerry en Madrid

El libro incluye anécdotas realmente curiosas. "Efectivamente -asegura Pedro-, en una segunda época, ya en los setenta, hubo una delegación de Hanna y Barbera en Madrid. Pero quizás lo más reseñable es que en 1957 Mucho Mouse, de Tom y Jerry, se desarrolla en la Casa de Campo de Madrid, y se ven planos generales del Palacio de Oriente, la Plaza de España o un cartel de toros en Las Ventas".

Hemos preguntado a estos expertos en animación por sus personajes preferidos de Hanna Barbera: "De cine, Tom y Jerry, y de televisión me quedo con su primera época, especialmente Los Picapiedra y Don Gato, aunque Jonny Quest merece reivindicarse porque era una magnífica serie de aventuras -asegura Cruz Delgado-. La etapa final del estudio es muy poco salvable por su baja calidad. Y el éxito de Scooby-Doo nunca lo entendí, pues siempre me ha parecido previsible y repetitivo".

"Tom y Jerry, Los Picapiedra, Yogui, La Hormiga Atómica y la primera época de Scooby-Doo" -afima Pedro-.

"Las adaptaciones al cine defraudan"

En cuanto a las numerosas adaptaciones de los personajes de Tom y Jerry al cine, Cruz Delgado opina que: "Creo que es casi imposible replicar el atractivo de los dibujos originales y siempre decepcionan. De momento, no se sabe de ningún proyecto inmediato, casi mejor…"

"Las adaptaciones salvando alguna excepción, como el primer largo de Los Picapiedra, en general, defraudan -añade Pedro-. Aunque los lectores también pueden disfrutar un capítulo en el que hablamos de ellas, incluso bien. Porque también tienen aspectos muy interesantes y divertidos".

En cuanto a la estructura del libro, Cruz Delgado nos comenta que "La producción H-B es tan variopinta que nos dimos cuenta que era imposible ir por orden cronológico, así que lo agrupamos por capítulos temáticos. Salvo error, creo que no nos hemos dejado ninguna serie por reseñar o comentar".

Respecto a sus proyectos Cruz Delgado nos avanza que "En cuanto a libros sobre animación, estoy ya trabajando en un estudio sobre la obra de Chuck Jones, otro grande del cartoon. Y luego hay más ideas…"

"Seguir dando guerra, escribiendo y metidos en audiovisuales"-apostilla Pedro.

Un libro ideal para redescubrir los personajes que marcaron nuestra infancia y juventud.

Hanna y barbera caricaturizados por Patrick Owsley

RTVE

anterior siguiente