Enlaces accesibilidad

'Time line', la obra de SUSO33 para Radio 3

  • Es una una instalación multimedia con el imaginario clásico de SUSO33
  • Esta formada por seis lienzos, un paisaje sonoro y un video
  • Combina el skyline de la ciudad y las presencias (rastros humanos)

Por
Time Line - Making of de la obra de SUSO33

La obra surge a raíz del encargo de Radio 3 para insertar una instalación pictórica en el nuevo estudio de sonido. Las particularidades sensoriales de este entorno con condicionantes delicados como la reacción del sonido en la pintura se deciden incorporar al espíritu de la pieza.

Time line habla de los efectos sinestésicos que la radio genera en nuestra mente a través de la música y la palabra. El oyente termina percibiendo imágenes, colores, formas y texturas. También se homenajea la tradición de correspondencias entre pintura y música que tuvo su punto álgido en las vanguardias.

Los colores se traducen en notaciones musicales, las frecuencias sonoras en ritmos cromáticos, y ambos generan efectos físicos en nuestro cuerpo.

Pintura y sonido

En la instalación pictórica, algunos motivos utilizados, como el skyline de la ciudad las presencias (rastros humanos), pertenecen al imaginario clásico de SUSO33, que aquí mutan en otros elementos según el punto de vista y la distancia adoptados por el espectador.

Time Line - Making of de la obra de SUSO33

La línea de tiempo se torna skyline urbano o frecuencia de vúmetro de sonido. Y la figura humana, las presencias, se disponen en el pentagrama de líneas de tiempo a modo de corcheas y semicorcheas humanizadas.

Línea de tiempo, frecuencia sonora, gráfica de sonido, skyline pentagramal, banda de frecuencia, partitura espacial, manchas de color, conviven en la mente del que percibe.

Ciudad vúmetro

Así, las frecuencias sonoras y la ciudad vúmetro que atisbábamos de lejos, a media distancia son bloques de edificios, y de más cerca manchas y texturas abstractas que la luz mueve y expande con efecto calidoscópico. La gama cromática elegida son colores básicos, que reaccionan con la luz y que forman otros tonos en la superposición de capas translucidas.

A este juego sensorial de cambios visuales se une la movilidad que permiten los paneles (el díptico y el cuadriplico) que, intercambiados libremente, generan otras posibilidades de instalación. En el caso del díptico, una fuga abierta o una fuga cerrada, concentración o desconcentración, según se decida.

Radio

anterior siguiente