Enlaces accesibilidad

La era Trump | 'Impeachment'

Trump ataca a la exembajadora de EE.UU. en Ucrania mientras declara que se sintió amenazada por él

  • La diplomática sostiene ante el Congreso que fue despedida sin explicación por su lucha contra la corrupción en Ucrania
  • El presidente insulta en Twitter a Marie Yovanovitch durante su comparecencia en la audiencia pública sobre el impeachment

Por
Trump eleva la tensión y ataca a exembajadora en Ucrania en pleno testimonio

El testimonio de la exembajadora de EE.UU. en Ucrania, Marie Yovanovitch, en la segunda jornada de audiencias públicas para abrir el impeachment (juicio político) ha vuelto a poner en duda la actitud y los intereses del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Ucrania. La diplomática ha asegurado que se sintió "asolada, en estado de shock y amenazada" cuando descubrió que Trump se refirió a ella como "malas noticias" durante una conversación telefónica con el presidente de Ucrania, Vlodímir Zelensky. 

"Me conmocionó salir en una llamada telefónica entre dos líderes de Estado de aquella forma. Cuando Trump le dijo a otro líder que yo era 'malas noticias' y que 'me pasarían ciertas cosas'", ha dicho. "Pareció una especie de amenaza, así que me pregunté cuál sería su significado", ha añadido. Mientras la diplomática expresaba su disconformidad con el reciente modus operandi de la legación estadounidense en Kiev, el presidente recurría a Twitter para atacarla. "Todo lugar al que va Marie Yovanovitch se vuelve malo", ha escrito. Un mensaje "muy intimidatorio", según ha confesado la diplomática en el Congreso.

Me conmocionó salir en una llamada telefónica entre dos líderes de Estado de aquella forma

Yovanovitch estuvo al frente de la embajada en Kiev entre agosto de 2016 y mayo de 2019. Sus compañeros la definían como una "campeona" en la lucha contra la corrupción en Ucrania porque contribuyó a la destitución del exfiscal general ucraniano, Yuriy Lutsenko.

El Partido Demócrata quiere averiguar los motivos de su despido. Creen que Trump quería "quitarla de en medio" para seguir con sus operaciones en Ucrania. Según la diplomática, fue despedida tras una operación de descrédito y "falsedades infundadas" dirigida por el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, a quienes varios testigos señalan como el hombre del presidente en los negocios extraoficiales con el Gobierno ucraniano. En ella habrían colaborado también Lutsenko y su predecesor.

El Partido Demócrata investiga desde septiembre las presuntas presiones del presidente estadounidense a Zelensky para que investigara a uno de sus rivales políticos en las elecciones presidenciales de 2020, el exvicepresidente demócrata Joe Biden, a cambio del envío de asistencia militar para combatir la invasión de Rusia. Trump percibe la trama como una de las "mayores cazas de brujas" que se han realizado contra él desde que llegó a la Casa Blanca, pero lo cierto es que el testimonio de otros dos diplomáticos que declararon el miércoles apuntan a que utilizó el cargo para su propio rédito político.

Esta es precisamente una de las denuncias de Yovanovitch, que ha lamentado que la política estadounidense en Ucrania se haya "oscurecido" en los últimos tiempos. "Ya se sabe cuánto tiempo cuesta despedir a un embajador que no les da lo que quieren", ha lamentado. 

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Dos diplomáticos describen el papel de Trump en las presiones a Ucrania

Los demócratas advierten: "intimidar es un crimen"

Yovanovitch ha explicado que no se sintió respaldada por el Departamento de Estado -trabajó allí durante 33 años- cuando el secretario de Estado, Mike Pompeo, impidió la emisión de un comunicado de apoyo. "Me dijeron que el presidente quería que me fuera, que había perdido la confianza en mí. Es terrible, pero no me dieron ningún motivo", ha confesado.

Me dijeron que Trump había perdido la confianza en mí. Es terrible, pero no me dieron ningún motivo

Aunque el presidente recurre a Twitter habitualmente para defenderse, los demócratas consideran que este acto de "intimidación", tal y como lo ha calificado la propia diplomática, es un crimen, y le han dado la oportunidad de responder al presidente: "No creo que tenga tal poder. Creo que durante los años en los que serví se demostró que se pueden mejorar las cosas", ha asegurado.

El comportamiento de Trump ha tensado el ambiente durante la audiencia, hasta tal punto que la líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, ha advertido de que "la intimidación de un testigo es un crimen", toda vez que la Casa Blanca lo considera únicamente "la opinión del presidente". "Tiene derecho a hablar", ha señalado Trump a la prensa.

Los republicanos se defienden con otra transcripción

Minutos antes, el presidente había publicado la transcripción de la llamada en la que felicitó la victoria electoral a Zelensky el pasado 21 de abril. La conversación no menciona a los Biden ni ninguna petición perosonal del presidente.

"Estaría bien que publicase los miles de registros que ha bloqueado hasta ahora en el Departamento de Estado, entre ellas las notas personales de Taylor y Kent [los diplomáticos que contradicen la versión de Trump]. Espero que pueda explicarle al país hoy por qué después de esta llamada usted dio instrucciones al vicepresidente para que no acudiera a la investidura de Zelensky", ha dicho el portavoz demócrata de la Comisión de investigación, Adam Schiff.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - La televisión, clave en el proceso de impeachment a Trump

Y como ya hicieran el miércoles, los republicanos han dedicado su turno de preguntas a cuestionar la legitimidad del testimonio de Yovanovitch, que ya no trabajaba en Ucrania cuando se produjo la polémica llamada entre Trump y Zelensky. El letrado republicano ha puesto el foco en el hecho de que no confrontara a oficiales ucranianos sobre el presunto acoso laboral, pero más rotundo ha sido el congresista Jim Jordan: "Si su despido era parte de una conspiración, ¿por qué la sustituyeron con el testigo demócrata [Bill Taylor]? No parece el mejor plan", se ha preguntado durante su intervención. 

Las audiencias públicas para decidir si se abre juicio político al presidente de Estados Unidos continuarán la próxima semana con los testimonios de testigos citados por los dos partidos. Los demócratas pretenden utilizar las retransmisiones televisivas para justificar la apertura del proceso para destituir al presidente tan pronto como diciembre, pero necesitan el apoyo de un Partido Republicano que de momento cierra filas en torno a su líder. 

Noticias

anterior siguiente